martes, 22 de mayo de 2012

Northumbria, El Último Reino (Bernard Cornwell)


Gracias a este primer volumen de la saga ‘Sajones, Vikingos y Normandos’ me he reconciliado con Bernard Cornwell, y me alegra mucho poder decirlo. Cuando leí Azincourt me quedé tan decepcionada que no me animaba a seguir con nada más de este prolífico escritor de novela histórica. Pero Carlos, un contacto de Twitter que además colabora en Hislibris, me recomendó atreverme con la saga y le hice caso.

Además, imaginad: si me gustaba Northumbria, tenía después por delante cuatro o cinco novelas más en la misma línea. ¿Y cómo no me iba a gustar… llevando por nombre ‘Sajones, Vikingos y Normandos’?

Northumbria tiene como punto de partida la Britania del siglo VIII. Aquella Britania formada por diversos reinos, todavía no unificada y destino favorito de varios pueblos invasores, en concreto de sajones y daneses (vikingos), ya que los normandos aún tardarían un tiempo en llegar.

La historia se narra a través de un niño originario de Northumbria de nombre Uthred. Su noble linaje nos permite conocer a través de sus ojos y de sus experiencias a más de un personaje histórico ‘real’ (es decir, de la realeza, pero también 'documentado'), y además, como ya es habitual, descubrir los detalles de cómo se vivía y de cómo se luchaba en esta época. 

Uthred crece y se convierte en un hombre joven y en un guerrero valiente y astuto, siguiendo un camino lleno de aventuras y de conocimiento. Un conocimiento que en principio no encontrará en los libros, sino en su relación con los invasores, al verse atrapado en el choque de culturas que se producen en su tiempo y en su tierra. No puedo explicar mucho más de la trama porque cualquier cosa que diga hará que desluzcan sorpresas y emociones.

Northumbria (e intuyo que, por extensión, toda la saga) tiene lo que le falta a Azincourt: un personaje protagonista por el que sentir simpatía e incluso admiración. Para los que leyeron la trilogía Crónicas del Señor de la Guerra, es decir, las tres novelas de Cornwell sobre el Rey Arturo, esta es una magnífica continuación, y para los que quieran adentrarse en la obra del autor, es también una perfecta manera de comenzar. El rigor histórico, pero nunca aburrido, y las aventuras y emociones fuertes son una combinación ambiciosa que Bernard Cornwell vuelve a ejecutar a la perfección.

Y si después de Northumbria tenéis a mano La formación de Inglaterra, de Isaac Asimov, os sentará bien una re-lectura (o primera lectura).

4 comentarios:

Adriana Izquierdo dijo...

Derecha a to-read en goodreads :D Y para el caso, me voy a repasar todos tus post literarios. Va a echar humo la columna del "to-read" :P

Vanessa dijo...

¡Gracias, Adri! Espero que encuentres algo que te interese. Yo estoy en Anobii, falla más que una escopeta de feria, pero es que Gooreads no me gusta nada...

Adriana Izquierdo dijo...

¿Y eso? ¿cómo es que no te gusta? Yo estuve un tiempo en anobii pero Goodreads me parece más agradable de diseño, me gusta la forma que tiene de enseñarme lo que leen y comentan mis contactos, me gusta la app del iPhone y en general estoy bastante contenta :) Lo único que para meter libros en español tienes que entrar en "otras ediciones" de los libros para buscar la publicación española.

Y me encanta el widget del reading challenge :P

Vanessa dijo...

Pues mira, lo primero es que, al querer pasar la biblioteca de Anobii a Goodreads algunos libros no me los encontraba (sobre todo si están en Català, olvídate) y además me los desordenaba todos. Luego, pienso que está muy orientado al público anglosajón y a veces, entrar a 'otras ediciones', para algunos de los libros que tengo yo (sobre todo si no son novelas, y repito, si son en Català) no era solución y seguía sin encontrarlo. Y aunque mucha gente diga que la apariencia es más agradable, a mi me sigue gustando muchísimo más la apariencia de la estantería de Anobii, de aquí a Lima. De acuerdo que tiene el fallo de las actualizaciones en FAcebook y Twitter, pero es sólo eso y no considero que sea determinante para dar el salto a la otra que no me gusta.