jueves, 30 de julio de 2009

Bones - Primeras impresiones

Bones está clasificada como serie procedimental, pero tiene mucho de serial. Lo que le da ese aire culebronesco es, sobretodo, la relación entre la pareja de protagonistas, Seeley Booth (David Boreanaz) y Temperance Brennan (Emily Deschanel). Para mi gusto, la parejita televisiva que mejor siguen los pasos de Mulder y Scully (y si tengo que elegir, me quedo con Booth antes que con Mulder).

Los extraordinarios personajes secundarios de Bones intervienen en todos los casos de esta primera temporada y tienen un peso muy importante en las tramas. Ponen su grano de arena para que disfrutes de la serie sin prejuicios ante esa etiqueta de “Procedimental” que, para algunos, tiene connotaciones muy negativas, y que a mí personalmente me gusta tan poco.

No esperaba que Bones me gustase tanto. Estoy a punto de terminar la primera temporada y, al principio, no entendía muy bien ese amor incondicional que muchas compañeras de afición le profesan al personaje que interpreta Boreanaz, pero capítulo a capítulo he ido comprendiéndolo. Seeley Booth encarna a la perfección el héroe rescata-doncellas que todas apreciamos en el fondo.

Aunque no se me ocurre doncella menos desvalida que la doctora Brennan, lo que no se puede negar es que ambos se complementan perfectamente. La científica independiente y radical y el Caballero Andante del siglo XXI. Brennan es una antropóloga forense contraria a usar la psicología en sus investigaciones. Los huesos y los restos en descomposición le hablan, le dicen qué ha pasado, cómo ha pasado y quién es el culpable. Booth, por el contrario, se siente mucho más cómodo entre los vivos y usando técnicas de investigación e interrogatorio más tradicionales.

Brennan es fría, seria, y casi por completo ajena al mundo que la rodea. Prácticamente no conoce nada de la cultura popular, y esto da lugar a situaciones muy cómicas y a diálogos muy divertidos, tanto con Booth como con el resto de compañeros. El plantel de secundarios de la serie es excelente, y yo siento predilección por el Doctor Daniel Goodman, el jefe del Instituto Jeffersonian y por tanto, jefe de Brennan y su equipo. Tengo entendido que sólo aparece en la primera temporada y esto me ha entristecido. Siendo aficionada (y en épocas estudiante) de Historia, el personaje de un arqueólogo no podía dejarme indiferente.

El resto del equipo: Angela Montenegro, Zach Addy y Jack Hodgins cumplen a la perfección con su cometido. Angela es una amiga entrañable para Brennan, un apoyo que le va muy bien; Zack es el típico cerebrito joven, algo inadaptado, pero encantador, enamorado platónicamente de su jefa, y Hodgins es el más divertido, un excéntrico millonario, que lleva su condición de adinerado casi en secreto, especialista en bichos asquerosos y minerales, que allá donde mira ve una conspiración política a escala mundial.

De momento, mi capítulo favorito de esta primera temporada ha sido el 15: Dos Cuerpos en el Laboratorio (Two Bodies in the Lab), en el que la vida de Brennan está amenazada y Booth se queda con ella en casa, vigilando que nada malo le ocurra. Son tres las escenas que hacen de este capítulo un capítulo especial:

La escena en la que ambos bailan y cantan un tema del grupo de rock Foreigner, que me pareció espectacular, sobretodo por ver a Brennan comportarse de manera tan natural. El momento en que tiene lugar la explosión en la cocina, que fue sorprendente y que me dio un susto de muerte. Y finalmente, la escena en la que él la rescata, pasando los brazos de ella sobre su cabeza y alzándola, pese a estar mal herido. Repito: un caballero andante, aunque Brennan seguramente le llamaría Macho Alfa Dominante, Jefe de la Manada, o algo así…


Sí, la gente tiene mucho tiempo libre

Me alegro de haber tomado la decisión de empezar con esta serie, fácil de seguir, divertida, con unos personajes cinco estrellas y con unas tramas de lo más interesante. Tengo hasta curiosidad por hacerme con las novelas en la que la serie está basada, pese a que Missmole comentó que la serie no es demasiado fiel al personaje de Temperance… Le daremos una oportunidad, a ver qué pasa.

Por el momento, de lo que estoy segura es que esta serie me la quedo y que las próximas temporadas ya están “en camino”. Bones vale mucho la pena y, aunque muchos me la recomendaron, quien más insistió fue Noa y a ella le doy las gracias especialmente.

martes, 28 de julio de 2009

Juntos y Revueltos (2)

En el tren de rodalies (Cercanías) he visto en más de una ocasión a un participante de la primera edición de Fama. No no me acuerdo de su nombre y no tengo ganas de buscarlo, sólo diré que entró y salió sin pena ni gloria. Aunque esto no le impide llevar aires de superestrella, hacer movimientos ridículos (pseudo bailoteo) en el vagón y buscar con la mirada que alguien le haga caso. Quiere que le miren, eso es indiscutible: Gorra amarillo fluorescente, camiseta de los Lakers, pantalon rojo de chándal con franja blanca, zapatillas Nike de los colores del arco iris y alguno más y una mochila blanca que parece pintadita toda con rotuladores de colores. ¡¡Cuánto tiempo libre!! Un gilipollas de Fama que a mí me provoca mucha risa.

Critiqueo off.

La foto que Ashton Kutcher ha colgado de Demi Moore en Twitter. O... Quien con niños se acuesta, mojado se levanta.

Ashton Kutcher debe ser de las personas con más tiempo libre del mundo, junto con el tonto del culo de Fama, antes mencionado.

Estoy ilusionada con el nuevo tráiler de Sons of Anarchy.



Y este, lanzado anteriormente, también me encanta:



¡Dice tanto con tan poco...!

Y para cerrar el post, y ya que estoy en plan tráiler, pongo el de Spartacus, que vi ayer y... Creo que este puede ser el comienzo de una gran amistad:


miércoles, 22 de julio de 2009

Mis series del verano - 3

El verano sigue avanzando, y antes de que nos demos cuenta, habrá terminado. Nos queda el mes de agosto, que se caracteriza porque muchos de nosotros saldremos de viaje y el ritmo de visionado bajará un poco, seguramente.

Si en la primera parte del verano las dos series que centraron mis días fueron The Shield y Entourage, con sendos maratones y sobre las que ya hablé largo y tendido, llega el momento de hablar de lo que está representando esta segunda etapa estival en lo que a series se refiere.

Una vez dejamos atrás esa joya llamada The Shield, nos vimos empujados a darle una oportunidad a The Wire. Para mí, que ya había visto el piloto nada menos que tres veces, representaba todo un reto. En el momento en que estoy escribiendo esta entrada, hemos visto los tres primeros capítulos y a mí sigue sin convencerme. Me parece muy lenta y aburrida, de momento.

Comuniqué vía Twitter mis primeras impresiones y, al decir que la estaba viendo doblada, me vi metida en un debate sobre la versión original que realmente no me llevó a ningún sitio. Obviamente, valoro las opiniones de todos los compañeros, y yo soy la primera que prefiere la versión original a la doblada. Pero, tal y como he comentado repetidamente, hay series para ver en solitario y series para ver en compañía, y mi pareja prefiere con diferencia, la versión doblada.

Como considero que una relación de pareja consiste en ceder muchas veces, y otras veces en que cedan por tí, y como no me va la vida en ello, sinceramente, no he intentado siquiera imponer mi voluntad ni insistir en que la serie se vea en versión original. Es más, fue él quien propuso ver The Wire. Quien elige, elige con todas las consecuencias.

Una serie que me encantaría seguir en versión original pero que, por las mismas razones la veo en versión doblada, es Bones. Hemos empezado la primera temporada y, tras 8 episodios, puedo decir que sí, que me gusta mucho. Siendo una procedimental, hay que centrarse en los personajes. Y los personajes me parecen excelentes. Por el momento, Temperance Brennan se ha ganado mi cariño y simpatía.

Ese rollo suyo de ir tanto por libre, de no dejarse llevar por la corriente ni amoldarse a lo establecido, es lo que más me gusta del personaje, amén de su súper inteligencia. Su partenaire en la serie, Seeley Booth, también me gusta mucho, pero no tanto como la protagonista femenina.

A parte de estas dos series que estamos viendo a destiempo y en forma de maratón, sigo disfrutando de Nurse Jackie, que no me ha dejado de gustar en uno solo de los siete capítulos que he visto hasta la fecha, y de Hung. Hung va a ser, para mí la gran serie del verano, la gran revelación. Estoy disfrutando de cada minuto de esta serie y me fastidia que sólo tenga media hora a la semana de Ray Drecker y Tanya Skagle.

Mientras espero acumular capítulos de la sexta temporada de Entourage y de la quinta de Weeds, ya tengo la vista puesta en el futuro. Y, aunque me propuse dedicarle tiempo a la segunda temporada de Las Chicas Gilmore, y aunque voy viendo la segunda de Mad Men muy poquito a poquito (hasta que me acabe por cansar), ya tengo la vista puesta en el futuro.

El futuro me dice que veré Friday Night Lights, en solitario y en versión original. Vi el piloto hace meses y ahora me apetece seguir (en su momento no tenía ganas). Y tengo muchas ganas de hincarle el diente a Orgullo y Prejuicio, la mini serie de la BBC, ahora que estoy con la novela. Pero una cosa son los planes y otra muy diferente lo que luego llegará a ser.

martes, 21 de julio de 2009

Series en liquidación - II

La tiranía seriéfila continúa. Si en el anterior post de mismo título hice mención al mal final que le dí a la insufrible y ridícula Prison Break y al abandono al que sometí a Kings, por aburrida y soporífera, estos días he dejado por el camino algún que otro lastre más.


The Philanthropist: Después de su piloto, que ni fu ni fa, pese a que James Purefoy vale mucho la pena, no he tenido más ganas de seguir con la serie. Vi cómo se acumularon en mi disco duro el segundo y tercer episodios y, cuando me paré a pensarlo con la cabeza fría, la decisión vino sola. ¡¡Patada!! Si quiero ver a un buen Purefoy, revisaré Roma, que ya tocaría por otra parte. Pero The Philanthropist, hasta nuevo aviso, y creo que definitivamente, ha sido condenada al limbo de las series.


Warehouse 13: No tenía grandes ilusiones dipositadas en esta serie, pero sentía curiosidad por ver el piloto. Y me dormí. Me aburió mucho, y sus dos actores principales tienen la misma chispa que un vaso de agua del grifo. Una Expediente X de tercera división con un pseudo-humor tan tonto que no hace ni pizca de gracia.


Psychoville: una cosa es una cosa y dos son dos. Al principio me gustó, me pareció original, sorprendente, irreverente... Pero con el tercer capítulo me dije "hasta aquí hemos llegado". Una cosa es que la serie sea rara, otra muy diferente es que sea asquerosa. Y por ahí no paso. Ver a Maureen masticar la salchicha a su hijo David, para que luego éste se la meta en la boca y se la trague, fue demasiado para mí. Me dan arcadas cada vez que me acuerdo. Y pese a todo, lo probé con el cuarto... sólo aguanté unos minutos. No thanks!

lunes, 20 de julio de 2009

Juntos y Revueltos (1)

Porque no quiero abrirme un microblog (no puedo con más cosas ya) y porque quiero compartir tonteridas, off topics y pensamientos inconexos, abro esta nueva sección en el blog.

- Capítulo final de The Shield. A Vic Mackey le ponen un traje y a mí me recuerda a estos dos:



- Vídeo promocional de HBO. Estas chorraditas me vuelven loca:



Es como aquello que hizo la ABC con ABC House, juntando a muchos de sus personajes de series en una misma casa o vecindario. ¿Que los de la HBO han sido poco originales? Pues sí, pero les ha quedado muy bien. Gracias a Felipe de Serieina por mostrarlo en el Twitter.

- Galería de ganadores y perdedores en los Emmy de Hitfix.com... Hay que tener mala leche... a mí lo de "losers" me ha llegado al alma. Y en el número 1...

Jajajaja!! Jolines, ahora que me hago yo fan... qué gafe.


- Esta semana acabé Los Tres Mosqueteros, de Alejandro Dumas. Todo lo que se diga sobre Dumas está de más y ya se ha dicho antes. Todo lo que se diga de Los Tres Mosqueteros está de más y además, todos los conocemos. Así que, como opinión personal diré que bien, pero muy largo.


- Bones ha llegado para sustituir a The Shield como serie para ver en compañía y en maratón. De momento, pinta bien.


En los dos primeros capítulos, además, ya he podido ver desfilar a un personaje de Nurse Jackie (Spoiler, seleccionar para ver: el marido de Jackie), la Zorra Implacable de House y a Sam, de True Blood. ¡¡Está curioso!!

sábado, 18 de julio de 2009

The Shield - Licenciada con honor

EN ESTE POST HABLO DEL FINAL DE LA SERIE THE SHIELD. SI NO HAS LLEGADO A ÉL, TE RECOMIENDO QUE NO SIGAS LEYENDO, ¡Y QUE VEAS LA SERIE!



Despedirse de una serie como The Shield es una mezcla de emociones: por un lado, te alegra haber llegado al desenlace, después de una última temporada de infarto; por otro lado, te da pena que se acabe para siempre, que no vayas a tener más capítulos con los que sufrir junto a Vic Mackey y los suyos.

A lo largo de estas siete temporadas se ha podido ver la progresiva decadencia del Equipo de Asalto de la comisaría de Farmington, conocida como La Cuadra o El Granero, en la ciudad de Los Ángeles. Pese a las entradas y salidas, el Strike Team para mí siempre serán Vic Mackey, Shane Vendrell, Ronnie Gardocki y Curtis Lemansky, y la historia que narra The Shield es la historia de la gloria y decadencia posterior de estos cuatro compañeros y, a veces, amigos.


Si por algo se caracteriza esta serie es por mantenernos siempre en una tensión casi insoportable, con el corazón en un puño, viendo como los protagonistas hacen equilibrios al borde del abismo. Si en la quinta temporada, con la investigación de Kavannaugh, el sufrimiento era porque no les pillasen, en esta séptima temporada, por lo menos yo, estaba deseando que los cazasen a todos y que se terminase el sufrimiento.

Pero yo no quería que acabase de esta manera. Por lo menos, no quería que acabase así para Ronnie. Voy a empezar por él, porque me parece que, dentro de la complicidad que haya tenido en todos y cada uno de los crímenes que el Strike Team haya cometido, es quizás el más "inocente". Citando a Claudette Wyms: Ronnie es el chico de los recados de Vic. Y el final que se le da en la serie no me ha parecido nada justo.

Siendo Ronnie un personaje que me ha gustado mucho desde el principio, por lo sensato, tranquilo y discreto, el hecho de que acabe en prisión me ha tocado la fibra sensible. Porque, no nos engañemos: Shane ha muerto, pero ha tenido una muerte rápida, muy diferente a la muerte lenta y dolorosa que este policía puede tener entre rejas.

Muy doloroso fue también ver morir a Lem a manos de Shane. El miembro con más corazón dentro del equipo. El chico bueno, el que se preocupaba por las mujeres y los niños, el que vio venir la catástrofe antes que ninguno de los demás. Esta visión de lo que se les venía encima lo llevó a quemar el dinero armenio y a abrir la caja de Pandora: la separación temporal del Equipo de Asalto y las grietas irreparables entre sus miembros. Ver su cara ensangrentada, mirando con un gesto de sorpresa, terror y decepción a Shane, justo después de que este le lanzase la granada, fue uno de los momentos inolvidables y más dramáticos de The Shield.

Lo de Shane Vendrell era la Crónica de una Muerte Anunciada, citando a García Márquez. Además, una servidora se tragó un spoiler un día y ya sabía que mataba a su familia también. Lo del suicidio sí que me pilló un poco más por sorpresa. Pensaba que quien acabaría en la cárcel sería Shane. La mano derecha de Vic y un digno rival a partir de la sexta temporada. El verdugo de Curtis Lemansky. Merecía un mal final, por traidor, pero lo de su hijo Jackson y lo de Mara embarazada, los cadáveres de ambos juntos, tumbados en aquella cama... Ha sido desgarrador.

Mara y Corrine, las dos mujeres de los dos grandes hombres del Strike Team. Muy diferentes entre ellas, pero ambas empujadas también al precipicio. Si bien Mara nunca abandonó a Shane, y todo lo que hizo fue por su marido, Corrine fue más madre que esposa, y su instinto protector la llevó a traicionar a su marido en esta última temporada. Creo que el hecho de que Vic se vea privado de la compañía de sus hijos es el castigo más grande que recibe, mucho mayor que el de la muerte o encierro de sus antiguos compañeros, algo que sin duda, él mismo provoca.

Frivolizando un poco, me gustaría decir que ese traje horrible de color gris claro con el que se presenta a su primer día de trabajo en inmigración, sí es un buen castigo. No solamente para él sino para todos lo que lo hemos visto. Un atentado contra el buen gusto. El gran Vic Mackey, el rey de las calles, encerrado en un cúbiculo haciendo funciones administrativas. Aunque en esa muda escena final nos deje claro que nadie retiene a Mackey, el mal está hecho, y todos sus pecados han quedado expuestos y recaen pesados sobre sus hombros.

Extorsiones, robos, asesinatos, inocentes inculpados, varias familias destrozadas y la suya propia fuera de su alcance, es lo que le ha quedado al gran Vic Mackey al final de la serie. Una serie que no gusta de finales felices, en la que los malos se convierten en protagonistas, en personajes a los que quieres ver salir victoriosos. Y finalmente, cuando estás tan metido en la trama que te consideras un miembro más del Strike Team, todo lo que has visto en siete temporadas se te cae encima como una avalancha y te deja paralizado, clavado en el sofá.

Querido Señor Shawn Ryan: Es usted un artista. Gracias por The Shield.

viernes, 17 de julio de 2009

Premios Emmy 2009 - Habemus Nominados


Emoción, intriga, dolor de barriga... Ya está aquí la lista de nominados de los Premios de la Academia de Televisión, las artes, las ciencias... bla, bla bla... Este año, con la tontería, hasta me hacía ilusión... Aunque luego, como siempre, no pueda estar de acuerdo con esta lista de disparates en algunos casos y olores a chamusquina en otros.

Quería hacer mis propias apuestas, una porra... Pero llegado el momento, me ha dado mucha pereza. Os copio y pego la lista de nominados para los premios de este año y meteré algún comentario personal... Poca cosa.

Drama
Mad Men
Damages
House
Lost
Big Love
Breaking Bad
Dexter


A mí me gustaría que ganase Lost. Pero claro, a lo mejor es más "cool" que gane Breaking Bad, serie que me pareció horrorosa, o Mad Men, serie en la que nunca pasa nada (aunque yo la veo).

Comedia
The Office
30 Rock
Family Guy
Entourage
Weeds
How I Met Your Mother
Flight of the Conchords


Ya no tiene gracia como se lo lleve 30 Rock.

Mejor actor Drama
Jon Hamm (Mad Men)
Bryan Cranston (Breaking Bad)
Michael C. Hall (Dexter)
Gabriel Byrne (In Treatment)
Hugh Laurie (House)
Simon Baker (The Mentalist)


Si de mí dependiese, se lo llevaría House o Gabriel Byrne por su papel como Paul Weston en In Treatment.

Mejor actriz Drama
Sally Field (Brothers & Sisters)
Kyra Sedgwick (The Closer)
Glenn Close (Damages)
Elisabeth Moss (Mad Men)
Holly Hunter (Saving Grace)
Mariska Hargitay (Law and Order: SVU)

Mejor actor Comedia
Steve Carell (The Office)
Tony Shalhoub (Monk)
Alec Baldwin (30 Rock)
Charlie Sheen (Two and a Half Men)
Jim Parsons (Big Bang Theory)
Jemaine Clement (Flight of the Conchords)


Lo de Charlie Sheen, directamente, no lo pillo. Me haría gracia que se lo llevase Jemaine Clement, y así variamos un poco de Baldwins y Carells.

Mejor actriz Comedia
Tina Fey (30 Rock)
Julia Louis-Dreyfus (Old Christine)
Christina Applegate (Samantha Who?)
Sarah Silverman (The Sarah Silverman Program)
Toni Collette (The United States of Tara)
Mary Louise-Parker (Weeds)


Pues repito comentario sobre 30 Rock, como se lo lleve la Fey... Y añado que quizás Mary Louise Parker estaría mejor en la categoría de Drama.

Mejor actor de reparto Drama
William Shatner (Boston Legal)
John Slattery (Mad Men)
Christian Clemenson (Boston Legal)
Aaron Paul (Breaking Bad)
William Hurt (Damages)
Michael Emerson (Lost)


¡¡Ben!! Oh por dios, que gane Benjamin Linus. Lo merece. Sus moratones, cortes, arañazos, y todas las perrerías que le han hecho a lo largo de su paso por la serie, le han hecho ganarse, si no un pedacito de cielo, sí un Emmy.

Mejor actriz de reparto Drama
Rose Byrne (Damages)
Sandra Oh (Grey’s Anatomy)
Chandra Wilson (Grey’s Anatomy)
Dianne Wiest (In Treatment)
Hope Davis (In Treatment)
Cherry Jones (24)


Siento un cariño especial por Chandra Wilson. Pero no sé si es del todo justificado.

Mejor actor de reparto Comedia
Kevin Dillon (Entourage)
Neil Patrick Harris (How I Met Your Mother)
Rainn Wilson (The Office)
Jon Cryer (Two And A Half Men)
Tracy Morgan (30 Rock)
Jack McBrayer (30 Rock)


Digan lo que digan, me da igual las veces que lo hayan nominado, pero yo esperaba ver a Jeremy Piven, sobretodo ahora que yo me he subido al carro de Entourage. En su lugar, me encuentro al personaje que menos me gusta de la serie (bueno, al actor). Qué pena. Supongo que Piven ya ha dejado atrás lo de secundario y podría contemplarse el elevarlo a protagonista... aunque tampoco. Neil Patrick Harris está muy sobado y además es el presentador, ¿no? Pues fuera. Por preferir, estoy entre Jack McBrayer y Rainn Wilson, decantándome más por el primero.

Mejor actriz de reparto Comedia
Amy Poehler (Saturday Night Live)
Kristin Wiig (Satruday Night Live)
Jane Krakowski (30 Rock)
Kristin Chenoweth (Pushing Daisies)
Elizabeth Perkins (Weeds)
Vanessa Williams (Ugly Betty)



Me quedo con Elizabeth Perkins. Su papel de Celia en Weeds es genial.


Dicen que nunca llueve a gusto de todos. Y yo temía que nominasen a la Paquin, cosa que hubiese sido terrible de padecer otra vez. Por suerte, no ha sido así. Pero da mucha pereza ver, año tras año, tanto nombre repetido.

miércoles, 15 de julio de 2009

Weeds - 5a Temporada: Una oferta que no pude rechazar

ESTA ENTRADA CONTIENE SPOILERS HASTA EL CAPÍTULO 5 DE LA 5a TEMPORADA


Ayer por la noche hicimos un mini maratón de los cinco primeros capítulos de la quinta temporada de Weeds. Es una de las series que vemos a ritmo Canal +, es decir, doblada al castellano, pero teníamos ganas de ver más allá de donde lo dejamos. En la season finale de la 4a temporada pudimos ver cómo Nancy le hacía saber a Esteban que esperaba un hijo suyo, salvando así el cuello por lo menos, durante 9 meses más.

Ya comenté que no me había gustado demasiado la manera en que había terminado la cuarta temporada, y realmente, la espiral de desesperación y stress en la que se ha visto metida Nancy es bastante angustiosa incluso para el espectador. No hay grandes momentos cómicos como en las primeras temporadas, sólo algunas píldoras de la mano de Doug Wilson y Andy Botwin, pero en general, los ánimos no están para demasiadas bromas.

Una de las cosas que quiero destacar de los cinco capítulos que vi fue lo que Andy le dice a Nancy hacia el final del quinto episodio: "todo lo que está ocurriendo es por tu culpa". Y es precisamente lo que llevo tiempo pensando. Creo que Nancy ha pasado de ser una madre preocupada por mantener un buen nivel de vida para sus hijos a toda costa, a ser una mujer egoista que se siente irremediablemente atraída por el peligro. Al borde del abismo, no deja de tomar decisiones equivocadas, que afectan a su familia y, como consecuencia, parece ser que ha perdido definitivamente el cariño de Silas y Shane.


Aunque llevamos cuatro temporadas viendo a los Botwin escapar de todo tipo de situaciones peligrosas, en esta ocasión me pregunto cómo lo hará Nancy para sacar a su familia y a ella misma del atolladero donde se han metido. Por lo que parece, quiere ganarse el cariño de Esteban o por lo menos, su misericordia, mudándose a vivir con él, acompañada de Shane. Se adivina que Shane no va a ponerle las cosas fáciles a la pareja, y se adivina que el movimiento de Nancy no es por amor, sino por puro instinto de supervivencia.

Por último, quiero comentar que apenas he notado el cambio de la versión doblada a la versión original. Las voces se me han antojado muy parecidas, y habiendo visto las dos caras de la moneda, opino que el doblaje de esta serie está muy conseguido. Seguiremos la quinta temporada de Weeds en las próximas semanas, viendo cómo Nancy hace cabriolas al borde del precipicio. Aunque con Weeds me ocurre como con Entourage: son capítulos demasiado cortos que no cunden, para mi gusto, si se ven de uno en uno. Así que intentaré acumular y, en el camino, evitar los spoilers.

lunes, 13 de julio de 2009

Entourage - Verano de 2009 (Sin Spoilers)


Definitivamente, no podía despedirme de Entourage sin dedicarle una entrada. Otra más, y ya van tres, desde que la empecé a ver no hace tanto tiempo. De hecho, Entourage llegó a mí con el solsticio de verano, así que lo de "serie del verano" es un título que se ha ganado a pulso.

Hoy he terminado la 5a temporada con un pequeño-gran maratón de los que tanto me gustan. Y me da pena porque, aunque anoche comenzó su sexta temporada, no me apetece seguir esta serie semana a semana. Será complicado, porque seguro que tendré que saltarme con los ojos muchas noticias y reviews que vayan apareciendo, y porque sé que actores como William Fichtner (Alex Mahone en Prison Break) van a estar presentes en los próximos capítulos. Pero lo voy a intentar.

No he tardado ni un mes en liquidar las cinco temporadas, aunque hay que reconocer que no ha sido difícil: una serie muy ligera, con capítulos muy cortos y temporadas igualmente cortas, a excepción de la tercera, que tuvo 20 episodios.


El fin de semana del 4 de julio, pese a tener otras cosas que hacer, supe encontrar el tiempo que esta serie merece, y devoré la que para mí ha sido la mejor temporada: la tercera. Como ya dediqué un post al respecto, no me voy a repetir, pero me mantengo en que es la mejor de todas.

La tercera temporada es la que contiene más escenas hilarantes del dúo estrella de esta serie: Ari Gold y su ayudante, Lloyd. Para mí, lo mejor de la serie, sobretodo Ari Gold. Ya me recreé hablando de lo mucho que me hace reir, de los buenos momentos que ofrece cada vez que aparece en escena y de la cantidad de luces y sombras que tiene su personaje. Un personaje lleno de rincones, de sorpresas... Un regalo que el actor Jeremy Piven ha sabido aprovechar y por el que se le ha reconocido justamente.


Mis impresiones no han cambiado demasiado en cuanto al resto de personajes desde el momento en que empecé con la serie hasta ahora. Vince me sigue pareciendo el típico protagonista que no es el protagonista; pero, ¿Vincent Chase es guapo y nada más? Al principio pensaba que sí, en esta última temporada he visto un poquito más de su personaje, y no está tan mal. Es un tío que cae bien, simplemente, pero que para mí en esta quinta temporada ha dado un paso más y espero que en la sexta no sea tan plano.

Eric sigue siendo mi favorito de los cuatro. No mi favorito de la serie, porque ése es Ari, sino el favorito del núcleo, de la "familia" Entourage. El master mind, el chico listo y encantador. Y Drama sigue cayéndome mal, no lo puedo evitar. Su personaje no me gusta y no ha conseguido hacerme cambiar de opinión en todos estos episodios.

En cambio con Turtle me ha pasado algo diferente en esta quinta temporada: al principio no me gustaba y ahora sí, y todo gracias al regalo que le han dado al personaje, un regalo en forma de mujer: Jamie-Lynn Sigler, Meadow Soprano. Una grandísima incorporación que toca el corazón de cualquier fan de Los Sopranos, y más teniendo en cuenta que se interpreta a sí misma. Estos detalles, y el desfile de caras súper conocidas, es un aliciente más para atreverse con esta serie en apariencia tonta, y rematadamente masculina.


Nahum en su blog le dedicó también un post a Entourage, y estoy de acuerdo en bastantes cosas con él, pero en una no. Concretamente no estoy de acuerdo con esta frase: "su misoginia latente donde la mujer es tan solo un trofeo de caza sexual". No creo que sean misóginos. Sexistas, puede. Pero misóginos no. Misóginos son aquellos que odian a las mujeres y no creo que ninguno de los personajes de Entourage lo hagan. Es sólo un matiz, pero quería hacer mención porque, como mujer, no me he sentido ofendida en ningún momento viendo esta serie.

Es más, y poniendo un ejemplo bastante contundente: me ofende mucho más el pseudo feminismo de Sexo en Nueva York que no es más que un maquillaje que pretende ocultar el machismo más recalcitrante. Se nos quería vender la historia de cuatro tías súper independientes y seguras de sí mismas, cuando en realidad todo lo que buscaban en la vida era un hombre, un príncipe azul que las hiciese felices. La serie me gustó, me divertió muchísimo, pero su rollito "girl power" no lo compré nunca.

Pero ya me estoy yendo mucho por las ramas, y ya es hora de decir adiós. Adiós a esta entrada y Hasta Luego a esta divertidísima serie de HBO, que tan buenos ratos me ha hecho pasar en esta primera mitad del verano: Entourage.

domingo, 12 de julio de 2009

Sonisphere - El bueno, el feo y el malo

De lo primero que nos alegramos fue de que ayer sábado día 11 de julio por la tarde no hiciese un sol de justicia. Nublado, un poco de calor, pero ni sol ni lluvia. El tiempo, por lo menos, se puso del lado del Metal. No se puede decir lo mismo de TV3, Televisió de Catalunya, que durante el día del sábado no hizo ninguna mención al festival que iba a tener lugar a partir de esa misma tarde en el Parc del Fòrum de Barcelona. Shame on you, TV3, shame on you!

Los comentarios que más oí en las interminables colas para ir al "baño" fueron los que comparaban el festival Kobetasonik, que tuvo lugar en Bilbao hace un mes, con lo que estábamos viendo en Barcelona. Y el Sonisphere salía perdiendo por goleada. Resumiendo: muy pocos servicios para tantísima gente. Y de nuevo: el rollo de tener que cambiar los Euros por moneda oficial del Festival.

Para cambiar el dinero tuvimos que hacer unos 45 minutos de cola. Esto quiso decir no ver a Mastodon tranquilamente. Mastodon tocaba en el escenario número 2, el escenario "de abajo". Una ratonera en forma de anfiteatro a la que costaba mucho acceder, pero de la que costaba aún más salir. Eso por no hablar del calor que se concentraba en la parte de abajo. Sí, al lado del mar, qué bonito (es Barcelona, tenemos mar, big news).

Escenario 2

Después de Mastodon, era el momento de Lamb of God. Escenario 1, el grande. Allí nos reunimos con el resto de amigos, bebimos y decidimos que valía más la pena ir a reservar un buen sitio en el Escenario 2 para ver sin problemas a Down. Allí nos esperaba otra amiga guardando sitio en las gradas.

Ver a Down fue una especie de shock al principio. Después de haber pasado más de 15 años escuchando a Pantera, a los que nunca tuve oportunidad de ver en vivo, ver salir a un escenario al carismático Phil Anselmo fue genial. El concierto estuvo súper bien y la interactuación con el público nos regaló muy buenos momentos. ¿Quién decía que Phil Anselmo era un borde?

Down

Ver a un grupo que no te gusta tiene tela, verlo dos veces, tiene mucha más. Pero ver a un grupo que no te gusta el 19 de junio y luego tener que volverlo a ver el 11 de julio es demasiado para cualquiera. Así que durante la actuación de Machine Head, una pequeña delegación del grupo fuimos a por los bocatas. Estuvimos más de media hora, mucho más, luchando (literalmente) por conseguir unos bocadillos de pan duro y lomo frío. Contarlo no se puede, hay que vivirlo. Pero imaginaos unas furgonetas de ayuda humanitaria y a cientos de pobres personas hambrientas. Así.

Cuando por fin conseguimos la cena, Machine Head ya había terminado, comimos los bocatas a toda pastilla, bebimos algo (de nuevo, colas) y tuvimos que ir corriendo a ver a Slipknot. La puntualidad no es algo que se le pueda echar en cara a la organización. El exceso de ella, quizás sí. Si querías ir al baño, tenías que sacrificar bastante, si querías comer o beber, tenías que plantearte que te ibas a perder más de medio concierto o el concierto íntegro. Unos minutos más entre actuación y actuación tampoco hubiesen hecho daño a nadie e, igualmente, Metallica salieron cuando les dio la gana (¡tarde!).

Escenario 1 durante la actuación de Machine Head

Pero primero Slipknot: me encantaron. No soy una gran fan, pero hay varios temazos con los que disfruto sobremanera. Y el espectáculo es digno de ver. Batería giratoria y percusión que se elevaba incluídas. Lástima que en un recinto tan súmamente grande no puedas disfrutar tanto ni verlo todo, pero afortunadamente, había tres buenas pantallas que nos enseñaban lo que ocurría en el escenario. No faltaron los clásicos de la banda, y que todo el mundo conoce: Wait and Bleed y Duality, además de muchos temas del último disco como Psychosocial o Dead Memories... sólo por nombrar algunos.

Cuesta hacerte a la idea al principio que quien se esconde detrás de esa máscara es Corey Taylor. Pero sólo él y unos pocos más afortunados pueden hacer lo que hace con la voz, esos cambios y ese toque tan personal. A mí es un cantante que me gusta muchísimo y su banda Stone Sour es una de mis favoritas. Por eso me hizo mucha gracia no verle a cara descubierta. Era la primera vez que iba a ver a Slipknot. Dejé pasar muchas otras oportunidades. Pero ya no lo haré más. Realmente, valen mucho la pena.

Por fin llegó la hora de Metallica. Yo me agobié mucho en el sitio donde estábamos y decidimos irnos un poco más atrás, donde por lo menos corría algo de aire. Fue una buena decisión, porque desde más atrás se oía mucho mejor y se veía igual. Es asombrosa la cantidad de gente que mueve Metallica. No sólo tienes a los que escuchamos música heavy normalmente, sino a todo tipo de gente, que escucha cualquier otro tipo de estilo, y luego escuchan también a Metallica. Muchos niños, personas mayores, y gente de diferentes países (esto abundó, ya que Barcelona en esta época está llenita de turistas). Metallica mueve montañas. Y cuando vas a un concierto de Metallica sabes a lo que vas:

Puedes ser fan de la primera época, puedes ser alguien que los ha conocido a partir del disco negro, puedes ser alguien que sólo conozca el Nothing Else Matters. Pero seas quien seas, vas a disfrutar. Primero porque son unos músicos de mucha categoría, son muy profesionales y no defraudan en lo musical. Segundo, por el espectáculo, con abundante pirotecnia y una puesta en escena sobria pero efectiva.

Sabes que si vas a un concierto de Metallica vas a vivir momentazos de la categoría de Master of Puppets, Entersandman, Sad but True, Creeping Death, One... Abrieron con Fight Fire With Fire, no olvidaron su último disco, pero se dedicaron mucho a los clásicos y esto es de agradecer, y se notó porque el público no estaba entregado, estaba entregadísimo. James Hetfield nos hizo saber que 24 horas antes se encontraba en una silla de ruedas debido a unos problemas de espalda, pero que había hecho un esfuerzo y que allí estaba, intentándolo hacer lo mejor que podía. La verdad es que lo hizo muy bien.

No es un tío de liarse a correr por el escenario, pero es que no lo necesita. Da la nota con su voz holgadamente, con esa voz tan personal, con sus canciones hechas a su medida. Y no se necesita más. Después de un gran concierto, vinieron los bises, con una versión de Queen y con el clasicazo Seek and Destroy. No esperaba que Metallica me defraudasen y no lo hicieron. Sabes a lo que vas y eso es precisamente lo que obtienes.

No soy fan a muerte de Metallica, a pesar de lo que pueda parecer por lo que acabo de escribir. Pero es que verlos en vivo te hace reconocer que estás ante unos grandes que si convocan a más de 30.000 personas, por algo será. Como curiosidad y para terminar: he visto a Metallica tres veces en mi vida y de la última (sin contar anoche) hoy hace exáctamente 10 años. No se me ocurre mejor manera de celebrarlo que volver a disfrutar de uno de sus shows.

EDITO ESTE POST PARA AÑADIR TRES IMÁGENES CORTESÍA DE MI AMIGA SUSANA:

Down

Slipknot

Metallica

miércoles, 8 de julio de 2009

Entourage - 3a temporada (Spoilers)


Estoy viviendo uno de esos maratones, muy propios de mí, con una serie que en principio parecía nada apropiada para mí. Pero la vida te da sorpresas, y desde el descubrimiento de The Shield, voy a intentar no prejuzgar las series así como así, que luego me llevo unos chascos... Agradables. Pero al fin y al cabo, chascos.

Actualmente estoy viendo la cuarta temporada de Entourage. Y me lo estoy pasando bien pero, volviendo la vista atrás, creo que de todo lo que he visto, la que mejores momentos me ha proporcionado ha sido la tercera temporada. Desde el primer capítulo, Aquamom, hasta el último, Adiós Amigos, ha sido una sucesión de momentos tremendamente divertidos e hilarantes, que se han ganado la categoría de legendarios cuando se trata de Ari Gold y Lloyd.


Ya me avisaron de lo bien que me lo iba a pasar viendo al gran dúo que estos dos fantásticos personajes forman. Y, aunque Ari es mi favorito, es evidente que Lloyd le complementa y que hemos visto cómo Gold evolucionaba gracias o por culpa de la influencia de su asistente. Creo que Ari se ha sensibilizado bastante. Demuestra que su ayudante es muy importante para él, y aunque no ha dejado de lado sus burlas y despotismo, parece ser que se preocupa por Lloyd.

Y es que con Entourage estoy viviendo el síndrome del personaje adorado: el Presidente Bartlett, Vic Mackey, Malcolm Reynolds... y Ari Gold. No es tan sólo la serie en su conjunto lo que me gusta, sino que espero con ilusión cada pequeña aparición de este personaje. Y seguramente no soy la única a juzgar por la cantidad enorme de vídeos-homenaje a Ari Gold que existen en Youtube. ¡¡Valen mucho la pena!!



En cuanto a los episodios de esta temporada, destaco varios: el primero, Aquamom, me pareció muy divertido y Vince está genial pidiéndole a su madre a través de la radio que le acompañe a la premiere de Aquaman. El momento en que las madres de todos aparecen y se ve a la madre de Turtle con el chándal, es impagable. Otro muy divertido es Vegas, Baby, Vegas, en el que vemos a Ari perder los nervios con el juego y a Drama llevando a su masajista a equivocarse, y poniéndose al borde de vivir una experiencia homosexual.



¡¡Y qué divertido el intento de Ari Gold de atraer al guionista Jay Lester hasta su agencia en el episodio Dog Day Afternoon!! El escritor, conocido como la "Syndication Machine", es gay y Ari no duda ofrecerle la compañía de Lloyd para captarle como cliente. La escena en la que Ari acude al club gay para rescatar a Lloyd, arrepentido por haber intentado ser su proxeneta, es de lo mejor que he visto en lo que llevo de serie.

Lo que no me ha gustado: el personaje de Dom, el amigo ex-presidiario de Vince y los demás, ni el tiempo dedicado al noviete que se echa Sarah, la hija de Ari. De acuerdo que hay puntos graciosos cuando vemos a Ari intentando alejar al joven de su hija, pero nada destacable. El personaje de Amanda tampoco me ha acabado de convencer, aunque ha sido divertido ir viendo cómo Ari intentaba levantarle a su cliente. Y Billy Walsh, el director de Queen's Boulevard y Medellín, pese a ser un personaje que da mucho juego y que pone a Eric en situaciones muy tensas y divertidas, a mí personalmente me pone muy nerviosa y me cae bastante mal.

Ha sido la temporada en la que Ari deja de ser el agente de Vince por un tiempo y Amanda entra en escena. La temporada de la lucha por conseguir Medellin, y el éxito final. La de la película de The Ramones que queda en nada, del "is something you may be interested in?", y de muchos otros pequeños temas y asuntos, como las sesiones de terapia de los señores Gold, que han hecho de esta tercera temporada una delicia de la que he disfrutado a tope.


lunes, 6 de julio de 2009

The Cleveland Show: Una pequeña decepción


Tenía unas ganas locas de ver esta nueva serie de animación, basada en el amigote de Peter Griffin en Padre de Familia, Cleveland Brown. Para muchos, un personaje demasiado secundario para tener su propia serie... Incluso Stewie parecía escandalizado de que consiguiese su propio show en esta promo:



Pero a mí me hacía mucha ilusión, porque todo lo que lleve el sello MacFarlane me hace ilusión, porque me partí de la risa con las promos que fueron saliendo, porque me encantó el hijito pequeño con pelo a lo afro, y porque la canción de cabecera es de lo más pegadizo y molón que había oido en tiempo. Pero, cuando el piloto "se filtró" la semana pasada, y pude verlo por fin, mis ilusiones se desinflaron.

Lo vi en versión original y sin subtítulos y la verdad, lo pillé todo o casi todo. Esto lo digo porque me hace ilusión, no porque sea fundamental para comprender el post ni nada de eso. Bien, a lo que iba: Cleveland Brown se marcha de Quahog con su hijo, dejando atrás su casa (en ruinas), y a sus amigos. La despedida, que también se pudo ver en la promo, de Peter, Joe y los demás vecinos es uno de los pocos momentos realmente graciosos que encontré en el episodio.

Su destino inicialmente es California, pero hacen parada y fonda en el pueblo natal de Cleveland, en Virginia. Allí, encuentra a un amor del pasado, una vieja amiga de la que sigue prendado, la cual tiene un ex marido del que parece no querer desprenderse y que no le conviene nada, y dos hijos: una adolescente con pinta de ser algo ligerita de cascos y un pequeñín con cabello a lo afro y con una mala leche que pretende emular a la incomparable mala leche de nuestro querido Stewie.

A grandes rasgos, esta es la premisa de la serie. Yo esperaba más, me esperaba mucho más. Esperaba reirme como me río con Family Guy, pero no pudo ser. El capítulo no se me hizo pesado, pero tampoco se me hizo corto y los nuevos amigos que encuentra Cleveland no tienen ni la mitad de chispa que tienen los personajes de Quahog.

Su hijo es simpático, es un gordito gracioso que tiene sus puntos, pero no mata de la risa. De hecho, mi decepción ha venido por ahí: esperaba mucha carcajada y sólo me reí en el momento de la despedida de los amigos de Quahog. Así que, por el momento, el sentimiento que tengo al respecto de The Cleveland Show es de cero entusiasmo y de bastante decepción. Una pena. Tenía buena pinta.

sábado, 4 de julio de 2009

Anatomía de Grey - Final de la 5a temporada (Spoilers)


Tenía ya ganas de terminar con esta quinta temporada de Anatomía de Grey, que estaba siendo de lo más lacrimógeno a lo que me he enfrentado en mucho tiempo. En cada capítulo me he pegado mi buena descarga, porque, reconozcámoslo: después de llorar por las miserias ajenas, y más si son ficticias, una se queda la mar de a gusto.

En este último episodio, en cambio, no he soltado ni una lágrima. Sorprendente. Quizás la intención de la Rhimes y compañía era matarnos del disgusto, pero conmigo no lo han conseguido. Lo que sí que han conseguido ha sido sorprenderme mucho al desvelar que el héroe anónimo arrollado por un autobús es George O'Malley.

Ahí se han ganado un punto. Porque el asunto de Derek y Meredith es de lo más cansino que hay, lo de Izzie es tan triste que ahoga... Algo así en un capítulo final, ha sido una grata sorpresa.


Y como todos sabemos leer noticias por internet, más o menos ya nos podemos imaginar la suerte de O'Malley en esa mesa de operaciones y la de Izzie con la reanimación.

Pero eso será de aquí a un tiempecito bastante respetable, ya que Anatomía de Grey es una serie de las que veo dobladas (y en solitario) y no tengo prisa ninguna por correr a ver qué ocurre a continuación una vez que se estrene la próxima temporada en Estados Unidos.

Lo mejor de la temporada: Owen y Christina
Lo pero de la temporada: La agónica enfermedad de Izzie.

jueves, 2 de julio de 2009

Trío de Novedades

TRANQUILOS, NO HAY SPOILERS.

En verano también hay estrenos. Y no hablaré hoy de True Blood, porque ya hablé del primer episodio (todo comedia) de esta segunda temporada, y porque el tercer capítulo me pareció una de las cosas más aburridas que he visto. Quiero hablar de otros tres estrenos a los que les he dado una oportunidad en los últimos días.


The Philanthropist: La sinopsis que leí antes del estreno, que tuvo lugar el pasado 24 de junio, no tenía mala pinta en absoluto, y sobretodo me interesaba la serie por ver a James Purefoy fuera de su papel de Marco Antonio en Roma. El actor interpreta a Teddy Rist, un multimillonario con una tragedia personal a las espaldas que en una tormenta en Nigeria, le salva la vida a un niño. Siente que este acto le ha removido algo por dentro y se vuelca en la ayuda humanitaria, pero no en la distancia, sino que decide ir él mismo a África a llevar unas vacunas. Una vez allí, le pasarán muchas aventuras, pondrá su vida en juego y tendrá la oportunidad de ser un héroe.

Mi primera impresión del piloto no fue mala, pero tampoco me encantó. Reconozco que Purefoy lo hace muy bien, me gustó su papel, me gustó la manera que lo interpreta... Pero la historia y el resto de personajes me dejaron bastante fría. Le reconozco un alto presupuesto, ya que ha sido rodada en varios países y hay muchas más escenas de exteriores que de interior. Pero a mi parecer, es historia para una película, y no tanto para una serie. Intuyo capítulos autoconclusivos con un hilo argumental basado en la relación de Rist con sus colegas de Nueva York y poco más. Pero aún es pronto para adelantarse tanto, tendré que ver algún episodio más para saber si "me la quedo" o no.


Psychoville: Por lo que sabía de esta nueva serie de la BBC, estaba prácticamente convencida de que no me iba a gustar. Aún así, me hice con el primer capítulo para ver por lo menos de qué iba y, como ver sólo un episodio raramente vale para formarte una buena opinión, ya que estaba me hice también con el segundo. No sé decir si me pareció buena o mala, si me gusta o me disgusta, no sé decir mucho, por lo menos sobre lo que me pareció. Lo que sí puedo decir es que, tras ver el primer capítulo, me puse uno de Entourage y no podía dejar de pensar en ella. Total, que me tuve que poner con el segundo acto seguido. Supongo que esto quiere decir que, buena o mala, es tan inquietante y rara que llama la atención.

Mi atención la ha captado. Por lo desconcertante y bizarra. La trama promete: un grupo de personas diferentes, que viven en diferentes puntos de Inglaterra, reciben una misma carta, con una sentencia que reza "Sé lo que hiciste". En el segundo capítulo, se da más datos de qué es eso que hicieron. Alguien se está encargando de poner nervioso a los diferentes personajes, que al parecer, tienen todos algo en común.

Todos y cada uno de ellos son perturbadores: hay una madre y un hijo, Maureen y David, con una relación muy poco sana entre los dos, que incluye tocamientos obscenos y una afición compartida por saber todo lo posible sobre asesinos en serie; Robert, un enano con una habilidad especial, que trabaja de enanito de Blancanieves en una obra de teatro, donde será objeto de burlas y humillaciones por parte de sus compañeros; Mr. Jelly, el payaso manco, que da mucho miedo y asusta a los niños; Joy Aston, una comadrona que cree que el muñeco que usa para las prácticas va a convertirse en un niño auténtico, o por lo menos ella lo está intentando, y Lomax, un anciano ciego y avaro, coleccionista de muñecos de peluche.

Vamos, un circo. Esta sí que "me la quedo". Si no tuve paciencia para esperar a ver el segundo episodio, imaginad las ganas que tengo ya de ver qué pasa en el tercero. La serie se estrenó el pasado 19 de junio y se emite cada jueves en primetime. Por lo que sé, consta de 7 capítulos nada más, así que es una buena opción para combinarla con otras durante el verano.


Hung: A diferencia de lo que me pasó con Psychoville, con esta tenía el presentimiento de que me iba a encantar. Y el piloto me gustó mucho. Como siempre, intento ser cauta con mi opinión, y no emocionarme aunque el piloto me gustase tanto, porque luego me puedo llevar una decepción. Thomas Jane, el actor que hizo The Punisher, interpreta a Ray Drecker, un profesor de instituto divorciado y padre de dos hijos adolescentes, con graves problemas económicos. La casa donde reside, antigua propiedad de sus padres, está semi destruida, y en definitiva, la vida no le sonríe.

Una conocida con la que se ha acostado en dos ocasiones, Tanya, en un rebote le dice que lo único que tiene es un pene grande. Esto le hace pensar, y decide aprovechar este don natural para mejorar sus circunstancias económicas. Tanya le ayudará a promocionarse, convirtiéndose en algo parecido a una proxeneta, ya que lo hará a cambio de un porcentaje de sus ingresos.

El actor principal me gustó en el papel, creo que su interpretación fue muy buena y que le dio al personaje bastante credibilidad. Los secundarios también, principalmente sus hijos y Tanya. Y creo que va a ser divertido e interesante ver cómo se las va a arreglar para llevar esta doble vida y a qué tipo de clientas se va a enfrentar. La serie, de la HBO, ha obtenido unos datos muy buenos en la noche de su estreno (2.8 millones la vieron), y la crítica también se ha portado bien con ella. Definitivamente, "me la quedo" y sólo espero que me dé los buenos momentos que, a juzgar por lo bien que me lo pasé con el piloto, promete.

miércoles, 1 de julio de 2009

The Shield - 5a Temporada

OBVIAMENTE, CONTIENE SPOILERS DE LA 5a TEMPORADA


Con The Shield estoy viviendo una de esas etapas maratonianas tan intensas, como la que viví con El Ala Oeste de la Casa Blanca. The Shield es más fácil de devorar, ya que sus temporadas son más cortas. Pero la intensidad, es muy parecida o a lo mejor mayor, por la tensión y la ansiedad que provocan sus capítulos.

Esta quinta temporada que acabamos de dejar atrás ha sido de infarto, y todo por culpa de Kavannaugh. Su obsesión con derrocar a Vic y al grupo de asalto nos ha llevado a vivir en constante angustia, esperando a que todos cayesen irrefrenablemente al abismo. Pero no han caído todos. Lemansky ha sido el sacrificado, injustamente, en esta batalla. Precisamente el que menos lo merecía.

No entiendo a Shane. Tiempo atrás, por gajes del oficio, leí que el gran protagonista de la última temporada y media de The Shield sería él. También leí algo más sobre la evolución (o involución) de su personaje. Y, habiendo visto lo que he visto en el final de la quinta temporada, su actuación al margen del grupo, el hecho de tomar esa decisión sin consultarlo con Vic, tengo una ligera idea de en qué se va a convertir.

Lo curioso de The Shield es que, al igual que ocurre con Los Soprano, te pones de parte de los malos. Estamos sufriendo porque Kavannaugh no pueda probar que Shane y Vic matasen a su ex-compañero, pero es que ¡realmente lo hicieron! Si tuviésemos un poco de objetividad, o una moralidad férrea, estaríamos deseando que Vic y su equipo pagasen por lo que hicieron. Pero no es así. Lo que queremos es que Mackey, Ronnie y Shane se salgan con la suya y resulten vencedores de esta batalla, igual que salieron vencedores de todas las demás.

Si bien la quinta temporada ha sido de infarto, con un final injusto y triste, la cuarta temporada fue bastante descafeinada. A pesar de la fantástica aparición de Glenn Close como la Capitana Rowling, el hecho de que el equipo no estuviese unido, se me hizo raro. Y otro punto que me desconcertó bastante fue que no se profundizase más en el asunto Aceveda. De acuerdo que vimos las consecuencias que para él tuvo el incidente con Juan Lozano, pero yo esperaba, sinceramente, que Vic se enterase y lo usase a su favor. Quizás, en la sexta o séptima temporada lo recuperen, porque me he dado cuenta que recuperar temas pasados es algo que se les da muy bien.

Y es que una de las cosas que más me gusta de la serie es que no dejan cabos sueltos. Es increíble, y muy agradable, ver cómo han recuperado la historia del episodio piloto, de aquel piloto que me pareció de lo mejor que había visto, porque parecía que toda la trama iba a girar en torno a ese tema y finalmente, vemos cómo se corta de raíz el problema y cómo el Departamento de Justicia y Aceveda se quedan sin chivato. Ahora, más de 40 episodios más tarde, estamos de nuevo viendo lo que pasa con aquella trama. Y además, traído de una manera impecable.

La sexta temporada ya se ha estrenado en casa. Claudette está al frente de La Cuadra, como Capitana. La han hecho esperar, pero finalmente está en un puesto que, aunque ella diga que no, yo estoy segura de que lo deseaba más que nada. Sorprendentemente para mí, Kavannaugh no ha desaparecido de escena, sino que ahora quiere demostrar que Vic Mackey mató a Lemansky. Veremos a ver cuánto tarda Vic en vengarse y deshacerse de él. Algo que espero con ganas, ya que su personaje es odioso.

¿Lo mejor de Kavannaugh? Su esposa: la actriz Gina Torres, Zoe en Firefly. Una grata sorpresa, al igual que lo fue encontrar a Katey Sagal como exmujer de aquel superior corrupto que tuvo Vic en las primeras temporadas. Y es que el desfile de caras conocidas de otras series es interminable, un aliciente más para esta gran serie que, pese a mis prejuicios, me ha cautivado y me ha atrapado como no pensé que lo haría.