lunes, 2 de mayo de 2011

Detroit: Rock City!

No os dejéis engañar por el título: este no es un post sobre Kiss. Pero no puedo evitar la asociación de ideas entre la serie Detroit 1-8-7 y esta gran canción, una de mis favoritas de la banda.


Cuando Detroit 1-8-7 se estrenó en otoño, supe de inmediato que me lo iba a tomar con calma. Aunque no suelo planear cuáles veré en maratones y cuáles semana a semana, tuve la corazonada y efectivamente, me lo tomé con calma, viendo uno o dos capítulos de vez en cuando, para terminar con el gran maratón a partir de la mitad de la temporada. El gran acierto.

Policíaca y procedimental. Ambientada en un Detroit gris y agitado. Centrada en el Departamento de Homicidios de la Policía de dicha ciudad. Con crímenes que van de duros a muy duros. En apariencia, poco original. Pero en cambio, muy bien hecha, con personajes de caracteres interesantes y con una banda sonora para quitarse el sombrero. Motown a tope!

Como en la mayoría de series procedimentales, el principal foco de interés suele estar en lo que pasa con la vida privada de sus protagonistas. Y con esto no quiero decir que los casos no sean interesantes, porque todos y cada uno han tenido su tensión y su emoción. Pero no podemos negar que se agradece el factor “serial” y con un personaje excéntrico y misterioso como Lou Fitch (Michael Imperioli) aún más.

A partir de mitad de temporada, la importancia que tiene su familia, su pasado, y la relación con sus compañeros toma fuerza y, si el personaje ya de por sí es atractivo por sus “rarezas” o excentricidades, ahora toca tomarle cariño, empatizar con él y desear que todo le salga perfecto, que sea feliz, que encuentre el amor y que se cargue a todos los malos. Vamos, queremos que sea el héroe.


Pero Imperioli en solitario no es amo y señor de Detroit 1-8-7, ya que sus compañeros de reparto no se quedan atrás en cuanto a buenos diálogos y buenas interpretaciones. Todos y cada uno de los miembros de esta comisaría merecen ser escuchados con atención, porque ya sea en el ámbito de trabajo o en lo personal, todos tienen algo interesante que decir. Y también es muy interesante las relaciones que tienen entre ellos. En ocasiones, me han roto el corazón, en otros momentos, me han hecho reir mucho... Vamos, que las escenas de comisaría de Detroit 1-8-7, tienen un puntito Gran Hermano... un puntito pequeño y relativo, pero que ahí está.

Pero si un personaje al margen de Fitch merece mis elogios y devoción es su hijo: Bobby, interpretado por Vadim Imperioli, es decir, el hijo de Imperioli también en la realidad. No sólo es un calco de su padre físicamente, sino que mira igual y se mueve igual. Si por si esto fuera poco, hacen que adopte rasgos de la personalidad de Fitch, y tics y manías como la de llamar por teléfono a una persona que tiene a centímetros de distancia. Adorable. Y si Detroit 1-8-7 consigue segunda temporada, que yo espero que sí, espero que el chaval siga teniendo presencia, porque padre e hijo forman un dúo no sólo divertido sino la mar de tierno.


Además, la temporada ha tenido invitados estelares entre los que se reconocen varias caras que hemos visto en Sons of Anarchy, como Tommy Flanagan o en The Wire, por ejemplo. Sin ir más lejos, quien fue Omar Little en aquella serie, aparece en un episodio con una historia desgarradora de asesinatos y amor fraternal.

Entonces, ¿otra serie de policías? Pues como dije en el post sobre su piloto, sí, pero con un aliciente: Michael Imperioli. Y ahora que he visto los 18 capítulos que conforman su primera temporada, puedo decir que hay mucho más por lo que merezca la pena darse un garbeo por Detroit, además de por este pequeño gran actor que dio vida a Christopher Moltisanti en Los Soprano y que pese a no ser muy agraciado, tiene una de las miradas más bonitas de la tele.

[Aquí puedes escuchar Detroit Rock City, de Kiss]

3 comentarios:

martinyfelix dijo...

Yo sólo vi los dos primeros por falta de tiempo, pero me gustó mucho Imperioli y los casos me resultaban interesantes. Ya dije que me la guardaría para el verano, que además las series de policías son lo mío.

Yota dijo...

Umm. Es que estoy un poco harto de procimenales o como se diga. Como dice Dean Winchester, hay 1000 series y todas son iguales.

De todas formas me ha llmadado la atención, le daré una oportunidad.

Vanessa dijo...

Martinyfelix: yo siempre me quejo de que hay muchas series de policías y luego acabo picando.

Yota: no hay que ponerse barreras tipo "paso de procedimentales" porque te puedes perder grandes cosas. Hay seriales que también dejan mucho que desear...