jueves, 20 de agosto de 2009

Mi Gran Semana Griega

Es muy difícil sintetizar en un post lo que han dado de sí estas vacaciones en Grecia, y más si tenemos en cuenta que después de este viaje, salimos hacia Palma de Mallorca casi sin tomar aire. Los recuerdos se amontonan, las sensaciones por explicar se agolpan. Todo merece ser narrado con todo detalle... pero eso es imposible... o demasiado entretenido y trabajoso, mejor dicho.

El día 5 de agosto llegamos a Atenas. El plan de viaje era: dos días en Atenas, tres de crucero por las Islas Griegas y de nuevo dos días más en Atenas. Los dos primeros días dieron bastante de sí. Lo más destacable, por supuesto, fue la visita a la Acrópolis. A veces cuesta escribir sobre sentimientos muy intensos, y esta es una de estas ocasiones... Nada más llegar al hotel, desde la planta número 12, donde había una excelente piscina y terraza, pudimos contemplar una maravillosa vista de la Acrópolis que me dejó sin aliento.



Creo que por el momento es lo más espectacular que he visto, y los que me conozcan un poco, ya sabrán por qué y lo entenderán a la perfección. Creo que son las mejores vacaciones que he tenido nunca. El año pasado en Nueva York aluciné, y en otros lugares lo he pasado muy bien, me he divertido, me he relajado... pero en estas vacaciones la emoción, la alegría, la gran carga significativa de todo lo que estaba pasando ante mis ojos, no se puede comparar a nada, de momento. ¿La Estatua de la Libertad, el Empire State? No los siento tan parte de mí, no me dicen ni la mitad que las impresionantes columnas del Partenón, o que un peine de marfil del 1200 a.C. en la vitrina del Museo Arqueológico Nacional de Atenas.





La visita a la Acrópolis, al Ágora, al Nuevo Museo de la Acrópolis; el Templo de Hefesto, el Teatro de Dionisio, el Pórtico de las Cariátides (las auténticas están dentro del Nuevo Museo de la Acrópolis, excepto una, que está en el British Museum de Londres). Todo esto nos ocupó gran parte del día 6 de agosto. En la Acrópolis estábamos ya antes de las 8 de la mañana, para evitar las horas de más calor. Porque en Atenas hace calor, pero no mucha más que en Barcelona. Que no veas qué exageradas son algunas personas con esto del calor. ¡¡Que estamos en el mes de agosto, jolín!! Pero precisamente por eso pedimos hotel con piscina. Gran acierto.

También visitamos diferentes zonas de la ciudad, como las típicas Plaza Monastiraki y Syntagma, el barrio de Plaka... Donde tuvo lugar uno de esos momentos que hacen un poco más divertidas y especiales unas vacaciones como estas: en una tienda de souvenirs nos equipamos como guerreros de la Atenas arcaica. Y lo que nos llegamos a reir. Una cena fantástica en el barrio de Plaka y a dormir, que había que prepararse para el crucero.



En cuanto a la cena: esta cena en el restaurante Estia del barrio de Plaka fue una de las pocas comidas buenas que tuve en Atenas. En el barco comí bien, pero en Atenas no. Me parecen bastante sucios por norma general, amén de muy estúpidos y borde. Pero esto es tema a parte que no tiene que ver con la comida. En cuanto al crucero, debería dedicar un post a parte y esto haré. Diré que nos ocupó del 7 al 10 de agosto y que lo pasamos estupendamente, y que vimos sitios preciosos.

De vuelta a Atenas el día 10 de agosto nos esperaba una experiencia que ha contribuido a hacer especial este viaje, junto con los disfraces anteriormente comentados y otras cosas: el concierto de Faith No More. El emplazamiento era impresionante: el Vrahon Theatre, una especie de escenario con gradas cutronas al estilo fiesta de pueblo, pero albergando a uno de los grupos más importantes de la escena rock de los 90, que ahora se han reunido para una gira de festivales que les ha llevado a ser cabezas de cartel en el Download Festival de Inglaterra ante 80.000 personas. El contraste entre esta idea y el verlos en semejante escenario y ambiente, ante unas 3.000-4.000 personas, fue alucinante y un privilegio.



Antes de este concierto queríamos ir al Museo Arqueológico Nacional, uno de los platos fuertes del viaje para mí. Pero abrían más tarde de lo esperado y lo cambiamos por la visita al Templo del Zeus Olímpico, unas ruinas muy impresionantes y no tan concurridas como la Acrópolis, sorprendentemente. Quizás no estén tan publicitadas, pero son muy importantes también, amén del Arco de Adriano, que en su tiempo separaba la ciudad ateniense de la nueva ciudad romana.





El día antes de marchar, el día 11, pudimos visitar el maravilloso Museo Arqueológico Nacional, donde se acumulan las maravillas, las antigüedades con más de 3000 años, objetos cotidianos de hace miles de años, así como estatuas impactantes, como la de Zeus que os enseño a continuación. Es de justicia decir que no se sabe si es Zeus o Poseidón, pero yo apuesto por Zeus, ya que me imagino que con la mano de ese brazo flexionado sujetaba su rayo, con gesto amenazador. Además, ¿qué pinta Poseidón fuera del agua? Os invito a compartir la opinión de que es Zeus, el Rey del Olimpo. Un bronce precioso.





Y sin poder evitarlo, me ha quedado un post muy largo. Menos mal que no he entrado mucho en detalles y que he dejado el crucero para más adelante, además de algunas aventuras basadas en aviones y aeropuertos, dignas de ser narradas. Pero espero que con este post os hayáis podido hacer una idea aproximada de lo especiales y espectaculares que han sido estas vacaciones, y de lo que aluciné con todas esas cosas tremendamente interesantes leídas y vistas, estudiadas y repasadas en libros una y otra vez, y que pude por fin contemplar in situ, maravillada y emocionada.

13 comentarios:

satrian dijo...

Lo primero que hace la gente, que calor hace en Grecia.
Con toda la historia de Europa que hay en ese pais como no la vas a sentir más cercana que Nueva York.
Me alegro que te lo pasaras bien.

Adri dijo...

Vacacionacas tú, envidiaca yo ;)

La verdad es que tengo muchas ganas de visitar Atenas... y tu parece que lo has vivido al máximo! Es un gustazo cuando pasa eso ;)

starfighter dijo...

Normal que te haya encantado, es que es de esos sitios donde se palpa la Historia. Qué recuerdos la estatua de bronce (de la carrera). Y que envidia malsana me está entrando, jajaja.

Ruth dijo...

Un viaje así es uno de mis sueños. La arqueología y la historia antigua me chiflan. Se me ponen los pelos como escarpias. Si alguna vez consigo ir te pediré consejo. Por lo pronto, me apunto la idea del hotel con piscina ;) .

ALX dijo...

Veo que te lo has pasado bien. A mi Grecia (bueno, lo poco que vi) me decepcionó bastante. Apenas hay cuatro rocas en pie y Atenas me pareció feísima. Egipto por ejemplo, es muchísimo más impresionante, ya que tiene muchísimas cosas más en pie.

Joana dijo...

Una magnífica descripció!!
Estàs molt guapa.
Ptonets

Yota dijo...

Me alegro que lo pasases bien, Grecia es un país maravilloso.

missmole dijo...

Se nota que has disfrutado de lo lindo!!

Noa dijo...

¡Que no te había leído! ¡Con lo que me gusta a mi el yogur griego! :P
Que vacaciones más chulas, me alegro tela que hayas disfrutado tanto. He llorado tela también por tu ausencia... pero lo he ido superando, jajajaja.
Un besazooo! Güelcom!!!!!

\m/ \m/

Montse dijo...

Muy bonitas las fotos se ve que disfrutasteis a tope y viniste encantadísima !! me alegro mucho ;-) por cierto debió ser la pera ver a Faith No More en tan espectacular sitio !!

Deprisa dijo...

Envidia sana

Marina Gallastegui Mozos dijo...

HOLA!
El viernes vuelvo para Barcelona ya. que gran viaje ya me contaras más cosas. MUAK,

Gacela dijo...

Ey, yo también he estado en Atenas (y alrededores) estas últimas vacaciones y leer este post tuyo ha sido un recordatorio genial... aunque a mí me faltó la parte de vestirme de guerrera, jeje.