lunes, 15 de noviembre de 2010

Married to Rock: Mi Reality (El Estreno)

Dice Valentina que hay por lo menos un reality para cada tipo de persona. Y tiene toda la razón. Yo tengo los míos: tras The Osbournes y Tommy Lee Goes to School, ambos de hace unos años, llega a mi esta joya que es Married to Rock, de E!Online.



¿Habéis fantaseado alguna vez con mantener una relación (romántica/erótica/sentimental) con una estrella del Rock? Pues en este reality vemos cómo cuatro señoras o señoritas muy llamativas comparten su día a día con cuatro músicos de renombre de "La Escena". Como no podía ser de otra manera, la base de operaciones es Los Ángeles, Meca del Rock y ciudad de residencia de estas parejas.

Este mundo maravilloso de casas de ensueño, ropas fabulosas, viajes, curvas exhuberantes, melenas excesivas, y riffs de guitarra, se traslada al salón de mi casa durante 20 y pocos minutos por capítulo, a partir de ahora y quién sabe hasta cuándo. ¿Un Reality? ¡¡Un Fantasy!!

Antes de ver el episodio ya era fan. Después de verlo, me hice "talifán", y en mi cabeza ya me he hecho una lista de otros candidatos para hipotéticas futuras temporadas, que NECESITO ver. Tengo, no obstante, el presentimiento de que el programa no va a triunfar, y pienso apuntarme a toda campaña y club de fans que se precie para darle vida. ¡He dicho!

Fue a través de la cuenta de Twitter del bajista de Guns N' Roses (y Velvet Revolver, y Loaded), Duff McKagan, que me enteré de la existencia de este programa. Su mujer, Susan, es una de las participantes. Cuando eres fan de un grupo y sigues su música, las biografías de sus miembros, las entrevistas, etc., crees que les conoces. Te haces una idea preconcebida de sus personalidades, tomando como referencia esos pequeños detalles que ellos quieren que sepas.

Tras haber sido quizá el miembro más "guarreras", el punki de los Guns, McKagan se ha convertido, a mis ojos, en un señor respetable, atlético, incluso atractivo a sus 46 años. Un señor serio que una cree que no va a prodigarse por esos mundos televisivos por mucho que su esposa sea una de las protagonistas. Pero una cosa es que no lo esperes y otra cosa es que no lo desees.

Lo confieso, adoro el faranduleo. Y cuando, a los pocos minutos de haber empezado el episodio, el señor McKagan hizo su aparición y sus comentarios, semi tumbado en la cama de su dormitorio, el cielo se abrió y entre las nubes aparecieron ángeles con guitarras eléctricas tocando los primeros acordes del Welcome to the Jungle.

Eso, bajo mi punto de vista. Mi novio, por el contrario, se indignó y se marchó un poco cabreado del salón: "No quiero ver nada más". Y eso que no llegó a escuchar la anécdota que explica Mr. McKagan sobre la vez que llevó a sus hijas a un concierto de Justin Bieber (¡¡qué no hacen estos padres por sus niñas...!!).

Susan Holmes-McKagan es una bellísima mujer, que dice tenerlo todo en la vida y que en este reality estaría en el bando de las discretitas. La bio de Susan nos cuenta que a mediados de los 90 era una de las 10 modelos mejor pagadas del mundo y ganó millones de dólares durante ese período. En 1997 lanzó su propia línea de ropa de baño y desde entonces, el negocio le ha funcionado fantásticamente bien. Esta ex-modelo y empresaria está casada con Duff McKagan desde 1999 y tienen dos hijas, Grace y Mae.

Otra que en apariencia no está loca es AJ Celi, novia de Billy Duffy, guitarrista de The Cult, con quien lleva tres años. De apariencia tranquila y sin mucho protagonismo en el primer programa, parece ser que tendrá muchísima presencia en el segundo, a juzgar por el avance que hemos podido ver al final.

AJ tiene 30 años y es licenciada en Comunicación. Procedente de New York, pronto se hizo un nombre como relaciones públicas y organizadora de eventos en prestigiosos clubs de los Hamptons. Actualmente trabaja en el Nightclub Playhouse de Hollywood como directora VIP.

AJ Celi además es aficionada a Twitter. De hecho, creo que todas lo son. Naturalmente que ya sigo a las cuatro, y cuál no fue mi sorpresa al recibir un Reply de esta integrante del programa, así como un Retweet días más tarde. Una anécdota que a mi me hizo especial gracia.

La más "graciosa" de las cuatro participantes es Josie Stevens. Lo primero que vemos de ella es cómo se mete en una maleta porque quiere irse de gira con su esposo. La palabra que mejor la define es "Excesiva".

Las escenas en las que ella pasea por el aeropuerto con su look súper explosivo y todo el mundo se la queda mirando y le hacen incluso fotos, es prueba de que estamos ante alguien a quien le gusta dejarse ver. Es tan excéntrica que lleva unos postizos en las uñas de Hello Kitty que le impiden teclear o tocar nada cómodamente, y de quien a juzgar por la decoración en su casa y en ella misma, es muy fan.

Josie está casada con el guitarrista Stevie Stevens. Es la clásica rubia exhuberante de pechos enormes que asociamos con el Hard Rock angelino. Una rubia platino de melena increíble y preciosos ojos azules que ha sido portada de varias revistas, incluída Playboy. Ha sido también modelo de vídeo juegos, tiene su propia línea de ropa y es estilista.

Divertida, alegre y muy sexual, no tiene reparos en mostrarnos cómo se prepara para tener sexo a través de vídeo conferencia con su marido. En el primer programa, lanza dos titulares: "Soy más lista de lo que parezco" y "en la carretera, si no te ocupas tú de mantener a tu marido contento, otra lo hará". Se muestra preocupada por las groupies y por lo que su esposo haga mientras esté de gira. ¡Promete!

Pero en este primer episodio, además de presentarnos a las cuatro "señoras del Rock", hemos tenido una clara protagonista, que aunque parezca mentira, no es Josie. Etty Farrell, nacida en Hong Kong, bailarina profesional y esposa de Perry Farrell, de Jane's Addiction, podría tener "Hiperactiva" como segundo nombre. Madre de dos hijos, trabaja como coreógrafa, es coordinadora de los bailarines que acompañan al espectáculo de su marido y además, le ayuda en la organización del Festival Lollapalooza.

Pero esto no es todo: Etty va a debutar como cantante solista y lo va a hacer en directo frente a miles de personas en este reputado festival. Entonces, sus tres amigas: Josie, AJ y Susan, se desplazarán para darle apoyo moral y aplausos entusiastas durante una actuación breve, mediocre y no destacable en el aspecto musical. La actuación es lo de menos, porque lo realmente importante es un hecho que tiene lugar en la noche previa y las consecuencias posteriores...

Perry Farrell, su esposa y sus amigas, acompañados de otros amigos y conocidos, salen a un Club a tomar algo, donde el marido de nuestra protagonista es el DJ. Etty se ve pronto acosada por un amigo de su marido, quien no tiene ningún reparo en meterle mano y besarla ante las cámaras, y decirle cuánto se siente atraído por ella.

Todo esto ocurre cuando sus amigas ya han abandonado la fiesta, y al día siguiente veremos cómo Etty se lo confiesa a Susan. Primera alianza: Etty-Susan. Me gusta. Me gusta porque Etty es excéntrica y bohemia, y Susan me parece una dulce y seria maravilla a la que el papel de confidente le va que ni pintado.

Pero la reacción más espectacular ante el presunto acoso sexual al que Etty se ve sometida es la de su marido. Perry Farrell cree que su esposa actúa de manera extraña.

¡Joder, qué frase...! ¡Qué grande es Married to Rock! Perdón, sigo...

Perry Farrell sabe que algo no marcha bien y finalmente Etty le confiesa, con algo de miedo, lo que ha ocurrido con su amigo en el club nocturno. Él en un principio parece bastante descolocado, aunque si lo conoces, sabrás que tantos años de excesos pasan factura, y sus reacciones no son todo lo rápidas que desearíamos.

Finalmente, reacciona y le dice a su esposa que entiende a la perfección que es una mujer muy atractiva y que otros hombres quieran violarla. Entiende perfectamente a su amigo, al que defiende y dice: "si mi amigo quiere un poco de amor, dáselo... si quieres a Rob, ten a Rob, pero mantén la boca cerrada". Él se preocupa de que el beso no fuese con lengua (ok, no lo fue, pues adelante).

La cara de espanto de Etty nos dice que ni ella misma sabe si su marido habla en broma o en serio. Yo apuesto por lo segundo, y me alegro de que la bella y dulce Etty se haya librado de su carga y de su preocupación, confiándole a Andrés Pajares... perdón... a Perry Farrell lo que le ocurrió con su amigo. Además, se lleva como premio el saber que si, en futuras ocasiones, le ocurre algo similar con un señor que le resulte más interesante... puede darle, sin miedo, un poquito de amor.

Como episodio de presentación me ha parecido simplemente sensacional. Ya sabemos quién es quién y podemos hacernos una idea de por dónde irán los tiros. Y aunque creo que es muy pronto para hacerse con una favorita, confieso que siento debilidad por Josie por lo divertida y excesiva, y también por Susan McKagan, por ser la esposa de un ex-miembro de Guns N'Roses, por alta, por guapa y por el rollito "cool" que transmite.

Estoy deseando que llegue el segundo episodio. Y aunque evangelizo todo lo que puedo, soy consciente de que el tipo de programa, la temática y la ausencia de subtítulos, echará a muchos para atrás. Yo me lo paso realmente bien con Married to Rock. Así que espero por lo menos que os alegréis por mi felicidad.

Pero, ¿cómo, cuándo y dónde puedes ver Married to Rock?: Twitter es la mejor manera de seguir este reality y de enterarse cuándo puede verse, sus emisiones bailan mucho y no siguen una pauta. Además, el primer episodio presuntamente se emitía el 21 de noviembre, pero dos semanas antes ya estaba disponible. Todo muy caótico, como el show en sí.

5 comentarios:

Valentina dijo...

¡Cuánta pasión! Me encanta. Fantasy, talifán, cuánto derroche de ingenio. Me alegro por tu felicidad, pero también voy a verlo en cuanto tenga un rato, y te preguntaré cosillas si tengo dudas filosófico musicales.

Y sí, creo firmemente que hay por lo menos un reality para cada uno de nosotros. Sé que da pereza ponerse con ellos porque la idea que tenemos aquí de ese tipo de programas está distorsionada, los británicos y los americanos son los maestros del montaje, el ritmo y el tempo.

Espero que no te lo cancelen y que se cumplan tus deseos y pronósticos sobre futuras temporadas. También espero seguir leyendo tu crónica de los próximos episodios ;)

soyuncalamar dijo...

¡Bajado! No lo hubiera visto por iniciativa propia, pero después de leer todo lo que has escrito... no tenía alternativa!

Supongo que me enteraré de cada capítulo gracias a ti, no me voy a poner a buscarlos que es mucho pateo jaja

Ya que estamos me pongo a verlo ahora :P

Antò dijo...

Puff...espero que Valentina tenga razón y hay un reality para cada uno. Yo sinceramente todos los que conozco me echan pa'trás (bueno The Osbournes tenía su gracia, pero es que yo soy un poco/mucho mitómano y Ozzy es mi ser humano favorito). El caso es que este programilla (que aún no he visto) no será tipo "Mujeres ricas" ése de la Sexta???? MMM....no sé. En principio diría que no me interesa, y haría como tu novio. Peeeeeeeeeeeeero, toda la parafernalia rockera me gusta, y aunque sólo sea por eso, y por ver al bueno de Duff en tan buen estado de forma ya merece la pena.
P.D. Perry Pajares...qué grande.
P.D. (2) Ah, pero el bueno de Stevie Stevens sigue vivo???

Pamkiller dijo...

Buah! Qué rabia que no esté aún subtitulado porque se que si me lo bajo asi tal cual, no me voy a enterar de ná y este programa promete! Espero que algún alma caritativa se marque unos subtitulos! :)

Por cierto, la primera vez que paso por aqui y me han encantado tus dos blogs!

Saludetes!

Vanessa dijo...

Valentina, estoy que me desvivo por tener en mi poder el segundo episodio y no lo consigo. Es un rollo que no haya subtítulos, porque podría llegar a más gente. Hay muchos fans del rock que disfrutarían (o blasfemarían) con este reality. Si te animas a verlo, ya comentaremos, será divertido.

Calamarcito, estoy esperando que me cuentes cosas. Supongo que has estado distraído viendo DVDs de Avenged Sevenfold, como la Fan Loca que eres. Así que te perdono.

Antò, yo tampoco soy amiga de realities, pero no podía resistirme ante tanta magnificencia rubia exhuberante y tanta rockstar tumbada en su cama de matrimonio. ¡La carne es débil, amigo! Tiene un punto de Mujeres Ricas, puede que sí. Pero ellas en lugar de quedar para montar a caballo, quedan para irse de cachondeo al Lollapalooza o a comprarse ropa en un sexshop. Yo como mujer heterosexual (qué fino me ha quedado esto) disfruto viendo los preciosos cuerpos trabajados y manufacturados a la perfección de las protas de Married to Rock, supongo que vosotros tendréis ahí otro gran aliciente. ¡Y sin moriros de envidia, todo son ventajas!
P.D. Steve Stevens sigue vivo y tan feo como siempre.

Pamkiller, ojalá alguna alma caritativa lo subtitule. No creas, yo también me pierdo cosillas al no estar subtitulado, pero me voy defendiendo. Realmente, no es difícil, puedes probar. Bienvenida/o al blog y espero verte por aquí a menudo, comentando y tal.