sábado, 18 de julio de 2009

The Shield - Licenciada con honor

EN ESTE POST HABLO DEL FINAL DE LA SERIE THE SHIELD. SI NO HAS LLEGADO A ÉL, TE RECOMIENDO QUE NO SIGAS LEYENDO, ¡Y QUE VEAS LA SERIE!



Despedirse de una serie como The Shield es una mezcla de emociones: por un lado, te alegra haber llegado al desenlace, después de una última temporada de infarto; por otro lado, te da pena que se acabe para siempre, que no vayas a tener más capítulos con los que sufrir junto a Vic Mackey y los suyos.

A lo largo de estas siete temporadas se ha podido ver la progresiva decadencia del Equipo de Asalto de la comisaría de Farmington, conocida como La Cuadra o El Granero, en la ciudad de Los Ángeles. Pese a las entradas y salidas, el Strike Team para mí siempre serán Vic Mackey, Shane Vendrell, Ronnie Gardocki y Curtis Lemansky, y la historia que narra The Shield es la historia de la gloria y decadencia posterior de estos cuatro compañeros y, a veces, amigos.


Si por algo se caracteriza esta serie es por mantenernos siempre en una tensión casi insoportable, con el corazón en un puño, viendo como los protagonistas hacen equilibrios al borde del abismo. Si en la quinta temporada, con la investigación de Kavannaugh, el sufrimiento era porque no les pillasen, en esta séptima temporada, por lo menos yo, estaba deseando que los cazasen a todos y que se terminase el sufrimiento.

Pero yo no quería que acabase de esta manera. Por lo menos, no quería que acabase así para Ronnie. Voy a empezar por él, porque me parece que, dentro de la complicidad que haya tenido en todos y cada uno de los crímenes que el Strike Team haya cometido, es quizás el más "inocente". Citando a Claudette Wyms: Ronnie es el chico de los recados de Vic. Y el final que se le da en la serie no me ha parecido nada justo.

Siendo Ronnie un personaje que me ha gustado mucho desde el principio, por lo sensato, tranquilo y discreto, el hecho de que acabe en prisión me ha tocado la fibra sensible. Porque, no nos engañemos: Shane ha muerto, pero ha tenido una muerte rápida, muy diferente a la muerte lenta y dolorosa que este policía puede tener entre rejas.

Muy doloroso fue también ver morir a Lem a manos de Shane. El miembro con más corazón dentro del equipo. El chico bueno, el que se preocupaba por las mujeres y los niños, el que vio venir la catástrofe antes que ninguno de los demás. Esta visión de lo que se les venía encima lo llevó a quemar el dinero armenio y a abrir la caja de Pandora: la separación temporal del Equipo de Asalto y las grietas irreparables entre sus miembros. Ver su cara ensangrentada, mirando con un gesto de sorpresa, terror y decepción a Shane, justo después de que este le lanzase la granada, fue uno de los momentos inolvidables y más dramáticos de The Shield.

Lo de Shane Vendrell era la Crónica de una Muerte Anunciada, citando a García Márquez. Además, una servidora se tragó un spoiler un día y ya sabía que mataba a su familia también. Lo del suicidio sí que me pilló un poco más por sorpresa. Pensaba que quien acabaría en la cárcel sería Shane. La mano derecha de Vic y un digno rival a partir de la sexta temporada. El verdugo de Curtis Lemansky. Merecía un mal final, por traidor, pero lo de su hijo Jackson y lo de Mara embarazada, los cadáveres de ambos juntos, tumbados en aquella cama... Ha sido desgarrador.

Mara y Corrine, las dos mujeres de los dos grandes hombres del Strike Team. Muy diferentes entre ellas, pero ambas empujadas también al precipicio. Si bien Mara nunca abandonó a Shane, y todo lo que hizo fue por su marido, Corrine fue más madre que esposa, y su instinto protector la llevó a traicionar a su marido en esta última temporada. Creo que el hecho de que Vic se vea privado de la compañía de sus hijos es el castigo más grande que recibe, mucho mayor que el de la muerte o encierro de sus antiguos compañeros, algo que sin duda, él mismo provoca.

Frivolizando un poco, me gustaría decir que ese traje horrible de color gris claro con el que se presenta a su primer día de trabajo en inmigración, sí es un buen castigo. No solamente para él sino para todos lo que lo hemos visto. Un atentado contra el buen gusto. El gran Vic Mackey, el rey de las calles, encerrado en un cúbiculo haciendo funciones administrativas. Aunque en esa muda escena final nos deje claro que nadie retiene a Mackey, el mal está hecho, y todos sus pecados han quedado expuestos y recaen pesados sobre sus hombros.

Extorsiones, robos, asesinatos, inocentes inculpados, varias familias destrozadas y la suya propia fuera de su alcance, es lo que le ha quedado al gran Vic Mackey al final de la serie. Una serie que no gusta de finales felices, en la que los malos se convierten en protagonistas, en personajes a los que quieres ver salir victoriosos. Y finalmente, cuando estás tan metido en la trama que te consideras un miembro más del Strike Team, todo lo que has visto en siete temporadas se te cae encima como una avalancha y te deja paralizado, clavado en el sofá.

Querido Señor Shawn Ryan: Es usted un artista. Gracias por The Shield.

4 comentarios:

Noa dijo...

Coincido contigo en tantas cosas que me da miedo, jajaja.
Joder, lo de Ronnie me ha dado mucha rabia, y ver a Shane "desaparecer" así, en un visto y no visto, grgrgrgr, que rabia!!!! y que fuerte lo de la familia... con las flores y el juguete tía... uff!
Y Vic, q grande el tío, hundido hasta las trancas, y mira como se la levantado al final, como diciendo "a mi no me para ni Dios" jajaja
Que grande ha sido...

\m/ \m/

Yota dijo...

Aún no he visto el final, por lo que no he leído el post, pero The Shield es una de las series que más me ha gustado desde que la descubrí hace tres años.

Me da que esta tarde comenzaré con la septima XD

missmole dijo...

Bueno, yo me he saltado el post completo porque no he visto nada de esta serie todavía,jeje.

El Mr se enganchó hace un tiempo y vio hasta la 3ªtemporada creo, pero luego la fue dejando ... Algún día la retomaremos juntos y más después de ser testigo vía Twitter de como la habeis disfrutado Noa y tú,jeje.

Nahum dijo...

Para mí, The Shield tiene el final más potente que haya visto. El último capítulo, como muy bien dices, te tiene con el corazón en un puño y uno se ve aliviado por esa justicia que acaba atrapando (de formas tan diferentes) a todo el Strike Team. Pagan por sus pecados.

Y, para mí, la muerte de Shane me parece el momento más emocionante de la serie. Un auténtico shock, aunque coherente con la deriva del personaje.

Reflejas muy bien cómo son precisamente las familias las que acaban rompiendo la lealtad a esa "familia" que es el Strike Team.

Y, como tengo debilidad por Dutch, ese final con un besito a la agente Soffer, bueno, también me gusta. Está bien que el perdedor por antonomasia de la serie acabe tan bien...

Excelente post.