lunes, 4 de mayo de 2009

Los tortuosos caminos de Gossip Girl

Tenía un par de capítulos acumulados de Gossip Girl por ver y no les encontraba el momento. Me daba pereza. Y es que las situaciones inverosímiles de unos niños de 17 años con unas vidas tan llenas, unas carreras sentimentales tan largas, y unos comportamientos tan absurdos, me sacan de quicio. Es una pena porque la primera temporada fue divertida, pero es que esta segunda está siendo una sucesión de enredos y desenredos a velocidades vertiginosas que no dan lugar a que puedan captar tu atención. Son como pequeñas comedias de enredo, surtidas de malos entendidos muy ridículos, que finalmente se arreglan y todos tan felices.

En el episodio 21 de esta segunda temporada, 'Seder Anything' la inverosimilitud ha alcanzado cotas muy altas, y el tufillo a comedia de enredo traspasaba el plasma. Sólo faltaba un pasillo lleno de puertas abriéndose y cerrándose mientras los personajes entran y salen. Si en un sólo capítulo se monta la 'marimorena' y en ese mismo capítulo, ni 40 minutos después, todo se ha solucionado, todos se abrazan, todos se quieren y todos se han perdonado, no sé cómo pretenden engancharte para el siguiente. Una mirada de complicidad maléfica entre Poppy y Gabriel, esos dos amigos raros de Serena con los que se va a España, no es suficiente. Y en el siguiente, el número 22: 'Southern gentlemen prefers blonds' la trama del espionaje, negocios de altos vuelos y timos a gran escala, le dejan a una ojiplática y pendiente de qué más se pueden sacar de la manga... ahora con el añadido de una Georgina Sparks en un papel que, salta a la vista, se trata de otra enmascarada para no sé qué trama rocambolesca que veremos en el siguiente capítulo.

Creo que con esta serie todo se reduce a un problema de credibilidad: niños de 17 años que se comportan como señores de 50. Copazos de whisky para charlar relajadamente, experiencias románticas tan numerosas e intensas que cuesta creer que quepan en tan pocos años, facilidad para entrar y salir del país en viajes transatlánticos en los que nadie parece que les pida un triste DNI, intrigas propias de una Corte Real del siglo XVIII, pasados turbios de drogas y escándalos sexuales… Pero sobre todo, creo que es la actitud de los personajes, el aura transcendente que se les quiere dar, lo que dan esa sensación de estar viendo algo totalmente inverosímil. Algo que, sin ser ciencia ficción ni fantasía, nadie se cree.

Si bien la primera temporada me enganchó y la vi en poco tiempo, esta segunda temporada me ha dejado un poco descontenta. Me gustó el amago de trama con Rufus y Lilly y aquel tercer personaje en discordia a punto de aparecer, del que no hablaré para no desvelar más información de la necesaria, pero no hubo un desarrollo satisfactorio, todo quedó en agua de borrajas. Según epguides.com, quedan solamente tres capítulos para terminar con esta segunda temporada. En penúltimo de la cual estará dedicado al spin-off de la serie, Valley Girls, que tratará sobre la juventud de Lilly Van der Woodsen, la madre de Serena. CW ha confirmado además que Gossip Girl tendrá una tercera temporada.

Primero: el spin-off no me llama la atención demasiado, y segundo: la tercera temporada confirmada tampoco me despierta mucho interés, aunque no se puede decir 'de este agua no beberé' y el personaje de Blair Waldorf me sigue pareciendo tremendamente interesante. De momento, y para tres capítulos que faltan para la season finale, creo que aguantaré y me quedaré para comprobar a qué se refieren con ese título sugerente para el último episodio: 'The Goodbye Gossip Girl'. ¿Será un simple adiós a la temporada o descubriremos al fin quién se esconde tras el blog de cotilleos?

7 comentarios:

Marina Gallastegui Mozos dijo...

Hace bastante me di cuenta de que la gente hablaba de esta serie y nunca me ha llamado la atención. Es muy curioso, pero nada de nada, y menos aún después de ver, por pura casualidad, un trozo de un capítulo que desconozco tanto el título como la temporada. A mucha gente le gusta pero precisamente todo lo que apuntas en tu texto es lo que me echa para atrás.

Adri dijo...

Totalmente de acuerdo contigo.. yo de hecho llevo como 5 capitulos de retraso..

Con lo que me enganchó y divirtió la primera temporada.. esta segunda empezó bien pero empezó a hacerseme cuesta arriba.. los mismos lios una y otra vez... me aburro. No creo que la siga a no ser que lea que mejora

Anónimo dijo...

bueno es cierto que es una serie un poco inverosimil por la edad de los personajes, pero es la tele...quién no se acuerda de al salir de clase y sus rollos sentimentales...creo que mariano alameda se lió con todas, por no hablar de bombas en los institutos, rollos de drogas y personajes que aparentaban la edad que debía tener y conforme avanzaban las temporadas menos padres había. y que me decís de sin tetas no hay paraiso, la prota debía tener 18 años, y ya se había enamorado de un capo de la droga se había casado con otro y divorciado (no he seguido mucho esta serie así que no sé si he dicho alguna barbaridad) y en cuanto a gossip girl, hay que verlo como adolescentes super ricos que viven como quieren. y se van cambiando el novio. inverosimil, pues sí, pero si la ves sin esperar más trascendencia que esa, ya es bastante.
creo que me he alargado mucho.
un saludo!
Cris

Pimkie dijo...

Jo. Yo solo he visto la mitad de la primera temporada, y me estás quitando las ganas de seguir con la segunda. Qué bajonazo...

Van Hessa dijo...

MARINA, a tí no te va a gustar, te aviso.

ADRI, si yo tuviese tantos acumulados, dudo que tuviese paciencia para retomarlos.

PIMKIE, disfruta del viaje... si llega un punto que se te hace insoportable, con dejarla, todo solucionado.

Crítico en Serie dijo...

Van Hessa, m'ha encantat llegir el teu comentari de Gossip Girl. M'he sentit completament identificat amb la teva opinió. No es tracta de que tot els hi queda gran a nois de 17 anys, sinó el no acabar-se de decidir i voler donar trascendència a vegades, i de sobte convertir-t'ho en una comèdia d'embolics. Igualment, l'arribada de la Georgina m'ha fet molta gràcia, amb el moment de música celestial i la conseqüent exhaltació dels demés.

I justament sempre havia estat en contra d'aquest personatge, perquè tenia la ment d'un psicòpata. No obstant, ara que Gossip Girl ha perdut els papers, senzillament gaudeixo d'aquestes anades d'olla i com menys sentit tingui tot, més divertit tot plegat.

missmole dijo...

A mí esta segunda también me está gustando muchísimo menos que la primera, aunque me sigue enganchando la manera de narrar la trama (la poca que hay esta temporada,jeje).

Se rumorea por ahí que a lo mejor el spin-off acaba no viendo la luz, así que igual nos lo ahorramos ...

La tercera seguramente la acabaré viendo también pero seguramente caiga de mi lista de escasas series que llevo al día y la deje para final de temporada.