miércoles, 25 de mayo de 2011

Lágrimas en la oficina

Aunque a veces siento el impulso de escribir posts de corte más personal, como los de Perlita de Huelga o los de las chicas de Quédate a Dormir, dos de los primeros blogs que empecé a seguir allá por 2006 ó 2007, este blog es lo que es y los posts personales dejaron paso al ocio hace mucho tiempo ya, y las aventurillas sobre mi vida siempre van de la mano de un libro, una serie o un grupo musical.

Así pues, este post no va sobre mi trabajo, ni sobre la actual situación que todos conocemos, por mucho que el título pueda llevar a pensar lo contrario. Este post va sobre la marcha de Michael Scott de The Office, un tema que está ya muy trillado, lo sé, pero que yo no puedo pasar por alto.

Pese a lo que haya dicho en el podcast de The TV Slayers sobre mi reticencia a seguir con la serie debido a la ausencia de Steve Carell, aún albergaba mis dudas. ¿Qué pasa si el sustituto me encanta, simplemente? ¿Qué pasa si paso por alto su marcha y continúo viendo la serie por el resto de personajes? Anoche, estas dudas se disiparon.

Aún no he terminado de ver la séptima temporada, pese a que la semana pasada se emitió la season finale. Acumulo episodios de The Office para ver en tandas de tres, cuatro y hasta cinco. Anoche vi la despedida de Michael Scott. No fue agradable, me lo tomé peor de lo que esperaba.

Se supone que con The Office no se llora.


[Aquí, unos de los muchos vídeos homenaje a Michael Scott que hay en Youtube].

4 comentarios:

Adri dijo...

Despedir a Michael Scott ha sido muy difícil para todos los que hemos llegado a quererle tal y como es, porque con su patetismo tierno nos ha hecho reír tanto...
Yo lloré cada vez que alguna secuencia tenía regusto a despedida, y no sólo en su último episodio.

Pero ya sólo queda pensar que quizá a la serie le venga bien un soplo de aire fresco.

buffymak dijo...

La despedida de Michael ha sido muy dura,además esta temporada nos ha arrancado bastantes lágrimas,se ha ido por la puerta grande ;)

Yorch dijo...

Michael era importantísimo, pero como dice Adri, eso igual le aporta frescura a la serie, de hecho, los capítulos sin él (salvo en los que aparece mi odiado Ferrell) han estado muy bien.

Saludos!

Vanessa dijo...

Cierto es que los capítulos sin él tampoco han estado mal. El resto de la gente de The Office son geniales también, pero yo no siento ya ganas de seguir con la próxima si no va a estar Carell... A lo mejor cuando llegue el momento, y dependiendo de quién sea el sustituto, le doy una oportunidad, pero hoy por hoy... no lo creo.