jueves, 8 de septiembre de 2011

Verano de 2011: MÚSICA


Lo más importante me lo he dejado para el final. Este ha sido un verano protagonizado fundamentalmente por tres bandas. Estas tres bandas han sonado incesantemente en casa, en el coche, en mis auriculares... incluso para el coche de alquiler que pillamos en Mallorca sólo nos llevamos CDs de estos tres grupos. Cuando no se tiene "canción del verano", suele tenerse "grupos del verano".

Los tres conviven en una lista de reproducción en mi mp3 llamada "Niños" (risas), básicamente porque tienen en común que no son puretas. Hablo de BVB, BMFV y A7X (que estos últimos ya son fijos y están en nómina hace tiempo). Si no has entendido nada, es que tienes más de 30 o es que no te interesa el asunto. O ambas cosas.




BFMV = Bullet For My Valentine


A7X = Avenged Sevenfold



Pero además de dedicar este post a los más reproducidos del verano, quiero escribir aquí sobre la música en directo, que al fin y al cabo, es el objetivo de todo fan: ver a sus artistas en vivo, que para eso hemos venido. Han sido pocos, pero a todo no se puede llegar...

JUNIO

Dos shows pequeños y uno grande. El primero, decepcionante: hablo de The Damned Things. El sonido de Razzmatazz 2 esa tarde fue pésimo, no sé qué dirán los entendidos, pero peor de lo habitual. La ausencia de Scott Ian fue como un jarro de agua fría para los allí congregados. Aunque confiábamos en que esas canciones tan chulas salvarían el bolo, yo por mi parte me quedé bastante igual.

Recuerdo especial: Ninguno.

Sería quizá porque mi cabeza ya estaba en la Sala Bikini bailando al ritmo de Buckcherry. Si a The Damned Things los vi el día 14, el jueves 16 era el GRAN DÍA. Lo conté en Apartamento666, para quien guste. Echando la vista atrás, pondría este concierto de Buckcherry entre los tres mejores de este verano, junto a Slash y a Iron Maiden en el Sonisphere.



Recuerdo especial: A montones. No sólo por la cantidad de conocidos con los que coincidimos y el ambiente festivo en general, sino por bailar y desgañitarme cantando con los temas de una de mis bandas favoritas a la que sólo he podido ver dos veces en directo y la primera de ellas en un show muy cortito dentro del Festival Kobetasonik en 2009. También me hizo especial gracia escuchar la canción Everything en vivo, una de mis preferidas.

Y para cerrar el mes, fuimos el 24 de junio para Madrid para ver a los anteriormente mencionados Avenged Sevenfold (lo contamos aquí a cuatro manos Dani y yo). Siempre tendemos a comparar, y a mi las comparaciones me despistan. Cuando salí de allí, salí pensando que me había gustado más el de Madrid que el que vi en octubre en Barcelona, por la duración, y por el espectáculo. Pero ahora que ha pasado más tiempo, me doy cuenta de que en lo personal guardo mucho mejor recuerdo del de Barcelona. A saber: más cerca del escenario, en pista, mejor sonido y el factor "primera vez". Como no tengo por qué elegir, me quedo con los dos. Me los perdí en aquel fatídico Metalway de 2008 y ya les tenía ganas, así que me doy por satisfecha por haber visto a la banda dos veces en menos de un año.


Recuerdo especial: A Little Piece of Heaven. No la tocaron en Barcelona y me encantó escucharla en directo.

JULIO

El fin de semana del 15 de julio tuvo lugar el Festival Sonisphere en Getafe, Madrid. Aquí tenéis la crónica del primer día, y aquí la del segundo. Yo no vi todas las bandas, ya que fui "a tiro hecho". Mis principales atracciones eran Slash, The Darkness, y Iron Maiden. Vi alguno que otro, pero sin la misma intención, atención, ni devoción.


Recuerdo especial: cuando Slash tocó Civil War. Me emocioné cuando escuché las primeras notas. No lo pude remediar y se me caían los lagrimones a lo loco. Ostras, qué vergüenza. Y lo bien que me lo pasé, con varias cervecitas de más, en el show de Iron Maiden. Ver a Iron Maiden en directo siempre te recuerda por qué amas el Heavy Metal.

Y contra todo pronóstico, el 27 de julio me planté en el Estadi Olímpic a ver a Bon Jovi, a los que no sigo la pista desde hace muchos años ya. Pero sabía que iban a ofrecer un buen montón de clásicos, y además, me salió gratis. Así que para allá que fui y no me arrepiento, aunque critiqué lo incriticable y les maldecí en algún que otro momento, como cuando Jon Bon Jovi se puso a cantar Bed of Roses en castellano, que a mi me pareció la garrulada padre.

Recuerdo especial: el inicio de You Give Love a Bad Name que fue como si me explotase el corazón; el torrente de recuerdos que me asaltaban con muchísimos de esos clásicos, y la sonrisa que se te dibuja en la cara inevitablemente cada vez que ves a Jon Bon Jovi y a Richie Sambora compartir micro.


No ha sido un mal verano. Podría haber sido el verano del Graspop. Nos faltó el canto de un duro. Pero al final no lo fue. En cuanto a calidad, a diversión y a sentimientos de los buenos, ¡no ha estado nada mal!

2 comentarios:

gorka dijo...

Vas fuerte!

BVB? Seriously? He escuchado poco, pero no les trago :S
En el grupo que denominas "niños" podrías incluir Black Tide. Creo que ya te los recomendé. Este verano tuve la oportunidad de verles en The Viper Room y en directo fueron cremita.

Vanessa dijo...

Sí, sí, seriously. Me encanta el disco.
Tienes razón, recuerdo que me recomendaste Black Tide, pero se me fue por completo. Lo haré.
(Atención a la vacilada "tuve la oportunidad de verles en The Viper Room..." jajajajajajaja! Qué suerte).