martes, 5 de enero de 2010

Wonderfalls: Breve y dos veces buena


ATENCIÓN: EN ESTA ENTRADA ENCONTRARÁS SPOILERS

En el Especial Navidad de The TV Slayers hicimos una sección llamada La Slayer Invisible, que consistía en "regalarnos" un piloto entre nosotras, para después hablar sobre él en el programa. Lorena fue la encargada de hacerme mi regalo y eligió para la ocasión la serie de temporada única, y sólo 13 episodios: Wonderfalls.

La misión era ver sólo el piloto, pero naturalmente, si la serie te gusta, has de seguir. Eso es lo que he hecho yo y durante estas vacaciones me he dedicado, entre otras, a disfrutar de esta curiosa, original y en conjunto maravillosa serie que, ya hace un tiempo, me pasó Missmole.


Jaye Tayler (Caroline Dhavernas) es una dependienta en una tienda de souvenirs en las Cataratas del Niágara, llamada Wonderfalls. Su vida es una vida normal, trabaja como dependienta aunque tiene un título universitario de Filosofía (quizás no lo más útil del mundo), vive en un párking de caravanas, y está rodeada de una familia de clase media alta, en la que todos sus miembros son triunfadores o lo fingen.

Su hermano Aaron (Lee Pace, Pushing Daisies), por ejemplo, dice estudiar Teología, y quizá lo haga, pero lo que parece a simple vista es un vago que quiere vivir del cuento en casa de sus padres. Es una de las personas más cercanas a Jaye, y será el primero en conocer su pequeño secreto. Aunque todos los personajes que aparecen en la serie merecen atención y son extremadamente curiosos, quizás Aaron sea mi favorito, junto a Sharon, la hermana lesbiana, aún en el armario, y abogada exitosa.


Sharon no llegará a descubrir el secreto de Jaye, pero Jaye sí que conocerá la orientación sexual de su hermana y no sólo se encargará de guardárselo, sino que además le encontrará pareja... aunque sea por un breve período de tiempo y totalmente por accidente, como casi todas las cosas que pasan a su alrededor, desde que un día, en la tienda donde trabaja, un león de cera defectuoso empieza a hablar con ella.

A partir de este momento, el león de cera no será el único, y varios objetos inanimados, todos representando a diferentes animales, se comunicarán con Jaye, dándole instrucciones breves y algo confusas; mensajes crípticos, pero con los que serán tan insistentes, que a Jaye no le quedará más remedio que hacer lo que los muñecos le mandan.


Esto da lugar a múltiples situaciones absurdas, muy cómicas y a veces, un poquito tristes. Vemos como una chica que trata por todos los medios de no interactuar demasiado con el resto de la gente, se ve obligada a llevar a cabo acciones que la convierten en algo así como una salvadora encargada de hacer el bien y ayudar a la gente. También hemos visto como se enamora, cómo se relaciona con su familia y con todos la que le rodean.

Y no sólo eso, porque en cada episodio Jaye tiene una misión, siempre precedida de un mensaje, ya fuese por parte de un burrito de felpa, de un busto de mono en la consulta de su psiquiatra, o de un pez en la pared del bar que frecuenta y donde trabaja su mejor amiga: Mahandra. Estas misiones son de lo más variado, y se sabe cómo empiezan pero jamás cómo acaban.


Sería imposible destacar algunos episodios, algunas de estas misiones, y dejar otras fuera, porque todas han sido tremendamente divertidas y curiosas: la historia de los guacamayos en peligro de extinción en el zoo; el niño que compra una esposa rusa por internet; Fat Pat, y Marianne Marie, los vecinos de Jaye que gracias a ella iniciarán un negocio juntos; el atropello de su padre, que indirectamente acabará salvándole la vida; la asistenta de casa de sus padres, inmigrante ilegal que finalmente tras pasar por muchas aventuras, consigue regularizar su situación...

No puedes quedarte sólo con una historia, no puedes descartar ningún episodio porque, aunque parecen historias aisladas, todas tienen relación, todas están basadas en estas revelaciones que diferentes objectos inanimados con cara de animales, le hacen a Jaye. Todas las historias ocurren envueltas en la gran historia de la serie, la de su familia, amigos, y por supuesto Eric, un joven recién casado al que su mujer le es infiel durante su luna de miel y decide quedarse en Niágara, trabajando en The Barrel, con Mahandra.


Tras entablar amistad con Jaye, ambos estarán más o menos dispuestos a llevar su relación al siguiente nivel, aunque encontrarán multitud de obstáculos: el primero, la reticencia de ella y el miedo a comprometerse y hacerle daño a él, y el segundo, la aparición por sorpresa de Heidi (Jewel Staite, Firefly), la esposa de Eric, dispuesta a recuperar a su marido a toda costa.

El componente romántico está muy presente en la serie. Todos los personajes tienen la oportunidad en algún momento de vivir una historia de amor o de dar rienda suelta a la pasión, incluso los padres de Jaye, amigos del cuarto de las lavadoras, o su hermano Aaron y Mahandra, quienes vivirán un idilio precioso y a la vez muy simpático, del que yo me declaro fan desde el primer momento.


Pero la verdadera historia de amor es la de Jaye y Eric, por supuesto. La típica historia de amor de encuentros y desencuentros. La típica historia en la que vemos cómo ella no se da cuenta de lo enamorada que estaba de él hasta que le pierde... o está a punto de perderle. Una historia de amor muy bonita, aunque nada empalagosa.

En resumen, una serie estupenda que recomiendo a todo el mundo. Aunque me ha parecido una serie con un aire bastante femenino, ya que fundamentalmente se basa en cómo se siente Jaye, lo que quiere ser, lo que no quiere ser, etc., creo que puede gustar a todos. Además, sólo tiene 13 episodios (lamentablemente) y puede servir perfectamente como serie para disfrutar durante un fin de semana o unas vacaciones cortas.

9 comentarios:

Harmony dijo...

Es una serie maravillosa, yo la disfruté muchísimo, y es una de las que siempre pongo en mis top 10 y en mis recomendaciones, porque es una serie que muy poquita gente a visto.
Me alegro que te haya gustado ^^

Adri dijo...

Que bien que la hayas disfrutado tanto! :) wonderfalls es una pequeña joyita que, como bien dices, se disfruta en unos diitas y luego se te queda ahí grabada por su encanto para siempre ;)

Marina Gallastegui Mozos dijo...

a mí también me encantó y no me duró un suspiro, por cierto estoy con la de Misfits. Rara pero guay.

Sunne dijo...

¿Conoces veronica mars? es que tb es una chica con un carácter bastante personal :)

Van Hessa dijo...

Sunne: Sí, me ha regalado Carlos el pack estas Navidades :)

Pigonna dijo...

Me habéis picado la curiosidad, aprovechando que son poquitos capítulos creo que le voy a dar una oportunidad cuando acabe con la que estoy en pleno maratón :)

Noa dijo...

Vale, ya estamos con otra.
No te leo, pero te leeré. En breve la veo... Muuy brevísimamente ;)

Lucía dijo...

Realmente es un poco sensiblera, pero es tan divertida ... y se hace tan cortita!!!

Yo me pasé el último capítulo sufriendo porque no sabía si tendría un final cerrado o me quedaría con dos palmos de narices,jeje.

Me alegro de que te haya gustado!!

Rebeca Sánchez dijo...

a mi me encantó, la vi hace poco y fue empezar y no poder parar... original, divertida y la prota me encanta, además sale lee pace que desde pushing daisies me tiene enamorada. Los animalicos parlantes son un puntazo