miércoles, 29 de febrero de 2012

Metal Evolution (s01e07-s01e11): Capítulos finales


Ya se han emitido los once episodios de los que consta esta serie de documentales de Banger Films, Metal Evolution. En mi opinión, la segunda mitad de esta primera temporada (esperemos que no sea la única) ha sido muy inferior, en cuanto a interés, calidad y diversión, que la primera mitad. Quizá por eso no he sentido la necesidad o el gusto en escribir sobre cada capítulo y, quizá es muy atrevido por mi parte aventurar esto, pero parece que incluso Sam Dunn tenía también menos interés en los episodios que siguieron al Glam Rock y al Thrash Metal y que nos adentraron en la década de los 90 con la llegada del Grunge y otros miembros (más o menos queridos) de esta gran familia. O eso, o se armó un pequeño lío, porque si tuviese que buscar un solo adjetivo para referirme a ellos, este sería: caóticos.

El orden elegido para el análisis de los siguientes subgéneros fue de la siguiente manera: Grunge, Nu Metal, Shock Rock, Power Metal y Progressive Metal.


Aunque soy consciente de que en este Metal Evolution la idea era analizar subgénero por subgénero y no década por década, sí que ha sido naturalmente un recorrido que ha seguido una cronología. Y a partir de finales de los 80, la sensación que me ha dado la distribución de los contenidos ha tenido poco sentido y creo que se ha perdido tiempo en analizar estilos y bandas que no encajaban mucho en lo visto hasta la fecha y que, tal y como se nos demostraba, no habían hecho nada más que generar polémica, salir en televisión y… en fin, que eran los 90. Mis 90, debo añadir, pero sin conseguir que me sintiese identificada con apenas nada de lo que me estaban enseñando.

En el capítulo dedicado al Grunge, creo que se desperdiciaron minutos salvajemente, incluyendo en la segunda mitad del episodio a bandas como Creed, dándoles una importancia, que si bien a nivel de ventas y de llenazo de estadios en USA la pudieron tener, no creo que supusieran una influencia, ni un gran hito en la evolución del Rock, mucho menos del Metal, que es de lo que esto se trataba en un inicio. En el siguiente episodio ocurre lo mismo con el Nu Metal, uno de los subgéneros más polémicos a los que se enfrentaba Dunn.

Y no por dedicar dos capítulos íntegros a estos subgéneros abarcó más bandas, sino que se perdió en polémicas y filosofías, y dejó de lado grupos grandes e importantes, o hizo poco caso a otras que sí que representaron algo más en esta historia reciente. Por poneros un ejemplo: se entretiene con Creed en el post-Grunge y le ‘regala’ minutos en abundancia a Fred Durst, pero no habla de Nine Inch Nails, y la aparición de una banda como Guns n’ Roses es puramente anecdótica en este repaso. Podría seguir así, porque fueron varias las ausencias.

Y una vez que hacemos el cambio de siglo, las ausencias aún se hacen más significativas. ¿Qué ha pasado con todas estas bandas de Metal que han aparecido en la primera década del siglo XXI y que bebieron de las fuentes de las que se nos ha estado hablando hasta ahora? Pues al parecer, poca cosa: de nuevo aparecieron como algo anecdótico, con unos Lamb of God asomándose tímidamente y unos Slipknot que también disfrutaron de muy pocos minutos de presencia, en el capítulo dedicado al Shock Rock, que fue bastante interesante y en el que Alice Cooper, Rammstein y Marylin Manson tuvieron el mayor protagonismo. Aquí sí que no faltaron las anécdotas divertidas, la provocación y el escándalo, como podéis suponer.

En los dos últimos episodios, Dunn se centra en el Power Metal y en el Progresivo. En el primero, presentándolo como algo exótico, o sea: europeo. Bien, así es, y he de reconocer que con este capítulo me entretuve bastante. Pero, al enterarme de que el último episodio iba del Progresivo, o Rock Sinfónico, que era como en este país se le conoció en los 70, me quedé un poco fría y me enfrenté a su visionado con poca predisposición, lo confieso. Creo que mi padre lo hubiese disfrutado más que yo, recordando a Genesis, Yes, King Crimson… Y por supuesto que los fans de Mastodon y de Dream Theater tienen aquí un gran capítulo para disfrutar, de eso no cabe duda. Así que atentos.

Aunque yo no haya puesto punto y final a esta experiencia con demasiado entusiasmo, el arte es lo más subjetivo que existe, y si además pongo en una balanza todo lo visto, el veredicto final es más que satisfactorio. Así que no puedo dejar de recomendaros a todos que os hagáis con estos 11 capítulos de Metal Evolution, los disfrutéis y los conservéis. Esperemos que pronto tengamos la oportunidad de disfrutar de más pedacitos de Historia de la Música de la mano de Banger Films. Os dejo a continuación los enlaces para que sigáis a esta productora canadiense y estéis informados de próximos proyectos:

2 comentarios:

Fabröfer dijo...

Gracias por comentar la serie. Yo estoy embarcado en la tarea de traducir los capítulos (ya está listo el primero) y la verdad es que tiene muy buena pinta. Arriesgándome a adivinar, sin haber visto más que dos episodios, me imagino que la falta de interés por los subgéneros más recientes se debe a la edad de Sam Dunn, quien muestra una obvia inclinación por el metal de los '80.
Pero más allá de las ausencias, que siempre habrá, es bueno destacar que una historia tan completa del metal como esta nunca había sido hecha, y eso se agradece. En cuanto a una continuación de la serie, resulta improbable a menos que se encare desde otro ángulo, porque lo que es la historia ya está terminada (siempre guiándome por tu reseña). Sí sé que la serie salió publicada en 3 DVDs, aunque desconozco si están los capítulos completos o solo es una selección de material.
Por último, pido permiso para dejar la dirección de mi blog, donde iré publicando las traducciones de esta serie. Te mando un gran saludo.
www.qepd.tk

Vanessa dijo...

Hola, ¡gracias por tu visita! Y muy bien lo de hacer los subtítulos, a mucha gente le darás una alegría.

Espero que la disfrutes, a pesar de esas ausencias, que sí, las hay.