miércoles, 30 de septiembre de 2009

Buckcherry - Don't Go Away



Buckcherry - Don't Go Away

No hay canción mala en el Black Butterfly... Y yo no me canso de escucharlo.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Cougar... Modern... Flash

Y aquí sigo, dándole oportunidades a los pilotos... Incluso dando oportunidades a series de esas que ya de entrada dices "no, nunca"... pues también.


* Es el caso de Cougar Town: ¿Courtney Cox? ¿Yo? Ni de coña. Pero como para presumir hay que sufrir para criticar hay que saber, pues me bajé el piloto (me lo bajé del altillo) y me lo puse. Veredicto: Deprimente. Ridículo. Un topicazo tras otro y una protagonista sobreactuada y pasada de vueltas. ¿El vecino de enfrente? Pues tres cuartos de lo mismo. Vamos, que ni de coña.


* Si tenían pensado hacer una buena comedia, que aprendan de Modern Family. El planteamiento del capítulo me ha parecido súper original. No sabía apenas nada sobre el argumento, así que el factor sorpresa jugaba también a mi favor. Si pensaba que Accidentally on Purpose era divertida, es porque no había tenido el placer de ver Modern Family. ¿Mi personaje favorito? El "cool dad" que hace las coreografías de High School Musical y cree que WTF quiere decir "Why the Face?". El primer episodio me ha parecido genial, a ver cómo evoluciona. Espero de verdad que siga con buen pie.


* Finalmente, uno de los grandes estrenos, creo que la serie más esperada de la temporada para la mayoría de seriéfilos: Flash Forward. Muy espectacular. Muy boom, bang, crash al principio. Creo que puede darnos buenos momentos, aunque en la primera parte del capítulo, mientras conocíamos a los personajes, se me ha hecho un pelín lenta. ¿Se han sacado de la manga cosas que no están en el libro? Pues sí. ¿Quién es ese de la gabardina negra, por ejemplo? Seguro que alguien muy, muy interesante...

jueves, 24 de septiembre de 2009

Accidentally... Good... Forgotten

Tres pilotos y tres opiniones diferentes. Una para cada uno. Una de cal, una de arena y un qué será, será. Pero vamos por partes:


* Accidentally on Purpose me ha gustado, contra todo pronóstico. Una serie chorra con risas enlatadas que se describe en seguida... Una mujer joven, pero más cerca de los 40 que de los 30, da portazo a su relación por eso tan manido del miedo al compromiso por parte de él. Sale una noche de fiesta con su hermana (idealmente casada) y su amiga (muy liberada) y se enrolla con un chico bastante más joven que ella. El super-esperma del jovenzuelo hacen el resto. Y Billie se ve en camino de cuidar no sólo de un niño, sino de dos.

En fin, una serie con una mujer actual, simpática, profesional, pero que no tiene mucho más. Yo eliminaría las risas enlatadas... la serie sería otra cosa. De momento, quiero ver el segundo episodio a ver qué tal sigue. Son episodios cortos, ligeros y divertidos, de los que no dan pereza.


* Otra serie con protagonista femenina pero bastante diferente a Accidentally... es The Good Wife. Otra mujer actual, pero en este caso, esposa de un político corrupto (por dinero y prostitución, para más inri), con dos hijos adolescentes, que intenta recuperar su carrera como abogada en el punto donde la dejó. Tendrá que luchar en varias batallas. Aunque la serie tiene toda la pinta de no ir más allá del típico drama legal, a mí no me ha parecido del todo aburrida, sobretodo porque Julianna Margulies me ha gustado mucho en el papel y porque la trama del marido corrupto, pinta interesante.

El marido corrupto no es otro que Chris Noth, el odioso Mr. Big de Sexo en Nueva York. En esta serie también hace un papel de hombre odioso y asqueroso. Así que no tenemos que cambiar el chip, eso que tenemos ganado.


* Y finalmente, The Forgotten. Leí, creo que en TV.com que la etiquetaban como "Forgettable", y no puedo estar más de acuerdo. Me pareció aburrida y muy lenta y no fui capaz de aguantar el capítulo entero. Si a eso le sumas a Christian Slater y sus inquietantes expresiones y sus terroríficas interpretaciones, son motivos más que suficientes para dejarla definitivamente de lado.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Friday Night Lights... Clear Eyes...

Hace unos meses vi el piloto de Friday Night Lights. No me entusiasmó en absoluto. Leyendo lo que escribí entonces, está claro que me aburrió bastante y que sus personajes no me cautivaron en absoluto, pareciéndome demasiado estereotipados. Pero, afortunadamente, la serie hizo que algo de curiosidad se despertase en mí y que no descartase verla en un futurno no muy lejano.

Ha sido ahora, nueve meses más tarde, cuando he decidido darle una segunda oportunidad. Y me alegro de haberlo hecho. Me parece un delicioso retrato costumbrista de una sociedad totalmente desconocida para mí, que por sus peculiaridades me llena de curiosidad... Me alucina el ver cómo se paraliza un pueblo entero por un partido de football que no es ni siquiera de una categoría superior. Me fascina ver a la alcaldesa de Dillon dar consejos a jugadores y entrenador; me fascina ver cómo de serio es este deporte para una comunidad que, al parecer, no tiene otra cosa a la que agarrarse.

En cuanto a los personajes, sí son estereotipados, aunque algunos de ellos sí son efectivamente cautivadores (algunos). Hay uno de cada: el tipo duro, la promesa truncada, la chica ideal guapa y de buen corazón, el nerd del pueblo, el cacique... y el Entrenador. En tan sólo tres episodios, el Coach Taylor ya se ha ganado un lugar en mi lista de personajes interesantes. Confío en que nuestra relación evolucione y llegue a enamorarme de él, como de tantos otros personajes carismáticos que te tocan el corazón. Lo mismo digo sobre Matt Saracen, ese joven en la sombra que por una fatalidad del destino pasa a estar en un lugar a la vista de todos, bajo las potentes luces del campo de los Panthers de Dillon.

Pero me queda mucho por ver, y los fans de la serie llevan ya varias temporadas a sus espaldas. Las suficientes para decirme que no sé lo que me espera, que no me haga ideas preconcebidas de ningún personaje, que todavía me queda mucho por recorrer. Lo sé. Por el momento, tengo muchas ganas de ver cómo se desarrolla esta primera temporada y si la serie consigue engancharme del todo. De momento, tuve necesidad imperiosa de ver el segundo capítulo aún siendo hora de irse a dormir, y me sorprendí a mí misma pensando en llegar a casa y ver el tercer episodio. Esto es buena señal. Voy a por el cuarto capítulo ahora, y ya os contaré...

¿Rectificar es de sabios o es que realmente, aquel no era el momento?

lunes, 21 de septiembre de 2009

Tapeo de series (9)

* Hoy ha sido tarde de Emmys... La verdad, no comprendo a los que se quedan hasta altas horas para tragarse la gala enterita, sin poder darle al forward. Vamos, que yo no lo hubiese resistido. De la gala me han gustado muchas cosas: los vestidos, los esmoquins... Anna Torv guapísima, Simon Baker y David Boreanaz a los que el esmoquin les sienta muy bien... En fin, todo eso.


Me ha encantado Neil Patrick Harris, por supuesto... y el gag de Dr. Horrible con Nathan Fillion... Espectacular. Y Ricky Gervais... Es curioso, no soporté The Office con él y me pasé a la americana, que me encanta... y nunca he visto Extras; pero cuando lo veo en situaciones como ésta, me encanta. Y me ha picado la curiosidad por ven un show de Conan O'Brien... ya me estoy bajando alguno que otro.



* Menos mal que acabé la 2a temporada de Mad Men antes de ver la gala, porque he visto algo, cuando la nominación de Elizabeth Moss, que de no haberlo visto, me hubiese significado un spoiler. Bien, la segunda temporada de Mad Men me ha parecido lo mismo que la primera: lenta. Que es una buena serie, no lo niego... pero parece ser que nunca pasa nada.

Obviamente, es sólo una sensación, porque mirando atrás te das cuenta de que han pasado muchas cosas. ¡Y sobretodo en el episodio final! Menuda descarga de cosas... ya podrían haberse ahorrado varios capítulos e ir directamente al grano. Vamos, que para la tercera no cuenten conmigo. Mad Men y yo hemos acabado. Siempre nos quedará Manhattan...

* Y del final de Mad Men, al final de la cuarta temporada de Supernatural. Cambio totalmente de registro para alabar con pasión y desenfreno las aventuras de los hermanos Winchester. Quién me lo iba a decir. Una cuarta temporada espectacular, al mismo nivel que la tercera, pero con un añadido: Castiel. ¡¡Qué gran personaje!! Ahora a acumular capítulos de la quinta temporada, que a mí lo de ver a "los niños" en pequeñas dosis no me cunde.

Cuidado con este vídeo, que contiene spoilers de la 4a temporada:


* Es como la agonía con Sons of Anarchy y sus subtítulos. Vamos, que estoy por armarme de paciencia y acumularla también. Y por supuesto, hacer un esfuerzo y verla con subtítulos en inglés... porque la traducción que tuvimos en el segundo capítulo fue una cosa absurda. Entiendo que del inglés al italiano y del italiano al castellano, pueden pasar cosas... pero es que fue exagerado.

De todas maneras, me quedo con que el segundo fue un gran episodio. Por supuesto que no significó la explosión del primero, pero está claro que para el primero necesitaban darnos un buen bofetón para hacernos entrar en materia, y vaya si nos lo dieron. En el seguno, la Teller demuestra más sangre fría que la serpiente más temible. Estoy deseando verla en plena forma, recuperada y preparándose para su venganza, la cual ya sabemos que será muy personal.

* Y para terminar, mencionar una comedia a la que le he dado una oportunidad y por el primer capítulo, puedo decir que no me ha desagradado. Me reí algo, y un par de personajes me han hecho especial gracia. Hablo de Community, y los dos personajes a los que me refiero es al que interpreta Chevy Chase por un lado y al chico árabe por el otro. Con ambos me divertí, con ambos conecté, y ahora falta esperar al segundo capítulo a ver qué pasa...

Recuerdos del futuro... Flash Forward

He leído el libro de Robert J. Sawyer, Recuerdos del Futuro, en el que se basa la nueva serie Flash Forward. Es la serie que está llamada a ser la sucesora de Lost. Sólo por eso merece atención, pero ¿será para tanto? Muchos ya han visto el piloto y podrían pronunciarse, pero son buena gente y no lo hacen para no spoilear.

En cuanto al libro, hay diferencias obviamente con el planteamiento de la serie. En la serie no se tendrán visiones de lo que ocurrirá a 21 años, sino a unos meses vista. Sin saber nada todavía, sin haber visto nada todavía, a mí ya se me antoja un poco menos interesante... pero quizás sí más fácil de enfocar para los que hagan y escriban la serie. Lo que me cuesta un poco imaginar todavía es cómo lo harán para transformar esto en una serie de más de una temporada. Lo veremos, seguramente, porque recursos no les faltarán. Siempre y cuando, claro está, la audiencia así lo quiera.

Recuerdos del Futuro me ha parecido un libro correcto, bastante entretenido. Pegas, cómo no: hay explicaciones científicas que se alargan demasiado y que a lo mejor para los profanos pueden resultar un poco cargantes. Pero es un libro que, si lo tomas con ganas, puede enseñarte algo. Y si investigas un poco sobre lo que en él lees, más aún. Yo no he investigado nada, por cierto. Me he limitado a disfrutar de la historia, y a pensar, a teorizar... Es un libro que además te hace pensar.

Lloyd Simcoe y Theo Procopides son dos físicos que trabajan en el acelerador de partículas del CERN de Ginebra. Ambos trabajan en un experimento para encontrar el bosón de Higgs, la partícula elemental que, en teoría guarda la explicación sobre la constitución del Universo. Como consecuencia del experimento, toda la humanidad pierde la consciencia durante dos minutos y sus mentes dan un salto hacia el futuro: se ven a sí mismos 21 años después.

Las consecuencias de este incidente son brutales: accidentes, muertes,... y también muchas dudas filosóficas y científicas se plantean en todo el mundo. Tras unos días de transición, Lloyd cree que lo mejor es repetir el experimento. Lleva su propuesta a la ONU y obtiene la autorización. Pero las circunstancias ya no son las mismas que la en la primera vez, así que las consecuencias tampoco serán las mismas.

Lo leí por recomendación de Thursnext, y me dio su opinión sobre lo que el final de la novela le había parecido y reconozco que esto me condicionó un poco y que pensaba en la futura posible opinión que a mí me podría causar. Y la impresión que he tenido al acabar la novela es bastante parecida, por no decir igual, a la suya: el final es un "bluff". Un final demasiado soso para mi gusto, acompañado de unas divagaciones que en algún momento se me antojaron demenciales y sinsentido.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Buffy: 3a Temporada - Belleza, Tristeza y Maldad

Me levanto del sofá con la sensación de haber visto uno de los mejores finales de temporada hasta la fecha. Y esto es mucho decir. Ha sido una temporada redonda, en la que el número de momentos tristes, duros y oscuros, ha ganado al de momentos dulces, alegres y simpáticos. La temporada en la que ha llegado el momento de echar un vistazo al futuro, por descorazonador que este parezca. Una temporada muy intensa.

A PARTIR DE AQUÍ, SPOILERS SOBRE LA 3a TEMPORADA DE BUFFY


Todo comenzó con nuestra heroína lejos de Sunnydale. Viviendo una vida un tanto miserable y muy solitaria, intentando escapar del terror dejado atrás después de la muerte de Angel, que aún ensucia sus manos. Pero un hecho, perfectamente conectado con algo ocurrido en el episodio Lie To Me, en la segunda temporada, le produce un cambio de chip y la hace regresar a su casa.

La adaptación no es fácil. El grupo formado por Willow, Oz, Xander y Cordelia ha evolucionado en pocos meses. Se han visto obligados a mejorar, a hacerse más eficaces y en definitiva, a salir adelante sin Buffy. Sus métodos no son perfectos, los resultados, menos. Pero sobreviven y, lo más importante, siguen juntos, avanzando como grupo y estrechando lazos. La vida sigue sin ella: la de sus amigos, la de su madre y la de Giles, quien protagoniza una escena muy emotiva que a mí me cautivó especialmente, llorando en su cocina por el regreso de su querida alumna.

La mayoría de los protagonistas pasan por algún tipo de trauma sentimental que, además, acarrea consecuencias al resto del grupo. El más evidente, el que implica a Willow y a Xander, quienes, durante un breve espacio de tiempo, dan rienda suelta al deseo que tienen el uno por el otro y que hasta la fecha, habían contenido. Su comportamiento arrastra inevitablemente a Cordelia y a Oz, pero también afecta al resto de la pandilla, a la que se le ha sumado un miembro: otro vigilante, Wesley, quien llega a Sunnydale para sustituir a Giles en sus funciones (aunque nunca lo hará del todo), ya que la vinculación sentimental entre Giles y Buffy, según el Consejo, es contraproducente.

Wesley cumple con su papel, es fiel al Consejo y es un cliché de británico estirado. Es además bastante torpe e inepto. Su aparición sirve además para saltar otra barrera, algo que esta serie hace muy a menudo: en esta ocasión, toca el espinoso tema de la atracción sexual entre un adulto y una adolescente.

Buffy ha crecido y se tiene que enfrentar a muchos cambios y al peor de los monstruos que haya podido enfrentarse: su futuro. La entrada a la Universidad está cerca, con todos los cambios que esto comporta. Ella se debe a su destino, y aunque en un momento dado se desvinculará del Consejo, retando a Wesley y siempre con el apoyo de su querido Giles, no deja de lado su principal labor.

La tristeza que invade a Buffy no desaparece ni con la resurrección de Angel: traumática, complicada, inesperada..., porque el futuro al que ambos se enfrentan no es nada alentador. Es un futuro triste y oscuro, marcado por el envejecimiento de Buffy mientras que Angel disfruta de su eterna juventud. Y si esto fuese poco, la imposibilidad de tener una relación física completa, ya que Angel volvería a quedarse sin alma. Una relación, en conclusión, abocada al fracaso.

En esta temporada he echado de menos a Spike. Sólo se ha dejado ver en el fantástico episodio Lover's Walk, permitiéndonos disfrutar del vampiro oxigenado más sarcástico y divertido de entre los no muertos. El villano de esta temporada ha sido el Alcalde, otro excéntrico, y muy divertido, ser sobrenatural. Es el malvado más temido y al que hay que vencer al final. Es un ser inmortal que aspira a convertirse en algo más, en una ceremonia llamada La Ascensión y que tendrá lugar el día de la Graduación. Pero también es un ser con sentimientos, y su punto débil es Faith, la Cazavampiros que una vez fue amiga de Buffy y que después se pasó al lado oscuro.

Si tuviese que definir a Faith con una sola palabra, esta sería Envidiosa. Creo que a su personaje le mueve la envidia que siente hacia Buffy. Su actitud de sobrada es tan sólo una pose. Acude a buscar refugio allá donde lo encuentra, allá donde se cree valorada… y es con el Alcalde, ayudándole a preparar su Ascensión y con la promesa de ser su mano derecha cuando éste sea la criatura más poderosa del universo.

Ha sido no obstante, un personaje crucial en esta temporada. Gracias o por culpa de ella, la trama, la relación entre Buffy y Angel, entre Buffy y el resto de sus amigos, e incluso la percepción que podía tener Buffy de sí misma, se han visto tocadas. Podríamos decir que nadie ha estado a salvo de las consecuencias del Tifón Faith. Faith consigue lo que ningún monstruo ha conseguido: despertar en Buffy un auténtico deseo de sangre y venganza... En parte, ha conseguido llevarse a Buffy a su terreno.

Y es que Faith, de nuevo movida por los celos y la envidia, y siguiendo las órdenes del Alcalde, lanza una flecha envenenada que alcanza a Angel. Para curarse, Angel necesita beber sangre de una Cazavampiros. Buffy tiene que salvarle, ambos se siguen queriendo a sabiendas de que se van a perder. Sale en busca de Faith y le clava una daga, después de una intensa pelea cuerpo a cuerpo. Pero no consigue llevarla ante Angel, ya que Faith escapa malherida. A Buffy sólo le queda una opción: dar de beber a Angel su propia sangre.

Esto da lugar a una escena tremendamente erótica, en la que Buffy provoca a Angel para que se transforme, golpeándole en la cara hasta hacerle perder el control. Enfurecido, él se lanza a su cuello y bebe de ella, desplomándose los dos en el suelo. Angel se cura pero Buffy ha quedado muy debilitada. No se la ha bebido por completo pero tiene que llevarla al hospital.

En el hospital también está Faith, quien, tras recibir el ataque de Buffy, ha quedado en coma. Aquí es donde Angel descubre que el punto débil del Alcalde es Faith. Para el Alcalde, Faith hace el papel de hija que para Giles interpreta Buffy. Siente debilidad por ella y esta debilidad será aprovechada por Buffy en el épico final de temporada. Y es que en esta serie, todo ocurre por un motivo, y hasta el capítulo más tonto encierra en él algo interesante. Y con esto, una especial mención a Amy, la rata que una vez fue bruja y que ahora vive en una jaulita en la habitación de Willow.

Después de este obligado homenaje, y dejándome mucho en el tintero, porque esta entrada ya es lo suficientemente larga, he de hablar del gran final, con todos los compañeros de clase ayudando al grupo a derrotar al temido monstruo. Con una batalla épica, en la que todos y cada uno cumplen perfectamente con su función. Una batalla campal en toda regla, con dos bandos bien formados e identificados: el Bien y el Mal.

Un final a lo grande. Un cierre de temporada y el cierre de una etapa. Si nos vamos del Sunnydale High School, ¿qué mejor manera de dejarlo que haciéndolo volar por los aires? Si mi relación amorosa ha terminado, ¿qué mejor manera que ver a mi amor desaparecer entre la bruma nocturna, sin decirnos adiós?

Hemos sobrevivido al Instituto, dice Oz. Pero el instituto no ha sobrevivido al paso de Buffy por él.


viernes, 18 de septiembre de 2009

Juntos y Revueltos (4)

* Me gustó District 9, pero con reservas: en muchos momentos me pareció muy asquerosa, y no se puede negar que es tremendamente triste. No es una película apocalíptica, que creo que es lo que algunos creen. Me gustó eso de "la nave no se ha posado en Nueva York sino en Johanesburgo"... un guiño total a lo que todo el mundo piensa.


Si vienen los marcianos, ¿por qué siempre van a tener que posarse sobre Manhattan, si hay tan poco sitio? Además, esta Sudáfrica, el apartheid,... Una película normalita, pero con puntos interesantes.


* Es momento de organizarse con las series. Además de los estrenos y de los regresos, están las maratonianas. Organizarse es fundamental. Así que de momento, y una vez visto el primer episodio de la quinta temporada, he decidido que Bones será una serie para acumular. No me va a cundir verla semana a semana.


Además... ¡¡qué raro se me ha hecho escucharles por primera vez en versión original!! Qué extraño resulta oir a Booth con la voz de Angel...


Pajarofóbico a bordo

* Hoy me he reunido con dos de mis bloggers favoritas: Pigonna y Thursnext. No hace falta que os cuente en torno a qué ha girado la conversación, ¿no? Esperamos que para la próxima pueda unirse Missmole.

Danger!

martes, 15 de septiembre de 2009

True Blood y Hung: Finales de temporada muy decepcionantes. (Spoilers)


Este domingo día 13, acabaron las temporadas actuales de True Blood y Hung. La primera, finalizó su segunda temporada de la misma manera que la comenzó: tirando de locura, situaciones absurdas, vestimentas inverosímiles y actuaciones infumables. La segunda, ha sufrido una decadencia en la calidad de sus diálogos y situaciones, que si bien empezó siendo una comedia entretenida, ha terminado siendo una tragedia con algún puntito que la mantiene a flote.

Lo de continuar viendo True Blood es un vicio extraño, insano y muy confesable. Muy confesable, ya que ha sido compartido al máximo por los que nos reunimos virtualmente en eso tan entretenido que es el Twitter. Lo que hemos llamado comunmente "el Despotrique" ha sido una terapia de grupo en el que soltábamos todo lo que nos iba pasando por la cabeza al respecto de la Stackhouse y sus amigos.

Han habido capítulos que han valido la pena, pero también han habido capítulos de lo más aburrido imaginable. Este fin de temporada ha puesto la guinda a una serie de despropósitos que se iniciaron con la llegada de Maryann a Bon Temps. Si bien admiro a Michelle Forbes y considero que lo hace muy bien, la trama "súper misteriosa" que parecía encerrar su presencia, ha quedado en una tontería de proporciones bíblicas que ha sido solucionada de la manera más chorra e insulsa posible.

Lo de desperdiciar al villano que más éxito está teniendo últimamente, Eric Northam, que además se ha convertido en todo un fenómeno de fans, no tiene nombre ni explicación. Unos minutos sin demasiada importancia ha sido todo lo que ha tenido en este último capítulo. Jugando a los dados con la Reina, hemos sabido de la procedencia del "V" que Eric obliga a Lafayette a vender. ¿Y tanto escándalo con la Reina, para qué?

Lafayette vestido de dama de honor, Sookie dando órdenes una vez Maryann ha sido aniquilada y el bailecito que el vampiro más soso que el mundo ha conocido y su novia no-del-todo-humana se pegan en el restaurante, han sido las notas cómicas del episodio. Porque hoy, ni Jason ha estado gracioso en su papel de Rambo. Una pena.

¿Veremos la 3a temporada? Pues por supuesto habrá que ver qué nos tienen preparado, porque alcanzar estas cotas de bizarrismo parecía imposible, así que, viendo lo visto, quizás en la próxima temporada, Alan Ball puede llevarnos más lejos.

En cuanto a Hung, como decía en la primera parte del post, ya no es la serie cómica atrevida y entretenida que fue en sus tres primeros capítulos. Quizás exagere y mis buenos momentos gracias a esta serie fueron más allá, pero ya no lo recuerdo. Recuerdo haberme reido a carcajada con la serie, recuerdo haberme sonreido ante algún diálogo ácido y atrevido... Pero hace ya tanto, que ni me acuerdo. No es una mala serie, pero tampoco ha roto esquemas de la manera que parecía que iba a hacerlo. Y su final de temporada ha sido como un capítulo más, y además, de los sosos.

domingo, 13 de septiembre de 2009

Juntos y revueltos (3)

  • Ya podéis votar a los nominados definitivos a los TV Geeks Awards. Tenéis hasta el 20 de septiembre para completar esta segunda fase de elecciones.



  • En otro orden de cosas... Hay días, en que una tiene el gracioso subido...

... y le salen estas cosas. Y es que Boreanaz es el hombre de moda en la "coleguisfera".

  • Sin cambiar de tema, el jueves 17 se estrenan Fringe y Bones en la Fox. Personalmente estoy mucho más impaciente por Fringe, pero no hago ascos a este divertido clip musical que se han ingeniado para promocionar a la serie de los B&B (y no me refiero a los Thyssen).



Aún no sé qué haré con Bones... si la veré semana a semana o si acumularé. El primer capítulo lo veré cuando toque, los siguientes... juzgaremos el nivel de animación twitteril y decidiremos.

  • Para animación twitteril, la que se vivió la noche después del estreno de la segunda temporada de Sons of Anarchy, con la cuenta atrás de unos subtítulos en www.subtitulos.es, que parecía que nunca iban a pasar del 99.75%. Qué mal rato y qué buen rato a la vez. Si no, que se lo pregunten a Noa, a Satrian y a otros que participamos de esta divertida y emocionante velada.
¡¡Grandes!!


  • Me he comprado esta chulada:

Orgullo y Prejuicio, la miniserie de la BBC. No soy de comprar, pero esta me apetecía especialmente. Además, he encontrado un buen precio en Media Markt (24.90€), en DVD Go está a 28€ y pico.

  • Finalmente, que esto se alarga... Os invito a leer este post de Peibols sobre True Blood. A leer y a mirar, porque es rico en imágenes: True Blood. ¡¡A disfrutar!!

sábado, 12 de septiembre de 2009

Supernatural 3a temporada: The road so far...

ATENCIÓN: ESTA ENTRADA CONTIENE SPOILERS HASTA EL EPISODIO 5 DE LA 3a TEMPORADA



Por fin estoy enganchada a Supernatural. Aunque la segunda temporada mejoró bastante respecto de la primera, yo no supe ver esa excelencia de la que muchos compañeros hablaban. De acuerdo que el número de episodios autoconclusivos se vio reducido en favor de una trama mejor hilvanada, pero todavía encontré muchos episodios de relleno, o que no aportaban nada nuevo a la historia personal de Sam y Dean.

Pero aun así, el final de la segunda temporada fue alucinante, con Dean vendiendo su alma para salvar la vida de su hermano y con la apertura de la puerta del infierno, de la que saldrá John Winchester, para ayudar a su hijo a acabar con el Demonio. La tercera temporada está siendo, desde entonces, una sucesión de episodios no sólo entretenidos, sino apasionantes, que mantienen la tensión y no dejan de lado la historia de los Hermanos Winchester.

A Dean sólo le queda un año para estar en este mundo, antes de partir hacia el infierno. Un año en el que se ha propuesto disfrutar a tope de lo que más le gusta (el sexo y la comida) y durante el cual, va intentar llevarse por delante a todas las criaturas demoníacas que le sea posible.

Dean está muy bien en todos y cada uno de los capítulos que he visto hasta la fecha de esta tercera temporada. Sus puntos cómicos están muy acertados y la manera en la que el personaje enfrenta su poco tiempo de vida es divertido a la vez que profundo. Por mucho que Sam quiera intentar solucionarlo, Dean es todo determinación. Un personaje que, obviando la evidente belleza del actor, es para mí uno de los puntos más fuertes de la serie.

Sam, el otro hermano, se ha desvelado definitivamente como el eje entorno al que gira toda la trama. El preferido del Demonio. ¿Qué le ocurrió a Sam mientras estuvo en el Más Allá, o dondequiera que estuviese? ¿Por qué ha vuelto tan cambiado? Estoy deseando que descubra también qué ocurrió con los amigos de su madre, por qué todos fueron eliminados. Y tengo curiosidad por saber en qué desemboca su relación con esta diablesa "buena" que le ejerce de ángel de la guardia y que apareció como un personaje misterioso con aires de Buffy Cazavampiros.

¿No os habéis fijado que todas las "amigas" de Sam son rubias y las de Dean, morenas? Por norma general, seguramente se me escape alguna excepción. ¿Y no os habéis fijado que todas las chicas rubias que aparecen en esta serie se parecen muchísimo entre sí? Jessica, Jo, "la nueva Buffy", una rubia que pasaba por allí... Debe de ser el patrón CW. Y volviendo a la trama...

Ellos abrieron la puerta del infierno y ahora tienen que pagar las consecuencias, intentando detener la guerra que se avecina, o mejor dicho: preparándose para lo inevitable. Diferentes criaturas que van encontrando a su paso, como la del episodio Los niños están bien, en el que Dean cree ser el padre del hijo de una de sus viejas amigas. Un capítulo en el que el terror que provoca una criatura maléfica que sustituye a los críos por seres que se comen la energía de sus madres, se mezcla con el humor de ver a un Dean en miniatura y la ternura que éste muestra por el niño.

Tampoco dejan de lado a John Winchester, y descubren un almacén secreto que le pertenecía. Fantástico episodio el de la pata de conejo, en el que la buena suerte y la mala suerte va y viene provocando situaciones de lo más cómicas. Y es que, por el momento, todos y cada uno de estos cinco capítulos han tenido mucho de especial y nada de relleno.

El de Bedtime Stories, en el que el espíritu de una chica en coma asesina a personas usando las historias de los cuentos infantiles, me pareció un capítulo precioso y a la vez muy macabro. Tal y como son estos cuentos, realmente: unos cuentos infantiles clásicos que todos hemos conocido pero que encierran violencia, crueldad y terror. ¿Quizás la intención del capítulo era hacer una crítica o una parodia de lo que en realidad son los cuentos infantiles de toda la vida?

Y me falta en este repaso improvisado el episodio titulado Sin City, en el que Dean mantiene una conversación intensa, muy interesante y filosófica sobre la Tierra y el Infierno, con una diablesa que lo ha atrapado en un sótano. Un intento de humanizar a los demonios, una demostración de que Dean no parece tener miedo a lo que le espera. No obstante, Sam sigue trabajando para evitar que su hermano sea llevado finalmente al infierno.

Esta tercera temporada, que intuyo fue la azotada por la huelga de guionistas, cuenta tan sólo con 16 episodios, a diferencia del resto, que son de 22. Después, la cuarta temporada, que ahora ha empezado a emitirse en España, lo que significa tener que tomar una pausa de Supernatural hasta que la temporada esté completa. Por el momento, disfrutaremos de esta tercera temporada que, a juzgar por estos maravillosos capítulos vistos, promete acción, emoción... y mucha adicción.

viernes, 11 de septiembre de 2009

The Vampire Diaries: Cuando los vampiros caminan al sol y van al instituto


He visto el piloto de The Vampire Diaries. Porque para comentar, hay que ver. Y digamos que este piloto no se merece una entrada de blog, pero yo se la voy a dar.

Hasta donde yo sé, la gracia de los vampiros es que son criaturas nocturnas. Está bien, la nueva modalidad vampírica, los vampiros del siglo XXI, caminan a plena luz del sol. Yo me adapto a todo. No he leído ni visto Crepúsculo, y por eso a lo mejor estoy un poco desfasada en este asunto. Soy ya muy mayor, por lo visto.

Los vampiros son criaturas románticas, además de nocturnas, atormentadas por su inmortalidad, y por su necesidad de sangre, que les lleva a matar... En The Vampire Diaries, la criatura atormentada es Stefan Salvatore, quien regresa a su pueblo natal, Mystic Falls, en Virginia. Allí encontrará a una hermosa joven, Elena, que es la viva imagen de un antiguo amor del siglo XIX: Katherine, y que recientemente ha vivido una tragedia que la ha convertido también una criatura triste y atormentada.

Si hasta aquí, no encontráis nada nuevo ni original, es porque no lo hay. A medio camino entre una serie para olvidar y un verdadero placer culpable, a The Vampire Diaries no la salva ni la posible gracia que te pueda hacer ver a Ian Somerhalder en otro papel diferente al de Boone en Lost.

Su interpretación es lamentable y sus ademanes afectados hacen que te duelan los ojos y te zumbe la cabeza. Somerhalder es Damon, el vampiro "malo", despiadado, inhumano... Contra el que su hermano Stefan tendrá que luchar para que no haga daño ni a Elena ni a ninguno de sus nuevos compis de instituto. Aunque ya va un poco tarde y aunque tenga mucha menos fuerza que él.

Luego hay por ahí un anillo feísimo que parece que es el secreto para que puedan campar a sus anchas a plena luz del día. Y unas voces en off que nos quieren demostrar que Stefan y Elena están tan conectados y tan predestinados al amor, que piensan lo mismo al mismo tiempo. Absolutamente terrorífico.

Christopher Lee: ¡¡Manifiéstate!!

jueves, 10 de septiembre de 2009

Sons of Anarchy S02E01: Albification

ALERTA: SPOILERS


Sons of Anarchy ha vuelto. La serie de Kurt Sutter por la que bebí los vientos la pasada temporada, ya está aquí. Si tengo que guiarme por lo visto anoche en su primer episodio de la segunda temporada, va a seguir siendo la niña de mis ojos. Unos ojos que ahora la ven diferente, ya que entre el final de la primera temporada y el principio de la segunda, ha pasado ante ellos el huracán The Shield, dejando a su paso una estela de acción, rapidez, brutalidad y desenfreno.

En este post (click click) ya he hecho una review de este "Albification". Y hay un par de buenos posts, como mínimo: este y este, que comentan los fantásticos 47 minutos que abrieron fuego y que nos han introducido de lleno, sin rodeos, sin ambajes, sin introducciones largas y absurdas, en esta segunda temporada. El capítulo ha obtenido muchos halagos... este es un buen artículo de Tv.com al respecto, y unos datos de audiencia que no se parecen a los de la pasada temporada: si entonces obtuvieron una media de 2.21 millones de espectadores, en este primer capítulo de la segunda temporada, han convocado a 4.3 millones.

El ambiente está muy caliente en Charming. Jackson es un líder natural, destinado a ocupar el puesto que ahora regenta Clay Morrow. Pero no le será fácil. Este es el primer punto fuerte de la serie: la rivalidad entre maestro y alumno, entre hijo y padrastro... porque además, Clay está casado con Gemma, la madre de Jax. Al final de la pasada temporada, por orden de Clay, Tigger mata a la mujer de Opie, Donna. Las balas eran para Opie, pero Tig no sabe quién va en el coche, hasta que ve el cadáver. Clay y él fingen que los asesinos son unos gangsters de la banda de los Niners, pero Piney (padre de Ope y miembro veterano del Club) y Jackson interrogan al jefe de esta banda afroamericana y descubren que no han sido ellos.

Estamos ante una serie que cuenta con unos actores de una categoría excepcional. Todos los personajes que he nombrado en el párrafo anterior, están encarnados por unos actores fabulosos, pero hoy me tengo que quedar con Ryan Hurst, el actor que da vida a Opie. En este primer episodio hemos podido ver un cambio en él muy significativo: mucho más delgado, demacrado, con un semblante triste perenne, todo consecuencia de la muerte de su mujer. Y es que a veces, los personajes de Sons of Anarchy no necesitan hablar. ¿Y qué me decís de Kim Coates, que interpreta a Tig? ¿Su cara y su expresión de loco no os provocan escalofríos?

Siguiendo con el capítulo, tanto Jax como Piney, como también el segundo al mando de la policía de Charming, David Hale, están casi seguros de que ha sido el mismo SAMCRO el responsable de la muerte de Donna. Pero deciden proteger a Opie, por el momento. Si Ope se entera y se enfrenta a Clay, seguramente perderá la vida. Así que desvian la atención y le cargan el muerto a un miembro de otra banda rival, esta vez de latinos: los Mayans. Le sirven a Ope la venganza, y éste la toma, sin dudarlo. Unas imágenes crudas y violentas, las del asesinato del cabeza de turco, en las que Tig le vuela la cara y lo podemos ver perfectamente, en las que Opie le marca a cuchillo la "A" de Anarchy en el pecho, y en las que Jax finalmente borra esta marca a balazos. Sangre y violencia.

Pero nada comparado con la violencia que vemos en la brutal agresión que sufre Gemma Teller por parte de la nueva amenaza a la que los Sons of Anarchy tienen que hacer frente. Otra gran sorpresa me llevé al ver en lo que se ha convertido Adam Arkin gracias a este nuevo papel: en un villano. Henry Rollins nunca ha destacado por ser un actorazo, pero tiene presencia en pantalla, intimida... Pero lo de Arkin es diferente: estoy segura de que vamos a acabar odiándole y que se nos olvidará lo enrollado y simpático que era en Life, por ejemplo. Ambos, Arkin como Ethan Zobelle y Rollins como AJ Weston, unos líderes neo-nazis que pretenden establecerse en Charming y que nada más llegar, acuden al Club para amenazar a Clay. No quieren que venda más armas, especialmente que no se las venda ni a negros ni a latinos. Clay, obviamente, se reirá de ellos.

Y quien paga los platos rotos es Gemma Teller, secuestrada y violada por un grupo que, pese a llevar máscaras, no se esconden: al final de su brutal tarea, con una Gemma destrozada y con la mente perdida, le repiten la amenaza... ha de decirle a su marido que no venderá más armas. Un golpe brutal tanto para Gemma, como para el Club, como para nosotros... los fans de la Teller. Yo aún no me he recuperado del susto y de la rabia. Y creo que Sutter (marido de la Sagal, por otro lado) sabe perfectamente las pasiones que levanta su esposa en este papel... y creo que sabía perfectamente que si nos daba un mazazo de estas características, no nos íbamos a recuperar fácilmente.

Porque, ¿qué esperamos ahora? Naturalmente, esperamos la venganza. Y no necesariamente la venganza de Clay y de Jax, así como del resto de miembros del Club, sino la venganza de la misma Gemma, la que adivino mucho más temible y terrible que la de sus hombres. Gemma es uno de los personajes más importantes de la serie, yo diría que el personaje central, ya que a su alrededor giran los hombres que gobiernan el Club: su marido Clay y su hijo Jackson, y por si fuera poco, es viuda del antiguo Presidente del Club, con lo que es un cofre lleno de secretos, un pozo de sabiduría del que su nueva nuera, Tara, quiere beber.

"Amas al hombre. Aprenderás a amar el Club". Este es uno de los consejos que Gemma le regala a Tara, junto al de pedirle a Jax toda la verdad, por dura que esta sea. En Sons of Anarchy, todas las verdades son duras, así como los hombres, las mujeres, los castigos y las venganzas. Qué buen viaje nos espera, qué fantástica historia tenemos ante nosotros.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Tapeo de series - VIII

Estoy de maratón con Supernatural. Y la serie ha mejorado mucho. La primera temporada pecó de procedimental en exceso, aunque odio poner este tipo de etiquetas a las series. En la segunda temporada, parece que todo va ligando cual huevo batido, se retoman tramas de la anterior temporada, se entra más en lo referente a las peculiaridades de Sam... En el momento de escribir esta entrada, acabo de ver el capítulo 2x10: Hunted, casi a mitad de temporada. Las sensaciones son buenas, aunque sin tirar cohetes por el momento.

La tercera temporada de Buffy (ALERTA SPOILERS) ha empezado muy bien. Después de la segunda, me tuve que tomar unos días de descanso: durante dos o tres noches seguidas soñé que yo era Buffy, pero sin su fuerza ni sus habilidades... así que siempre perdía. Después de casi una semana, he vuelto a la carga. En los episodios 1 y 2, Buffy regresa de su retiro con ganas de volver a formar parte de algo que ha cambiado, irremediablemente. Pero finalmente, parece ser que podrá adaptarse y que la pandilla volverá a estar unida bajo su liderazgo y el del Profesor Giles. Angel por su parte, sigue apareciendo en la tercera temporada, contra todo pronóstico, aunque sólo en los sueños de Buffy, ¡y al sol! Esta temporada, el Boreanaz se nos pone moreno.

No me puedo creer que en ninguno de los repasos que le dí a las series del verano hiciese mención de Orgullo y Prejuicio, la fantástica serie de la BBC protagonizada por Colin Firth. La devoré justo después de terminar la novela y fue una experiencia maravillosa. La novela es encantadora, pero la serie es una auténtica maravilla que no descarto comprar. Esa joya hay que tenerla en casa para siempre.

Y es que el verano ya está quedando atrás, sólo tenemos que fijarnos en que los estrenos ya están aquí. Aquel lejano otoño en el que todas las series tenían que volver y en el que tantos estrenos se iba a dar lugar, ya ha llegado. Toca también despedirse de Hung y de True Blood. La primera, ha vivido una decadencia notable desde que comenzó, perdiendo la chispa y atractivo, y dejando de ser tan divertida como al principio. En cuanto a la segunda, yo diría que es una de las mejores comedias que se han hecho jamás.

Y es que a True Blood no puedes tomártela en serio. Es puro disparate, un despropósito tras otro, una locura adornada convenientemente con momentazos absurdos e hilarantes, y perfectamente decorada con la presencia del vampiro Eric Northam (Alexander Skarsgård), el secundario que se comió la serie y a sus protagonistas principales, Bill y Sookie, que han pasado a ser una pareja ridícula al nivel de Hiro y Ando, de Heroes.

Heroes regresa el próximo 21 de septiembre, por cierto. Voy a ser de las (seguramente pocas) valientes que le den una oportunidad. Pero no porque espere una mejora, ni porque espere una buena trama... sino por el mismo motivo que veo True Blood: Diversión y Despotrique. ¿Qué vamos a criticar si no en Twitter, cuando las criaturas de Alan Ball se vayan de vacaciones hasta el año que viene?

Eric, ponte traje

domingo, 6 de septiembre de 2009

Sons of Anarchy: La primera en la frente


El primero de los regresos de este mes de septiembre es el de Sons of Anarchy. Este martes día 8 de septiembre la FX emitirá el primero de los episodios de su segunda temporada. Para mí, los dos mejores estrenos del año pasado fueron Sons of Anarchy y Fringe y ambas son las series que espero con más ganas.

La situación en la que quedó el Club tras el trágico suceso que tuvo lugar a finales de la primera temporada, dejó abiertos muchos frentes de caras a la segunda. Si a los problemas internos le añadimos la amenaza externa que representa la llegada de los nuevos personajes interpretados por Henry Rollins y Adam Arkin... La emoción y la acción están servidas. Esta segunda temporada pinta de todo menos aburrida. Yo no me la pienso perder.

Aquí os dejo las promos que han ido saliendo, una de ellas con comentarios de los actores sobre lo que nos tienen preparado para los próximos episodios:









jueves, 3 de septiembre de 2009

Supernatural: Una "templada" 1a temporada (¡¡Al rico spoiler!!)

Esta no es la primera oportunidad que les he dado a los hermanos Winchester. Vi el piloto hace tiempo y no me gustó. A mí los espíritus no me van. Luego tengo pesadillas. Pero, después de leer y oir tantas cosas buenas sobre Supernatural, decidí darle una segunda oportunidad, aún a sabiendas que la primera temporada es excesivamente procedimental, que no todos los episodios son interesantes, y que la serie mejora en la segunda temporada.



Mi principal miedo era que la serie me diese mucho miedo. Pero Supernatural no da miedo, hay algunos episodios que dan mal rollo, como el primero o como el quinto: Bloody Mary, en el que un espíritu se ha alojado en un espejo y va ocupando los espejos de todo aquel que repite su nombre tres veces. Como Bitelchús, pero sin hacer gracia. Después está el capítulo titulado Bugs que, como su nombre indica (Bichos), no da miedo, sino que da mucho asco.

Pero los grandes capítulos de Supernatural son los que se ocupan de la historia de la familia Winchester, de la relación de John Winchester con sus hijos, y de cómo conviven los hermanos Sam y Dean. El primero de los episodios que, en este aspecto, me pareció muy interesante, me mantuvo muy atenta y me gustó mucho, fue el noveno: Hogar.

Sam tiene uno de sus sueños premonitorios, en el que ve a la nueva inquilina de la antigua casa familiar de los Winchester en grave peligro. Una adivina de nombre Missouri les ayudará a espantar a la criatura que está alojada en la casa, y en este mismo episodio podemos ver a la madre de Sam y Dean, que se presenta para salvar a su hijo pequeño de las garras del Demonio. En este episodio se hace evidente que la persona entorno a la que gira la trama, y quien atrae a estas criaturas maléficas es Sam.

Sam es el de la izquierda, el del centro, como habréis notado, es Denny Duquette con barba

Al final del capítulo, una sorpresa
: el padre de los Winchester, John, aparece en casa de la adivina. Sus hijos no saben nada de él y lo dan por desaparecido. Pero John no contacta con sus hijos, sino que se oculta de ellos. El próximo capítulo a destacar es precisamente otro en el que John Winchester vuelve a aparecer: Shadows, en el que la trama toma más cuerpo, relacionando a Meg, un personaje que apareció en capítulos anteriores, con el hilo argumental de la familia Winchester.

Meg invoca a los demonios que quieren atraer a John utilizando a sus hijos. Todos caen en la trampa, pero se libran en el último momento, para volverse a separar. No pueden estar juntos porque es muy peligroso. También descubrimos que Meg no es una chica normal sino una criatura maléfica, al verla levantarse y caminar como si tal cosa después de haber sido lanzada a través de una ventana.

Esta trama, al margen de los capítulos en los que Sam y Dean acuden a alguna localidad de la América profunda a salvar a alguna familia, o a alguna joven atractiva, de los ataques de las fuerzas del mal, es la que realmente hace de Supernatural una serie interesante y que se desmarca de la típica serie de chicos guapos de la CW.


El final de la temporada es muy bueno, en especial el último capítulo
. Meg ha sido liberada por Dean y Sam de su posesión, aunque finalmente su cuerpo no resista y muera en paz una vez ha sido liberado del ocupante. El capítulo gira en torno al revólver Colt, que puede matar a cualquier ser y en las pocas balas que quedan en ese revólver.

Dean reconoce algo extraño en su padre, “tú no eres mi padre”, le dice. John Winchester está poseído por el demonio que asesinó a su mujer y a la novia de su hijo Sam, quien tiene en sus manos dispararle y acabar con él, pero por extensión, matar también a su padre. Finalmente, decide herirle, hacer escapar al demonio y así, liberar a su padre de la posesión sin tener que acabar con su vida.

Pero la primera temporada de Supernatural no tiene un final feliz, sino que acaba con un cliffhanger espectacular, en el que los tres Winchester son arrollados por un tráiler en la carretera. Un tremendo accidente de coche del que no se sabe si saldrán vivos o muertos. Bueno… yo sí lo sé, porque cumplo la regla de “temporada más uno”, y vi el primer episodio de la segunda temporada justo después de acabar con la primera.



Pero ya que este post está dedicado a la primera temporada, no diré más. Ha sido una temporada bastante sosa, con sólo algunos episodios destacables fuera de una línea puramente procedimental, que acaba con un cliffhanger alucinante al ritmo de la Creedence Clearwater. Y no puedo cerrar esta entrada sin hacer mención de la fantástica banda sonora que acompaña todos y cada uno de los capítulos. De lo mejor de la serie hasta el momento.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Buffy: 2a temporada. Alerta Spoilers.


La primera temporada de Buffy no me pareció nada del otro mundo. Hace años, vi algún capítulo suelto, pero no me llamó nunca la atención. Lo que ocurre es que, una vez metida en el ambiente, cuando tus compañeros de blogs y de alegrías seriéfilas te recomiendan con tanta insistencia una serie... no puedes dejar de darle una oportunidad. Me refiero a Thursnext, Pigonna y Noa, y Sunne un poco también. Y me dejé convencer, me dejé llevar, y antes de irme de vacaciones a Grecia, vi la primera temporada.

Buffy, la heroína de la serie, no es para nada la niña tonta que había imaginado. Es una "mujer poderosa", como me dijo Thursnext, y a mí personalmente me parecen fantásticas las escenas de lucha. Buffy es una chica dura, eficaz, pero con sentimientos. Sus emociones son su gran virtud, así como su imaginación. Y ser una Cazavampiros no es sólo su trabajo: es lo que ella es.

En la primera temporada vi capítulos de todo tipo, pero el número de "buenos" capítulos ha aumentado significativamente en la segunda temporada. De la primera temporada guardo muy buen recuerdo de "Nightmares", que fue el décimo, y del número 7: "Angel", donde tras el esperado beso, se le puede ver la cara deformada a Boreanaz por primera vez. En cambio, en la segunda temporada, casi todos son destacables, salvo alguna que otra excepción, como Bad Eggs, o Killing by the Death. Otro capítulo sin demasiado peso, según mi opinión, pero que guarda una agradable sorpresa es "Ted", ya que en él aparece el actor de la entrañable serie de 1977, Apartamento para Tres, John Ritter.


Pero estos episodios no son otra cosa que la calma que precede a la tempestad, pues los que les suelen seguir, como por ejemplo los dos capítulos Surprise e Innocence, son de lo más emocionante que he visto en mi de momento corta aventura en Sunnydale. Buffy cumple 17 años y hace el amor con Angel y este hecho traerá consecuencias terribles... Y es que esta segunda temporada ha sido una montaña rusa, en la que después de uno o dos capítulos de una tensión y emoción absolutas, han venido uno o dos más tranquilitos y en apariencia, poco importantes o aburridos.


Aburrido no, pero sí un poco decepcionante, fue The Dark Age, en el que se nos explica algo del pasado del Profesor Giles. Quizás por el título, yo había esperado algo sobre la historia pasada de Angelus y Spike, o por lo menos, de uno de los dos. El personaje de Angel en esta segunda temporada, tiene una presencia y una importancia, que nada tiene que ver con su papel de guest star en la primera temporada. La cohesión en el argumento, el cerrar tramas abiertas en temporadas anteriores, y el hacerlo de una manera lógica, han sido un punto a favor para una segunda temporada muy completa, llena de emoción y de momentos gloriosos.


Angel es un vampiro con alma, un vampiro bueno. Una maldición gitana le ha devuelto su alma mortal; y no hay nada más inútil y molesto que un vampiro con alma. Será por eso que al principio, este personaje se me antojaba tonto, soso, aburrido... Pigonna me decía que no es tonto, que "está atormentado". Y le doy la razón, puesto que lo que ha ocurrido con este personaje, me ha demostrado que hay un Angel muchísimo más interesante, divertido y atractivo que el que en un principio conocimos. Si tengo que escoger, me quedo con Angelus, el malvado, en detrimento de Angel, el vampiro amantísimo de Buffy.



Y es que si algo tiene Buffy es que sus personajes evolucionan de una manera muy clara y evidente. No son cambios sutiles, aunque sí paulatinos y lógicos. Willow por ejemplo, la cual se ganó mi cariño desde el primer capítulo de la serie, ha ido cambiando gracias a la influencia de Buffy, convirtiéndose en una joven más abierta y segura de sí misma. Los otros dos componentes del grupo: Xander y Cordelia, también sufren una evolución, tanto en su comportamiento como en la relación que tienen entre ambos.

No me gusta Xander. No me gusta ni la expresión de su cara cuando está en silencio, no hablemos ya de cuando dice algo. Dice Thursnext que el pobre está rodeado de mujeres poderosas mientras que él no tiene ninguna fuerza ni poder... No puedo estar más de acuerdo. En el capítulo Halloween, otro de mis favoritos, en el que los disfraces se imponen a la personalidad de aquel que los lleva, podemos ver a Xander haciendo algo útil por un día. Me gustó ver a Buffy transformada temporalmente en una desvalida damisela que se desmaya ante un monstruo.


Otro que me caía mal a primera vista es Seth Green, Oz en la serie. Además, por su papel en Entourage, aún me cayó más antipático. Pero, en Buffy, aunque de momento sus apariciones han sido escasas y breves, aunque no exentas de importancia (¡¡es Teenwolf!!) creo que no va a caerme tan mal. Quién sabe si algún día Xander también se ganará mis simpatías. Por el momento, lo veo difícil. Este affaire a escondidas que mantiene con Cordelia, no obstante, me parece una trama simpática aunque simplona. Son tal para cual.


Y a pesar de la pequeña decepción con el episodio The Dark Age, me gusta mucho el papel del bibliotecario, Rupert Giles, The Watcher. Al principio no calibré su importancia, pero tras la aparición de Kendra, de nuevo me di cuenta de cosas destacables, como que para ella su Vigilante es una autoridad incuestionable y al que se lo consulta todo, mientras que Giles es un respaldo para Buffy, una fuente de información más que un jefe. Y es que Buffy no está hecha para ser dominada ni para recibir órdenes.

Y aunque Giles me parece un personaje encantador, y junto a Willow, de mis favoritos del entorno de la Cazavampiros, no fue hasta el tercer capítulo de la segunda temporada en el que descubrí a un personaje que tan sólo con verlo, supe que estaba destinado a convertirse en predilecto: Spike. Su llegada a Sunnydale es bastante espectacular: acompañado de música Rock, estampa su coche contra el cartel de bienvenida al pueblo y suelta un "Home Sweet Home" simple pero inolvidable.

Por el momento, tanto él como Buffy son los encargados de los chascarrillos y de las frases cómicas y un poco frikis. Me encantó oir a Spike describir a Angel como "su Yoda". Y tanto él como Giles comparten un acento británico encantador, y es que Europa es la cuna de los vampiros y los vampiros, como todo el mundo sabe, vienen del Viejo Mundo. Y a propósito de Spike y de su deliciosa verborrea, me quedo con este monólogo del excelentísimo capítulo final, el capítulo doble Becoming:

We like to talk big, vampires do.
"I'm gonna destroy the world," --
just tough guy talk, strutting around
with your friends over a pint of blood.

Truth is, I like this world. You got
dog racing, Manchester United,
"Love Boat," and you got people.

Billions of people walking around
like Happy Meals with legs. It's all
right here. But then someone comes
along with a vision. With a real passion
for destruction. Angel could pull it off.

Goodbye Piccadilly, farewell Leicester
bloody Square, you see what I'm saying?


No es el único momento glorioso de Spike en esta temporada, pero sí mi favorito, junto con su primera aparición. Todos los fans de la serie me han avanzado que gracias a Spike voy a disfrutar mucho, y no me cabe duda. Este capítulo doble, Becoming, está lleno de grandes momentos, sobretodo de un gran momento de lucha entre Buffy y Angel, una lucha a espada que acaba con Angel atravesado por Buffy justo después de que éste recupere su alma, gracias a la magia de Willow.


Fue un final muy triste. Nada de finales felices azucarados: Buffy mata a su amor justo después de que este retome su "conciencia", Spike abandona Sunnydale junto a Drusila después de ayudar a Buffy, Buffy y su madre han discutido, Buffy se va de casa y de Sunnydale, sus amigos se quedan esperándola... Un panorama un poquito desolador de caras a la tercera temporada servido por este episodio doble, sorprendente y maravilloso. El broche perfecto a una temporada casi perfecta.