miércoles, 30 de diciembre de 2009

Accidentally on Purpose: El gusto por lo simple


Creo que si un adjetivo define a Accidentally on Purpose es ese: simple. Pero en este caso, no me parece algo negativo. Sentarse durante 20 minutos para reirse un rato con esta comedia romántica me parece incluso saludable.

Intento dejar a un lado los prejuicios, e intento no decir cosas como "yo no soy de comedias" porque tras resbalones de impresión como los que me dí con The Shield o con Buffy, teniéndome que tragar mis propias palabras, tuve suficiente. Creo que es mejor ver algo sin demasiadas expectativas y con cero prejuicios y si gusta, gusta y si no, pues no.

Y en contra de lo que yo creía y esperaba, Accidentally on Purpose me gusta mucho. No ha flojeado como está flojeando White Collar, ni tampoco ha mejorado escandalosamente, sino que sigue en su línea de serie súper light que me hace pasar un buen rato.

Jenna Elfman me tiene cautivada con su papel de Billie, y Jon Foster, en su papel de Zack hace un buen trabajo aunque no mata y en un principio yo no le veía ni el atractivo. Supongo que con el paso de los capítulos una se acostumbra a su cara, hay que reconocer que la barbita no le sienta mal y si encima nos lo ponen en cada episodio un ratito sin camiseta... ¡pues oye: mejor que mejor!

Pero, aunque los dos personajes principales me hacen pasar muy buenos momentos, muchas más risas me provocan algunos de los que les acompañan, sobretodo la hermana de Billie, Abby (Lennon Parham) y el amigo de Zack: Davis (Nicolas Wright), con los que el disparate está garantizado. El papel de Grant Show en la serie, como el jefe y ex de Billie: James, no se queda atrás y quizás quien menos me gusta es la amiga escocesa de la protagonista, Olivia, quien me parece un poquito exagerada.

¡¿Y qué decir del marido de Abby, Nick?! En la sombra, aparece poco... pero cuando aparece, es brutal. Como se suele decir: cada vez que habla, sube el pan. Y en el episodio previo a las vacaciones de Navidad, It Happened One Christmas, en el que el romanticismo se desató y provocó muchos "ooooooooh" tanto en el salón de mi casa (y eso que la veo sola) como en la twittesfera, Nick supo ponerle la nota cómica e incluso llegó a ser desternillante, con sus rarezas y con el "maltrato light" que sufre por parte de los padres de Abby y Billie.

En definitiva, una serie que me hace pasar unos ratos muy buenos, me hace reir mucho, es más simple que el mecanismo de un lápiz, y que por eso mismo, merecía una entrada en este blog para ella solita. Espero que a la vuelta del parón siga divirtiéndome mucho y que no decaiga la fiesta pese al giro en los acontecimientos que pudimos ver en el último capítulo.

9 comentarios:

Eldemo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Es una serie simple a más no poder, pero estoy echando de menos más capítulos en estas fechas, sobre todo tras el final del capítulo navideño (qué bonito! :))
El mejor para mí, sin duda, Davis, es un crack. Y los demás es que son todos muy buenos.
Qué razón tienes con Nick, sale poco pero es buenísimo. Qué pena me dio con los padres de Billie xD

Noa dijo...

Me gusta, me entretiene, me hace reír, vamos, tiene casi todo lo que le pido a una comedia, sin más.
Me gusta que hayas escrito sobre ella ;)

satrian dijo...

Yo empecé a verla por curiosidad, y acabe enganchado, las razones ni puñetera idea, pero si no la veo todas las semanas me falta algo, porque siempre me hace reir.

Sunne dijo...

Vi 3 capitulos y era soporiferos debo de tener un sentido del humor hipermegadesarrollado que no me deja paladear tan exquisita comedia (notese que no me gusta, nada, nada , ndada.jeje)

Antara Adachi dijo...

Fíjate que yo la había dejado porque hubo un capítulo en que quería estrangular a Davis y como ya estoy de idiotas hasta las orejas en mi vida real, no había razón para aguantarlos en la ficción. Pero resultó que como que estaba en mis días, porque antes de ayer leí en un blog que los últimos tres episodios estaban bien y los vi de seguido. Sigue divirtiéndome igual y ese final de media temporada es tierno. Simple, eso sí, pero adorable es esta serie, sobre todo por Billie. Y parece que hicieron caso a los espectadores, que decían que ella debía hablar más de su trabajo. Genial esa perspectiva de una crítica de cine a la antigua, en contraposición con un blogger.

Endles-story dijo...

Tienes un premio en nuestro blog ^^.

Un telespectador más dijo...

Yo tambien la disfruto muchísimo, y eso que es muy siempre pero tiene puntos muy cómicos. A mi me encanta sobretodo Olivia, en el capitulo que fingía estar embarazada me partí.

Ya tengo ganas de ver más capis, sobretodo después de ver el final del ultimo, que ganitas de ver que pasa! oohhhhh!!!!

Saludos!

Adri dijo...

dí que sí, que no todo pueden ser gafapastimos y dramones complicados. Hay que ver comedias que te alegren un poco la cena, fáciles de ver y, además, con elemento palotero a ser posible (que este es el caso).

Me uno a tí, Vanessa ;)

missmole dijo...

Esta la tengo apuntada desde tu primer comentario favorable, pero esperaré a verla cuando acaben la primera temporada que estos episodios cortitos se me hacen muy escasos de uno en uno,jeje.

Sólo sigo al día TBBT y porque sin mi ración de Sheldon no puedo pasar...