domingo, 27 de marzo de 2011

Lonely Kamel: Blues for the Dead


Si algo me gusta de verdad es descubrir nuevas bandas. Y gracias a mi nueva "aventura podcastera", estoy teniendo una buena racha. En el segundo programa del Podcast de Disc K7, Andrés nos recomendó este disco, y lo que contó, me pareció muy interesante. A lo mejor, de entrada, nunca me hubiese acercado a Lonely Kamel, porque su estilo clásico, que se remonta no a los 80, sino a los 70, no va conmigo.

Pero tampoco soy de las personas que se cierran en banda, así que me animé a escucharlo. Los primeros acordes de Wasted Time, el tema que usamos para abrir la recomendación, me cautivaron. El resto de la canción acabó de convencerme y el resto del disco de la banda noruega de Blues y Rock clásico, sonó mucho en mi reproductor durante unos días. Este "Blues for the Dead" es su segundo disco y cada una de sus canciones tiene algo especial.

Encontrarás en él desde temas que hacen que te muevas compulsiva e inconscientemente, como Green Eyed Woman, hasta canciones en las que la música parece que se arrastra, avanzando lenta y trabajosamente hasta el final, transmitiéndote esa atmósfera de paz, el deseo de dejarte llevar, como es el caso por ejemplo de No More Excuses.

No obstante, tras un par de semanas, me he cansado de Blues for the Dead. Y creo que ha sido porque, a pesar de gustarme, no me ha entusiasmado hasta el punto de obsesionarme con algún tema o con el disco entero. Esto en primer lugar. No he sentido ese deseo irrefrenable de escucharlo a todas horas, sino que más bien, ha sido un disco para escuchar de fondo mientras trabajaba o leía.

En segundo lugar, porque en temas como Lady Mushroom me chirrían los estribillos y en otras canciones, como A Tale of a Madman, la psicodelia se hace muy extraña a mis oídos. Me da la sensación de que lo que estoy escuchando es uno de los viejos discos de mi padre, pero no por ejemplo un disco de Queen, que me siguen sonando actuales, sino un disco de alguna banda de hippies de los 70, cuyo nombre quedó en el olvido.

Pero ni descarto el disco ni descarto a la banda porque como digo, para mi, es una muy buena opción para tener sonando "de fondo" mientras trabajo o mientras leo. Su sonido agradable, combinado con la falta de fuerte atracción que sus temas tienen para mi, lo hacen un disco perfecto para acompañarte en tareas que no consienten distracción.

2 comentarios:

Dani dijo...

Creo que, curiosamente, me ha pasado como a ti. Empecé oyéndolo bastante pero llegué a un punto en que, no es que me cansara de él, sino que no tenía la necesidad de oírlo. Me parece que sigue teniendo grandes canciones pero a veces es "demasiado de los 70", si es que eso es algo malo, y cuesta que te enganche del todo. Y, sí, es una gran opción para música de fondo, que acompaña bien, porque nunca termina por obligarte a meterte en ella y dejar lo demás.

Así pues, me parece un disco notable y, de hecho, espero que la banda siga adelante, a ver qué puede hacer, pero hay otros discos que, con otros méritos, me han enganchado mucho mucho más (ya sabes cuáles).

Mira, tenía pendiente escribir de un par de discos... ahora que has expresado tan bien más o menos lo mismo que yo quería decir, tengo menos prisa :P

Un saludo.

Vanessa dijo...

Gracias por el comment. No es malo que suene 70s, es sólo que o bien no estamos tan acostumbrados, o bien directamente, no nos mola. Ahora estoy a ver si me meto en el de Michael Monroe, otra de las recomendaciones... un tema totalmente diferente... pero que tampoco ha sido uno de mis cantantes favoritos nunca.