miércoles, 1 de julio de 2009

The Shield - 5a Temporada

OBVIAMENTE, CONTIENE SPOILERS DE LA 5a TEMPORADA


Con The Shield estoy viviendo una de esas etapas maratonianas tan intensas, como la que viví con El Ala Oeste de la Casa Blanca. The Shield es más fácil de devorar, ya que sus temporadas son más cortas. Pero la intensidad, es muy parecida o a lo mejor mayor, por la tensión y la ansiedad que provocan sus capítulos.

Esta quinta temporada que acabamos de dejar atrás ha sido de infarto, y todo por culpa de Kavannaugh. Su obsesión con derrocar a Vic y al grupo de asalto nos ha llevado a vivir en constante angustia, esperando a que todos cayesen irrefrenablemente al abismo. Pero no han caído todos. Lemansky ha sido el sacrificado, injustamente, en esta batalla. Precisamente el que menos lo merecía.

No entiendo a Shane. Tiempo atrás, por gajes del oficio, leí que el gran protagonista de la última temporada y media de The Shield sería él. También leí algo más sobre la evolución (o involución) de su personaje. Y, habiendo visto lo que he visto en el final de la quinta temporada, su actuación al margen del grupo, el hecho de tomar esa decisión sin consultarlo con Vic, tengo una ligera idea de en qué se va a convertir.

Lo curioso de The Shield es que, al igual que ocurre con Los Soprano, te pones de parte de los malos. Estamos sufriendo porque Kavannaugh no pueda probar que Shane y Vic matasen a su ex-compañero, pero es que ¡realmente lo hicieron! Si tuviésemos un poco de objetividad, o una moralidad férrea, estaríamos deseando que Vic y su equipo pagasen por lo que hicieron. Pero no es así. Lo que queremos es que Mackey, Ronnie y Shane se salgan con la suya y resulten vencedores de esta batalla, igual que salieron vencedores de todas las demás.

Si bien la quinta temporada ha sido de infarto, con un final injusto y triste, la cuarta temporada fue bastante descafeinada. A pesar de la fantástica aparición de Glenn Close como la Capitana Rowling, el hecho de que el equipo no estuviese unido, se me hizo raro. Y otro punto que me desconcertó bastante fue que no se profundizase más en el asunto Aceveda. De acuerdo que vimos las consecuencias que para él tuvo el incidente con Juan Lozano, pero yo esperaba, sinceramente, que Vic se enterase y lo usase a su favor. Quizás, en la sexta o séptima temporada lo recuperen, porque me he dado cuenta que recuperar temas pasados es algo que se les da muy bien.

Y es que una de las cosas que más me gusta de la serie es que no dejan cabos sueltos. Es increíble, y muy agradable, ver cómo han recuperado la historia del episodio piloto, de aquel piloto que me pareció de lo mejor que había visto, porque parecía que toda la trama iba a girar en torno a ese tema y finalmente, vemos cómo se corta de raíz el problema y cómo el Departamento de Justicia y Aceveda se quedan sin chivato. Ahora, más de 40 episodios más tarde, estamos de nuevo viendo lo que pasa con aquella trama. Y además, traído de una manera impecable.

La sexta temporada ya se ha estrenado en casa. Claudette está al frente de La Cuadra, como Capitana. La han hecho esperar, pero finalmente está en un puesto que, aunque ella diga que no, yo estoy segura de que lo deseaba más que nada. Sorprendentemente para mí, Kavannaugh no ha desaparecido de escena, sino que ahora quiere demostrar que Vic Mackey mató a Lemansky. Veremos a ver cuánto tarda Vic en vengarse y deshacerse de él. Algo que espero con ganas, ya que su personaje es odioso.

¿Lo mejor de Kavannaugh? Su esposa: la actriz Gina Torres, Zoe en Firefly. Una grata sorpresa, al igual que lo fue encontrar a Katey Sagal como exmujer de aquel superior corrupto que tuvo Vic en las primeras temporadas. Y es que el desfile de caras conocidas de otras series es interminable, un aliciente más para esta gran serie que, pese a mis prejuicios, me ha cautivado y me ha atrapado como no pensé que lo haría.

5 comentarios:

Nahum dijo...

Ya te dije que la adicción al universo de Ryan estaba asegurada.

Y coincido contigo en que la cuarta, pese a la presencia de la capitán Rawlings, es un pelín más flojita.

La marca de Caín sigue presente y las angustias de Lem en esta quinta temporada son de aúpa. ¿Sabes para mí cuál es la clave en el cambio de Shane? Precisamente que empieza a tener una familia. Y, como pasaba con Vic en el 1.1., hará todo lo que sea para salvar a su familia, hasta lo del último momento con Lem.

La quinta temporada parte en dos la serie, ¿no crees? Ahora el Strike Team y sus propias tensiones internas han pasado a primerísimo primer plano.

Excelente entrada, Van Hessa.

Thursnext dijo...

La perdición de Shane es su mujer, ¿no la odias un poquitín? Es un personajazo.

Como dice Nahum esta temporada marca el antes y después de la serie.

Esperaré a que la acabes para comentarla a placer, que no quiero ponerme misteriosa :)

ALX dijo...

Lo mejor del final de la quinta es lo que anuncia para la sexta. Ese plano final con Vic jurando matar al responsable es brutal por lo que implica.

Noa dijo...

Bueno... ¡los pelos como escarpias al leerte! jajaja
Ya sabes, ya voy por la 7ª y, esto es una prueba de fuego para nuestra resistencia cardiaca, jajaja.
La 5ª ya te dije q era de infarto, me daban ganas de ponerle a Kavannaugh la cara de lado... uff! Yo también considero q le ha dado la vuelta a la serie esa temporada, hay un antes y un después. Y lo de Lem... buff! a mi me dejó echa polvo! Era mi favorito (después de Vic, of course).
Con la 7ª voy despacio, no quiero q termine!
Coincido con Thursnext en lo de Mara, argg! no puedo con ella y Shane es otro desde q esa tiparraca apareció, le comió mucho la cabeza en contra de Vic, de todos.
Qué culebrón, jajaja, lo vivo!
Pedazo entrada nena!
\m/ \m/

Van Hessa dijo...

NAHUM, ¡gracias!

THURSNEXT, la odio un muchitín.

NOA, \m/ \m/