viernes, 30 de abril de 2010

Iron Maiden: la visita más esperada





Después de la desilusión que representó para mi, primero el cambio de emplazamiento del Sonisphere y después el cartel que se confirmó para Getafe, todo lo que me quedaba era mirar hacia el norte: Suecia e Inglaterra se han convertido en los dos posibles destinos de vacaciones para este año, y todo por seguir... "La llamada del Metal".

Pero ayer, 29 de abril, saltó la noticia de que Iron Maiden cerrarán su gira europea en España, concretamente en Valencia. En cuestión de minutos se corrió la voz y Facebook y Twitter cumplieron su cometido a la perfección. El dispositivo estaba montado y funcionando.

Ahora quedan tres meses escasos para aventurarnos a adivinar quién será el telonero (hasta que se nos confirme), para ir viendo qué tal se les da la gira, cuál es el setlist escogido, para escuchar los nuevos temas... En resumen: casi tres meses obsesionados e histéricos, amenizados , ¡¡no me olvido!!, por Megadeth, el 1 de junio en Barcelona (entrada en el bolsillo, faltaría más).

Tras una experiencia negativa el pasado 2008, cuando por culpa del temporal nos quedamos sin el Festival Metalway de Zaragoza, que contaba con Iron Maiden como cabeza de cartel y con Avantasia, quienes para mí representaban un gran aliciente, confiaremos en que el tiempo y el azar lo permitan y que el próximo 21 de agosto Valencia se tiña de negro y se rinda ante la banda de heavy metal más grande de la historia.

jueves, 22 de abril de 2010

Doctor Who - 4a temporada: Doctor & Donna

Tras haber visto los especiales que llegaron después del final de esta 4a temporada de Doctor Who, me pregunto si los hicieron así a propósito, para que nadie echase de menos a David Tennant.

No me gusta decir "son malos", porque aquí entramos en el terreno de la diversidad de opiniones, pero... ¡¡es que me han parecido muy malos!! Quizá el final de Water of Mars, cuando el Doctor se pone "farruco" es salvable... así como algunos momentos muy seleccionados de The End Of Time.

Sobre The End of Time pienso que eso que nos ofrecieron en dos episodios de una hora cada uno, podrían habérnoslo ofrecido en uno sólo de 40 minutos, y aún. Pero de nuevo: cuestión de gustos. Y de nuevo: David Tennant lo vale. A mí no me parece que lo mejor de la serie sean los especiales, de entre todos ellos me sigo quedando con The Runaway Bride.

Y tras haber visto The End of Time, lo que de verdad me apeteció fue seleccionar grandes momentos de capítulos que recordaba, y ver de nuevo el último episodio de la cuarta temporada, en el que tenemos a la plana mayor de Doctor Who y en el que vemos en toda su magnificencia la importancia del personaje de Donna Noble.

The Doctor se considera a sí mismo como un solitario...

Mi Companion favorita, y también me hace gracia que trabajase de Secretaria. Una tía del montón, nada segura de sus aptitudes, pero con mucho morro. Una compañera que ha puesto firme al Doctor desde el primer momento, con simpatía, desparpajo y sin complejos.

Junto a The Doctah ha formado un dúo cómico que ha dado momentazos como los dos que se pueden ver a continuación: la escena del reencuentro en Partners in Crime, y otro corte totalmente desternillante de The Unicorn and the Wasp, episodio en el que Donna y el Doctor conocían a Agatha Christie.





Todo lo maraviloso que me ha parecido esta serie ya lo he comentado en las tres entradas anteriores. Todos y cada uno de los episodios de esta temporada merecen ser comentados, y enumerar mis favoritos es incluirlos a todos.

Además, concibo esta última temporada como un conjunto y como el cierre de muchas tramas y pequeñas historias que se abrieron en la primera temporada con Eccleston y de otras muchas que nacieron a posteriori.

Esta cuarta temporada ha sido el broche final perfecto a mi relación intensa y obsesiva con Doctor Who. Una temporada de momentos, de detalles, el cierre de la era Tennant. ¿Saltar a Matt Smith? Algún día... Tengo antes que pasar el luto, volver a ver muchos episodios, recrearme en muchas escenas y en resumen, explotar un poquito más este idilio apasionado.



¡¡Si es que es imposible no quererle!!

martes, 20 de abril de 2010

Dr. Who - 3a temporada: Que siga el monográfico...

Empieza la tercera temporada con otro especial navideño: The Runaway Bride. En él, conocemos a Donna Noble. Sigo alegrándome de haber llegado más o menos virgen a Doctor Who, a pesar de la cantidad de información que circula sin mesura por la red. Porque para mí, Donna Noble fue, durante muchos capítulos (aunque durante pocos días) aquella que "le dijo no" a The Doctor.

Ahora que puedo comparar, diré que si tengo que elegir entre uno de los especiales navideños de inicio de temporada: The Christmas Invasion, The Runaway Bride y Voyage of the Damned (Kylie Minogue, really????), me quedo sin dudarlo con el protagonizado por Donna. Y ahora que puedo comparar entre las acompañantes que han estado junto al Doctor a lo largo de estas cuatro temporadas, diré que no rechazo a ninguna de las tres y que ahora que he terminado la 4a temporada, me decanto por Donna, seguida muy de cerca por Rose.

Puedo ver los encantos de todas y cada una de ellas, y las tres me parecen maravillosas. No obstante, y sin rechazar a Martha Jones, es más fácil que ella pierda puntos, pero no por su falta de valía, todo lo contrario, sino porque en ocasiones es inevitable ver a la Companion a través de los ojos del Doctor. Y evidentemente, la relación de The Doctah con Martha fue la menos "agradable", para simplificarlo.

Martha es consciente en todo momento de que nunca significará para él lo que Rose significó. Y él no se preocupa en ocultar lo mucho que echa de menos a Rose Tyler. El enamoramiento de ella y la indiferencia de él son tan evidentes que a mí me hicieron sufrir un poco. En más de un episodio le he hablado desde mi sofá: "Martha, vete a tu casa, ¿no ves que no te hace caso?, ¿no ves que estás sufriendo?". Pero Martha (que no me oye) es inteligente (su seña de identidad) y pone en una balanza la indiferencia que el Doctor siente por ella la mayor parte del tiempo, y todo lo que podrá vivir quedándose a su lado.


Esperaba un final más trágico para Martha, y no esperaba que se convirtiese en una militar de élite, tal y como se puede ver en la 4a temporada. ¿Hubiese sido más creíble una resolución más patillera, una vida más normal de vuelta a su familia y a su trabajo? Puede que sí pero, tratándose de Doctor Who, ¿quién quiere credibilidad y normalidad? The Doctah cambia la vida de sus acompañantes, y la vida de Martha no podía ser igual tras haberle conocido.

Otro personaje de peso que regresa en la tercera temporada es el Capitán Jack Harkness. Sus apariciones me siguen sabiendo a poco. Son breves pero intensas: en el capítulo Utopía y sobretodo posteriormente, en el final doble de la 3a temporada, se nos cuenta mucho más sobre Torchwood y sobre este personaje que aporta grandes cantidades de locura, de carga erótica y que en resumen, se hace querer. La historia de The Face of Boe, el You Are Not Alone (Y.A.N.A) que nos lleva a conocer a The Master, y este rompecabezas a lo largo del tiempo y del espacio, de encuentros entre The Face of Boe y The Doctor, me ha parecido una de las maravillas de la serie.

Aunque toda la temporada en conjunto me haya parecido genial y no consiga recordar ahora mismo ningún episodio de relleno, es de ley hacer mención a tres capítulos espectaculares que vienen además uno detrás de otro. Son el doble: Human Nature y The Family of Blood, y a continuación el súper comentado por todo el mundo: Blink. En los dos primeros, podemos alucinar con otra de las grandes interpretaciones de David Tennant. El Doctor se ha hecho a sí mismo humano para ocultarse de La Familia. Sólo conoce el secreto Martha. Una historia fantástica de ciencia ficción y aliens ambientada un año antes del estallido de la Primera Guerra Mundial. Y con una interpretación de David Tennant alucinante, que esto ya lo he dicho, pero vale la pena repetirlo.



Y Blink es un capítulo del que había leído comentar que es el ideal para que un neófito en la serie haga su degustación. Un episodio bastante aterrador en el que unas estatuas cobran vida. Os diré lo que pienso sobre los capítulos escritos por Steven Moffat: este hombre coge un miedo infantil o una leyenda urbana, lo destripa, lo viste con una historia maravillosa, lo adapta para que tenga sentido dentro de la serie y nos lo presenta de manera que un miedo infantil se convierta en algo épico, hermoso y a la vez terrorífico. Niños con máscaras de gas que llaman a su madre y están vacíos por dentro, hombres misteriosos que aparecen al otro lado del fuego, estatuas que cobran vida y sombras que te persiguen y te devoran... ¿Quién no ha temido a alguna de estas cosas en algún momento?

Pero insisto: no son en absoluto los únicos tres episodios destacables de esta temporada. Tenemos por ejemplo a Shakespeare en persona en The Shakespeare Code, el segundo capítulo de la temporada. Tenemos a los Dalek evolucionando y tomando Manhattan un año después del Crack del 29. Y tenemos un cierre de temporada espectacular, con la inclusión de The Master, un personaje crucial, que da comienzo con el episodio Utopía y que concluye con el doble The Sound of Drums y The Last of the Time Lords. Dos episodios en los que no solamente conocemos mucho más sobre la identidad de The Doctah y lo que fue su mundo y su raza, sino en los que además veremos a Martha Jones elevada a la categoría de super-heroína y podremos intentar hacer las paces con su odiosa familia.


Tal y como comenté cuando escribí sobre la 2a temporada, sigo maravillándome de la cohesión que tienen todos los episodios entre sí. Más que una sucesión de capítulos, parece que te has metido en la lectura absorbente de un libro de aventuras. Y aunque sé que la serie no está concebida para ser devorada en dos semanas escasas, a mí me ha sentado muy bien este banquete, porque me ha permitido verla como un todo.

Sé también que este gran libro de aventuras que es Doctor Who tiene su continuidad. Pero yo me voy a tomar la despedida de Tennant como un punto y final que, aunque no definitivo, sí que me va a permitir tomarme un descanso, durante el cual tengo intención de revisionar muchos episodios. Y esto me lleva a explicar una anécdota a modo de confesión sin importancia, que a uno que yo me sé le va a gustar: con esta serie he hecho algo que todavía no había hecho con ninguna... Ver la repetición de un episodio justo a continuación de que este episodio acabase (os invito a jugar a adivinar cuál). Y también detener el visionado de la tercera temporada para volver a ver un episodio de la segunda.

Doctor Who es una serie que, si consigue convencerte y atraparte en sus redes, hace de tí un friki. Ahora comprendo por qué hay tantos ultras de Doctor Who repartiendo amor por la red. Yo volveré con otro post sobre la 4a temporada... supongo que cuando me ventile los especiales, que en ello estoy.

lunes, 19 de abril de 2010

Dr. Who - 2a temporada: Que empiece el espectáculo

Aunque no tenía planeado que el maratón de Dr. Who fuese tan intenso, no hay nada como estar de baja para aferrarse a una serie y que vayan cayendo los capítulos uno tras otro y sin frenos. Bien pensado, tiene hasta su gracia que quien me esté haciendo compañía mientras estoy enferma, sea precisamente The Doctor.

En el momento de escribir esto, estoy con la 4a temporada (última para David Tennant)... pero me centraré en la segunda.


... un minuto de Tennant ...

El tan esperado cambio de Doctor había llegado y, aunque el capítulo de transición: The Christmas Invasion me pareció correcto sin más, todo lo que llegó después realmente ha cubierto mis expectativas. Sabía que Tennant no me iba a dejar indiferente, sólo faltaba ver hasta qué punto el ritmo de los episodios y las historias que nos explicasen estarían a la altura del skinny scottsman.

Tengo mis capítulos favoritos, como el primero de ellos: New Earth (al que pertenece el vídeo de arriba) o The Girl in the Fireplace, del que todo el mundo habla (sello Steven Moffat, ¿garantía de calidad?). En esta temporada también encontramos dos de los capítulos más estressantes, claustrofóbicos e intensos: The Impossible Planet y The Satan Pit.


De hecho, hay más episodios destacables, y en la segunda temporada se inicia la trama de los Cybermen, y vemos cuáles son los inicios de Torchwood y en qué se han convertido en el siglo XXI. Y como curiosidad: en el capítulo Army of Ghosts, aparece la actriz que luego será Martha Jones haciendo un pequeño papel como trabajadora de Torchwood (qué fallito...).

Y aunque me siguen fascinando los episodios que nos trasladan al pasado, los que nos muestran tanto el futuro de la Tierra como otros mundos cada vez me gustan más. Tienen algo que los primeros no ofrecen: nos muestran lo imposible, lo inconcebible y ponen nuestra imaginación a tropecientas revoluciones por minuto. Mención especial a los Daleks, por supuesto... que aunque su función no sea precisamente la de "enamorar", a mí me parecen absolutamente adorables.


Si algo no esperaba de la serie y me ha sorprendido, es la coherencia que tienen las historias entre sí. Al principio pensé que serían meras aventuras autoconclusivas. No esperaba que algo que podíamos ver y oir en el primer episodio de la primera temporada tuviese relación, no sólo con el primero de la segunda, sino también con los últimos de la tercera. Y por supuesto me refiero a The Face of Boe, a su mensaje críptico y al final, a su identidad. ¡¡Eso sí que no me lo esperaba!!

Pero sobre la 3a temporada tendré que escribir en otro post, porque si no este me va a quedar muy largo.


La relación entre Rose Tyler y este nuevo Doctor es diferente. ¿Quién la puede culpar? Mis preguntas sobre qué sienten el uno por el otro que me hacía yo en el post sobre la 1a temporada han quedado resueltas. Y la prueba no está tanto en cómo el Doctor nº9 se relacionaba con Rose, sino en cómo el Doctor nº10 se relacionará con Martha Jones. Pero de nuevo estoy saltando a la 3a temporada...

Volviendo a la 2a y a Rose, su familia, la historia de su padre, y el personaje de Jackie, su madre, me parecen todos puntos positivos. No soporto a Mickey, pienso que es un panoli que ve que su novia o amiga o lo que sea se marcha con ese tío y él tan contento... Pero bueno, tampoco me parece tan importante. Y aunque Jackie pueda parecer en algún momento insoportable, finalmente le coges cariño, de la misma manera que ella acaba encariñándose con el Doctor, pese a tener reservas al principio.

El final escogido para Rose fue sensiblero, lacrimógeno, romántico... pero me gustó mucho la historia del universo paralelo, la no muerte, pero sí el final. Y un Doctor enamorado es un Doctor adorable.


En conjunto, las historias que se nos cuentan en la 2a temporada han pasado la barrera de ser simplemente entretenidas y ya son algo más intenso y la prueba irrefutable es que no me he cansado y no he visto apenas otra cosa mientras he estado con ella. La 3a temporada cuenta con una tríada de episodios que son un deleite: me refiero a Human Nature, The Family of Blood y Blink. Pero centrándome en la relación entre el Doctor y su acompañante, me quedo con lo que he visto en la 2a, ya que debo reconocer que me ha parecido preciosa.

miércoles, 14 de abril de 2010

Dr. Who (2005) - 1a temporada

La primera impresión (tras aquellos minutos fallidos hace un año) fue la de estar viendo algo muy diferente a lo que estoy acostumbrada. Y cuando llevaba tres episodios vistos: el de los maniquís, el de la explosión de la Tierra y el de Charles Dickens, mi veredicto era: "no está mal". Que tampoco es mucho.

Aunque los efectos especiales no son ninguna maravilla, tampoco están tan mal como yo creía. Y las historias que nos van contando son bastante entretenidas. Es una serie de aventuras y el personaje del Doctor es carismático, misterioso y divertido.

Confieso que una de las principales motivaciones que tenía para ponerme con esta serie era el actor David Tennant. De esas personas conocidas a las que ves en apariciones y te cae simpático al momento, y cada vez más... Y quería empezar a ver la serie a partir de la 2a temporada por este motivo... pero me lo desaconsejaron.


Pensaba que Eccleston no me iba a gustar, o que no me iba a caer bien. Todo lo contrario: desde el primer episodio, el personaje, y el actor por extensión, se ganó mis simpatías.

Soy amante de los detallitos tontos, y el hecho de que suene el Toxic de Britney Spears en el segundo episodio: The End of the World, como una balada de despedida para el planeta Tierra me pareció una excentricidad y una curiosidad genial. Y el rescate de personajes como Charles Dickens, los viajes a momentos históricos concretos... hacen las delicias de alguien como yo, aficionada a la Historia.

Son varios los momentos y los episodios que destaco de esta primera temporada, pero antes de hacerlo, especial mención a Rose Tyler, quien me ha parecido un personaje encantador. A lo mejor dentro de unos días os diré que no vale nada porque la compararé con otras Companions... pero de momento, sí me ha gustado. Guapa, encantadora, dulce, simpática, inteligente y un poco temeraria.

¿Cómo es la relación entre ambos? ¿Dormirán juntos? Por el momento no he visto nada que me aclare qué clase de relación tiene Rose con el Doctor, y supongo que ahí reside la gracia y la magia. Se cogen de la mano, se abrazan, e incluso se llegan a besar, pero... ¿Qué clase de relación mantienen en la intimidad? El hecho de que sea algo que se sugiere pero que no se muestra me parece muy acertado, ya que da pie a que cada uno piense lo que más guste.


Volviendo a los episodios que quiero destacar: sobretodo el doble The Empty Child y The Doctor Dances. Los destaco por varias cosas: primero, porque están ambientados en la 2a Guerra Mundial; porque puede llegar a dar mucho miedo, y porque conocemos al Capitán Jack Harkness. Ya me he informado de quién es, de dónde viene y a dónde va. Y lo que más me gusta del personaje no es precisamente su físico sino el uso que hace de él y, sobretodo, su ambigüedad sexual. Otro gran acierto y un personaje que deja un buen sabor de boca, aunque su aparición ha sido breve por el momento.

En los créditos de The Doctor Dances me di cuenta de que el que los había escrito era Steven Moffat, y me acordé automáticamente de lo que había leído de él en Al Final de la Escapada y de lo que Thursnext me había dicho al respecto del escritor. En la segunda temporada, dio la casualidad de que también él escribió uno de mis episodios favoritos, así que me uno a los que lo aclaman, aunque de este capítulo ya hablaré cuando escriba sobre la 2a temporada...

Doctor Who es una serie sobre la que puedes saber mucho sólo con darte un paseo por la blogosfera, ya que cuenta con grandes admiradores: además de Thursnext, está Alex de Basura and TV, Sunne en su Blog y Noa "de noibloc punto blogspot punto com" (no puedo evitar que la presentación de Lorena Gil "punto com" resuene en mi cabeza). Pero a pesar de que bloggers cercanos y amigos sean fans de la serie, he conseguido mantenerme bastante virgen y por ejemplo, no tenía ni idea sobre cómo se realizaba la transformación de un Doctor a otro.


¡¡Barcelona!! You rock, Doctor.

Y me gustó. No me pareció cutre en absoluto y además de visualmente bien hecho, Tennant entra por la puerta grande. Para desgracia de Eccleston, a mi modo de verlo, ya que sólo necesitó 5 segundos para hacerme olvidar al viejo Doctor. Claro está que, como he dicho antes... si me animé a ver la serie por este actor, lo raro hubiese sido otra cosa.

En el momento de escribir esta entrada, estoy a punto de terminar la 2a temporada de Doctor Who. Así que volveré al tema pronto... o no.

martes, 13 de abril de 2010

Meme: Si te he visto no me acuerdo.

Aaaaadiós!! (Qué susto)

Veo en el blog 4:3 / 16:9 de Antara Adachi un meme que me apetece hacer: los abandonos de esta temporada (sin incluir series ya acabadas tiempo atrás a las que he intentado darles una oportunidad).

Algunos de mis abandonos han sido, no obstante, provisionales, pero hay otras a las que pegué el carpetazo definitivo, algunas a la primera y otras por desgaste...

Me he puesto el chaleco anti balas, el casco anti ultras, y comienzo mi lista:

Castle - Cuando abandoné Castle la principal sorprendida fui yo. Una serie con la que me lo había pasado tan bien y que acabó aburriéndome por puro desgaste. Era dejar Castle o cogerle manía a Nathan Fillion, una de dos. Sigo pensando que una cosa es ser un tipo gracioso y otra muy diferente es ser un payaso cansino. Si a eso le sumamos una co-protagonista sosa y unos secundarios que son meras sombras... Me lo pusieron en bandeja. La recuperé para ver aquel doble episodio con Dana Delany (Mujeres Desesperadas) como estrella invitada y vi que no me había perdido absolutamente nada. Ni me volvió a captar. Mala señal.

Mujeres Desesperadas fue precisamente uno de los abandonos a principios de la temporada. Aunque la inclusión de Drea de Mateo me llamó la atención, no tuve tiempo ni ganas para rescatarla. Siempre es lo mismo. Me detuve tras el episodio número 2 de la quinta temporada.

Heroes: Después de tragarme aquella insoportable 3a temporada, no pude aguantar más de dos episodios de la 4a. Creedme, me duele más a mí que a nadie. Pero... no eres tú, soy yo...

The Forgotten: Christian Slater, ya basta.

Flash Forward: ¡¡¿En serio?!! ¡¡¿En serio?!! Es lo que pienso cada vez que leo a muchos en Twitter escandalizarse de lo mala que es, acordándose de la familia de todos los que en ella trabajan... pero siguiendo con ella, semana a semana. Tres episodios me bastaron para convencerme de que estaba ante una serie patética (para mí, claro).


Bored to Death: De modernos Barcelona está llena. No necesito verlos también por la tele.

Cougar Town: Con el piloto tuve más que suficiente. Puedo entender que los fans de Friends se viesen en la "obligación" o en el deber moral, no sé cómo llamarle, de aguantar un poco más. Como estoy libre en ese aspecto, el suplicio fue breve.

Brothers & Sisters y Parenthood: Las meto en el mismo saco porque para mí van de la mano. Llega un momento en el que dices "bastante tengo con mi familia para aguantar también a la tuya".

Y aunque parezca mentira, me da la sensación de que me olvido de alguna otra... sobretodo de esas de las que sólo te asomas al piloto y ves que no es para tí.

viernes, 9 de abril de 2010

Actualizando Propósitos Seriéfilos

Se acerca el final de la temporada y hay que echar mano de la lista negra. Mi lista negra es mental, no la tengo anotada en ningún sitio, y crece y disminuye dependiendo de mi buena o mala memoria, de las recomendaciones de última hora y de los aparcamientos o abandonos provisionales, que vienen a ser la misma cosa.

Se acerca la hora de retomar, rescatar, descubrir y re-descubrir. Para algunos, llega también la hora de revisionar, pero en mi caso, las revisiones son espontáneas o totalmente circunstanciales. Punto y a parte, y la lista:


How to Make it in America: Abandonada en el cuarto episodio de su primera y, hasta la fecha, única temporada. ¿Qué pasó? Pues que no acababa de conectar con los personajes y que veinte y pocos minutos por dosis se me antojaban insuficientes para juzgar de una manera sólida. Ante la imposibilidad de decidirme entre si la serie me estaba gustando o no, decidí aparcarla. Ahora veo que sólo han llegado hasta 8 capítulos, con lo que será tarea fácil y en un pequeño maratón de cualquier día por la tarde, tendré el tema zanjado.

Justified: Quiero darle una oportunidad. Los ánimos por Justified me han parecido templados, y esto me gusta: una serie con defectos y virtudes a la que hay que conocer. Nada de masas enfervorecidas (por el momento). El comentario de Adri en el podcast Ohhh Tv! y este artículo de Crítico en Serie me han servido para decidirme por el sí.

Battlestar Galactica: La 4a temporada y termino. ¡¡Qué serie más irregular!! Ejemplo contante y sonante, para mi gusto, de serie sobrevalorada. Tiene puntos buenos, pero en conjunto me ha parecido regularcilla tirando a aburrida. Con episodios que me han gustado mucho y con episodios que han hecho que me dejase caer en los brazos de Morfeo. La revisión de Buffy hizo que nos tomásemos un descanso al inicio de la 4a y creo que lo necesitaba. Un empujoncito, y misión cumplida.


Las Chicas Gilmore: Esto ya suena a cachondeo. ¿Cuánto tiempo hará que llevo diciéndome que tengo que encontrar un rato para ponerme con la 2a temporada? Ni me acuerdo. Pero sí que tengo un grato recuerdo de la 1a, así que espero que tarde o temprano, caigan las restantes.

Sports Night: ¡¡Imperdonable lo mío con esta serie de Aaron Sorkin!! Tras El Ala Oeste de la Casa Blanca y Studio 60, que me gustaron tanto, era de ley que la siguiente en caer fuese Sports Night. El Sr. Mirindo me la grabó muy amablemente y me la hizo llegar vía Pigonna. ¿Y todo este dispositivo para qué? Para que yo la vaya arrinconando, arrinconando y arrinconando... a la espera de un momento oportuno que nunca llega. ¡¡Y eso que es cortita!! Bien, mi propuesta final es que Sports Night vaya a la cabeza de esta lista de series pendientes, aunque en este post la haya nombrado al final.

Gossip Girl: Pues sí, me parece que tendré que ver la tercera temporada. Si bien la segunda dejó mucho que desear con respecto a la primera, todo lo que he leído de la tercera ha sido favorable. Veremos qué tal se lo montan los uppereastsiders en la Uni... algún día de estos.

miércoles, 7 de abril de 2010

Absolutely Fabulous: Girls just wanna have fun...


¡¡Y de qué manera!! Si queréis ver a dos mujeres pasándolo en grande, no os podéis perder esta serie que descubrí y de la que vi episodios sueltos a mediados de los 90 y que ahora he rescatado para ver con toda la atención y dedicación que merece.

Un día, y no sé por qué razón, se me encendió la bombilla: ¿Estarán los episodios de AbFab en internet? Y claro que están. Y en versión original. Las ganas de ver la serie eran tantas, que la ilusión de encontrar los links fue enorme. Luego, inexplicablemente... la serie quedó almacenada en el disco duro y han pasado meses hasta que por fin, le he dado al play.

Absolutely Fabulous es una sitcom de la BBC, escrita por una de las integrantes del dúo protagonista: Jennifer Saunders; se emitió del 92 al 96 y luego de 2001 a 2004. Saunders es Edina Monsoon (Edwina Margaret Rose Monsoon), la propietaria de una exitosa empresa de Relaciones Públicas, amante de las fiestas y los excesos. Madre de una hija: Saffron (o Saffy), que representa todo lo que su madre no es; Saffron es estudiosa, recatada, discreta y un poco pardilla.

video

¿Es Saffron Monsoon Helena Bonham Carter? No, pero podría serlo. El parecido entre las actrices es tan acusado que incluso se hace mención en la serie, y en uno de los capítulos de la segunda temporada (Hospital), la musa de Burton hace un cameo, apareciendo en uno de los sueños narcotizados de Eddy (sobre estas líneas tenéis el corte, con más estrellas invitadas).

Eddy se casó dos veces y tiene otro hijo, mayor que Saffy, al que siempre nombra como su mayor tesoro, pero que nunca va a visitar a su madre; de hecho Serge, así se llama, sólo apareció en un episodio de la serie, en 2002, en el que su madre descubre que es gay. Serge es hijo de Marshall, el primer marido de Eddy, el alcohólido y toxicómano que siempre está intentando rehabilitarse. El padre de Saffron, Justin, es también homosexual y tiene un novio llamado Oliver, con quien Eddy tiene una muy mala relación.

De hecho, Eddy sólo tiene una buena relación con su mejor amiga Patsy Stone, su media naranja, su alma gemela. Eurydice Colette Clytemnestra Dido Bathsheba Rabelais Patricia Cocteau Stone es la actriz Joanna Lumley, y si tuviese que quedarme con una favorita en este dúo que trabaja como una sola persona, sin duda me quedaría con Patsy, sus andares peculiares y sus caras de asco. Todo lo contrario a Edwina en cuanto a físico, Pats es alta, muy delgada (en el episodio Morocco, de la segunda temporada, comenta que no come nada desde 1973), rubia y con un look totalmente Ivanna Trump. Trabaja como Directora de Moda en una prestigiosa revista llamada Ella (en clara alusión a Elle) y directa competidora en la ficción de la Vogue.

Patsy y Eddy beben a todas horas, consumen todo tipo de drogas, nunca pagan por nada, y sus aficiones son las compras, las fiestas y los hombres. Patsy se nos presenta como una especie de ninfómana que nunca se casó y de quien nunca llegamos a saber su verdadera edad. Sus comentarios nos hacen que la situemos entre los 39 y los 43, aunque en algún que otro capítulo (Hospital) llegan a colocarle hasta 47. Eddy cumple los 40 en el episodio Birthday, dentro de los primeros 10 capítulos de la serie.


Birthday - S01e05: Eddy y Patsy nos deleitan con la canción de cabecera de la serie, "This Wheel's on Fire" en la fiesta del 40 cumpleaños de Edina.

La relación entre ambas es co-dependiente y muy disfuncional, y son amigas desde la infancia. Una infancia que para Patsy fue algo traumática, al tener una madre hippie, entrada en años y que no la quería, pero que para Edina fue en el sino de una familia tradicional que la amaron y mimaron, como también hicieron con Pats, a la que acogieron.

La madre de Edina, de hecho, es un personaje recurrente, y de todos los recurrentes, mi favorito. Es la típica señora mayor amable, feliz, y sobretodo, curada de espanto. Y es que con una hija como la que tiene, no le queda otra alternativa... Otros personajes recurrentes a los que también les tengo bastante simpatía son las compañeras de Patsy en la revista, y la secretaria de Edina: Bubble... pero son tantos los personajes que acompañan al dúo protagonista, que me extendería demasiado comentándolos a todos.

En el momento de escribir esta entrada estoy a punto de terminar la segunda temporada de la serie. Son temporadas cortas, de entre 6 y 10 episodios. No es una serie fácil de recomendar: Eddy y Patsy son dos personajes tan especiales y excesivos que para mucha gente pueden llegar a ser molestas. Se trata de dos personajes histriónicos, histéricos y con poses, gestos, discursos y actitudes muy exagerados. Hay personas así en el mundo real, yo he conocido a unas cuantas y a lo mejor por eso me caen simpáticas, y hasta me provocan ternura. Las adoro, no lo puedo evitar.

video

Fashion - S01e01. Edina saliendo del coche.

Hay una película americana por ahí inspirada en la serie que no está nada mal. Pero yo me quedo con el formato original. Son episodios de media hora en los que no dejo de reirme ni un momento. Es un humor ácido, a veces absurdo, cínico y en ocasiones, muy cruel. También tiene momentos de risa fácil y simple: sobretodo cuando vemos a Edina bajarse de un coche... siempre igual: siempre de cabeza. Y siempre me arranca una carcajada.


Lo que le pido a una comedia es que me haga reir, y Absolutey Fabulous lo hace de sobras. Pero así como The Office, otra de mis comedias favoritas, me hace reir y ya está, AbFab me trae recuerdos, me explica muchas más cosas y me absorbe de manera que a veces, siento como si estuviese sentada en la cocina de Eddy, al lado de Patsy, riéndome con sus salvajadas y tomándome con ellas "una copita de champagne".

lunes, 5 de abril de 2010

La Semana Santa en capítulos

Hoy se acaban las mini vacaciones de Semana Santa. Podría haber dedicado más tiempo a ver series, y de hecho, es lo que esperaba, pero una también tiene una vida que atender, además de un libro absorbente entre manos del que va a necesitar una cura de rehabilitación cuando termine.


Es la Semana Santa de la revisión de Buffy. Una revisión a medias, y por conveniencia: mi pareja le está dando una oportunidad a la serie y yo soy su guía. ¿Divertido, verdad? Los capítulos no imprescindibles, aburridos o francamente insoportables (¿alguien recuerda aquel engendro llamado Beer Baaad...?) hago que se los salte. Aunque a partir de la cuarta temporada, el número de estos episodios que pueden saltarse desciende drásticamente.

La revisión aún no ha terminado, y nos ocupa mucho tiempo. Tiempo que no dedicamos a Battlestar Galactica. Aparcada al principio de la 4a temporada y que retomaremos una vez acabemos de cazar vampiros. La que no aparco pero no por falta de ganas es Lost: su último episodio, The Package, me pareció precisamente eso, un paquete. Pero un paquete de una tonelada, insoportable, cansino, aburrido y me paro aquí porque no me merece ni una línea más.

Si Lost no fuese Lost ya estaría en el cajón de los abandonos desde el quinto episodio de esta sexta temporada. Pero ya que hemos llegado hasta aquí, soportaremos, a trancas y barrancas, estos despropósitos hasta que por fin llegue el final. Y para muestra un botón: un grupo de twitteros/bloggers de Barcelona, ante el entusiasmo del estreno de esta última temporada, teníamos grandes planes de celebración para el final de la misma. Los planes, comentarios e ilusión brillan por su ausencia. Por algo será.


Las series que sigo semanalmente están al día. Y tengo dos episodios de The Tudors haciéndome ojitos, pero yo sigo con mi propósito, que es el mismo que me marqué el año pasado: acumular toda la temporada y verla en forma de maratón. Es la última, y merece que le rinda honores, después de lo mucho que me ha gustado y los buenos momentos (y malos, que la última temporada fue bastante sangrienta) que me ha hecho pasar.

Por último, han sido unos días para abrir las puertas de mi casa a Inglaterra. Han entrado Absolutely Fabulous y Doctor Who. La primera de ellas, es una sitcom que he ido viendo esporádicamente y tiempo ha, en uno de los canales de Televisió de Catalunya. Tuve un compañero de trabajo, de Manchester, que me prestó una película que se hizo de esta serie, en VHS. Hace ya bastantes años que la vi, todavía no estaba tan extendido esto de las descargas a cascoporro.

Ahora, vuelvo a recibir en casa a Eddy y a Patsy. Es un placer verlas hablar en su lengua, después de haberlas conocido solamente en Català. Sus episodios me absorben, no tengo nada alrededor, no me distraigo con otra cosa. Y Eddy me recuerda muchísimo a una antigua compañera de trabajo... os vais a reir, pero es así. Son regalitos que me proporcionaba eso de trabajar en el showbusiness...


Y por último, he dado el paso: la oportunidad a esa serie de la que todo el mundo habla. Me he puesto con la primera temporada, de la nueva era, de Doctor Who. Hace un año tuve una mala entrada en el universo del Doctor, viendo sólo unos minutos del primer episodio, el de los maniquís de plástico que cobraban vida. Me pareció tan cutre visualmente, que pensé: nunca voy a poder tomar en serio esta serie. Y como tampoco estaba por la labor, no seguí con ella ni le presté la más mínima atención.

Necesitaba algo nuevo, algo para ver en solitario y en forma de maratón. Y algo con la carga histórica y en parte, mitológica, como es Doctor Who era ideal para mi propósito. Aunque cabía la posibilidad de que tras esta segunda (o primera) oportunidad, le diese una patada definitiva, con tres capítulos vistos diré que está entretenida, tiene curiosidades y detallitos deliciosos de los que a mí me gustan, y los personajes me caen bien.

Pero aún no soy fan. Soy consciente de que es una serie con una legión de fans impresionante y sólo hay que darse una vuelta por la blogosfera o por Twitter para darse cuenta. Tiene fans-fans, y fans-ultras. Y hace poco descubrí que todas las series tienen ultras, por cierto, gracias a un par de comentarios dejados en este blog por un par de seguidoras de Mujeres de Manhattan, muy enfadadas conmigo. Tiene que haber de todo.

Aaaaaaaaaayyyy la season finaleeeeeeeeeee!!!!!!

Mi filosofía, y ya la dejé clara en este post que tanto comentarios tuvo (porque os va la marcha...) es algo como... Dime de qué va la serie, dime con qué me voy a encontrar, y deja que yo sea la que decida si para mí, vale tanto la pena como para tí. Especial mención en este punto al post de Thursnext en su blog que leí ayer y que me situó perfectamente ante lo que me esperaba. Pero me estoy yendo por las ramas como siempre. Ya haré un post sobre el "Doctah" cuando termine esta primera temporada.

Tras la Semana Santa, se abre un nuevo ciclo: los finales de temporada. Estamos cercanos a los sweeps de mayo. Estamos próximos a la despedida de nuestras series de cada semana, de esas con las que tienes una relación estable, continuada y fiel. Pronto se abrirá una nueva etapa: la de desempolvar asuntos pendientes, aparcamientos de todo tipo y quién sabe, quizá también de dar nuevas oportunidades a algunos abandonos. Mi primer propósito para esa nueva etapa: How to Make it in America. Veamos si vista en formato - maratón gana puntos.

viernes, 2 de abril de 2010

Juego de Tronos - George R.R. Martin

Juego de Tronos se ha ganado un puesto de honor entre mis libros favoritos. En mi cabeza está ya emparentado con los "Alexandros" de Manfredi y los viajes en el tiempo de Diana Gabaldon. Y por eso mismo, no dejé pasar ni un minuto entre la última página de Juego de Tronos y la primera de Choque de Reyes.


Dadme una novela con espadas, y me tendréis ganada.

Con muchas reminiscencias de la Europa Medieval, Juego de Tronos nos narra las luchas entre diferentes dinastías de un reino de fantasía por hacerse con el poder. Cada episodio lleva el nombre de uno de los personajes principales, y van turnándose en la narración de la historia para contarnos lo que va ocurriendo desde su punto de vista, pero siempre en tercera persona.

Es muy fácil empatizar con uno o varios de estos personajes principales, de los que vas conociendo más a medida que avanza la historia, ya que en Juego de Tronos no existen los antecedentes ni los preliminares, sino que vamos descubriendo cómo son, qué les ha ocurrido y qué les ha llevado al punto en el que están de una manera natural.



Esto da lugar a que hechos cruciales para la trama nos sean explicados desde el punto de vista de un mero espectador, y no del que está protagonizando estos hechos. Como si el narrador estuviese posado sobre el hombro de aquel que da nombre al capítulo.

George R.R. Martin tiene un estilo limpio, pero no simple. No usa grandes artificios que cargan la prosa, pero no escatima en detalles a la hora de describir. Usa lo justo y necesario para que nos hagamos una perfecta idea de lo que nos está explicando, y no me extrañó para nada leer en Twitter, en palabras de MissMacGuffin, que antes de novelista había trabajado como guionista de cine o de televisión. Su manera de escribir es muy cinematográfica, no te cuesta nada "ver" en imágenes lo que estás leyendo.

Son unas 800 páginas de aventuras, intrigas, y personajes cautivadores. Cuando todavía no había llegado a la mitad, un amigo me soltó el spoiler más grande que os podéis imaginar. Alguno de vosotros (Satrian, por ejemplo) saben a lo que me refiero. Es un spoiler que hace referencia a uno de mis personajes favoritos: Lord Eddard Stark. Aunque me dio mucha rabia, no os lo voy a negar, no perdí la ilusión de seguir con la lectura. Hubiese sido una lástima. Pero no se lo perdonaré nunca, y me cobraré mi venganza. Estoy esperando que empiece alguna serie interesante para destripársela.

Volviendo a los personajes, además de Eddard Stark, tengo varios favoritos. No puedo ni quiero quedarme con uno solo, y además de Jon Nieve, por el que creo que la mayoría de lectores de la saga sienten especial devoción, y Arya Stark, me he hecho fan de Daenerys... Daenerys de La Tormenta, "nacida de dragones, esposa de dragones, madre de dragones...", de la antigua Dinastía Targaryen. ¿No adoráis estos nombres tan rimbombantes? Me encanta. Y también me encanta Jaime Lannister, lo confieso.



Los personajes que en un inicio parecen villanos pueden llegar a sorprendernos con acciones heroicas que se ganen nuestras simpatías, y personajes que comenzaron la aventura señalados como héroes pueden desaparecer. Estos giros hacen que la novela no deje de sorprendernos ni por un momento.

Y pensar que comencé a leer Juego de Tronos únicamente por la noticia de la serie que va a hacerse de la novela... Ahora estoy segura de que me llevaré una gran decepción, sé que no estaré contenta con los actores que elijan, y sé que me quejaré de que no son lo suficientemente fieles a la historia, etc. etc. Es el peligro que corría y aquí estoy: alucinando con Choque de Reyes, la segunda parte de esta Canción de Hielo y Fuego.


Gracias a mi amigo Dani, por dejarme estos libros.