domingo, 31 de mayo de 2009

In Treatment - Temporada 2, Semana 7 (Final)

Se acabó lo que se daba. Siete semanas espléndidas, con diálogos excepcionales e interpretaciones magistrales. Eso es lo que ha dado de sí la segunda temporada de In Treatment, que en comparación con la primera ha sido mucho más intensa, en una palabra.

¿El final? En general, no tan catastrófico para Paul como el de la primera temporada. Ni por asomo. Más bien al contrario: Paul se plantea un ¿qué voy a hacer ahora?, pero con ilusión, con ganas de introducir novedades en su vida, personal y laboral. Con esperanza.


¿Qué pierde por el camino? Por lo que en la sesión del viernes le cuenta a Gina, April ha dejado la terapia y él lo comprende y en parte, está satisfecho de la decisión que ha tomado la chica. Os recuerdo que me he saltado las sesiones de April, aunque por lo poco que se ha contado en la sesión de los viernes, algo sé.

Pierde a Oliver, por supuesto. Finalmente se traslada, aunque por la aparición de Luke, "él es su padre" (lo siento, tenía que hacerlo), pensé por un momento que la situación daría un giro inesperado. Pero no, esta serie es realidad pura y dura, nada de fantásticos finales de cuentos de hadas. Las personas somos como somos, con nuestras dudas y nuestros sentimientos egoistas. Así que Paul y Oliver si tienen que despedir.


No hay suficientes elogios para calificar ese momento. No puedo describir lo emocionante que ha sido ver cómo Paul le explica a Oliver con una demostración práctica lo fácil que va a ser mantener el contacto, llamándole a su móvil y fingiendo que ya ha pasado una semana desde que se trasladó, y preguntándole al chaval por su nueva vida. Magistral, espectacular, emocionante, sublime, maravilloso... Se me acabarán los adjetivos y me habré quedado corta.

Incluso la sesión de Walter, que es con la que quizás menos me identifico, me ha parecido muy buena. Sobretodo por el hecho de que un señor de 70 años se plantee una terapia a largo plazo para aprender a conocerse a sí mismo, para redescubrir a aquel niño que fue y que quedó escondido en las sombras porque se le negó una infancia normal.


Y Mia, quien entra convencida de abandonar la terapia y que, después de una sesión más parecida a un partido de ping pong que otra cosa, con intentos de llevarse a Paul a la cama incluídos, se despide diciendo "te veo la próxima semana".


De cuatro pacientes conserva a dos y pierde a dos, en resumen. Unos números muchísimo mejores que los de la pasada temporada. Y aquí no acaban las buenas noticias, porque estando en la sesión con Gina, Paul recibe una llamada de su abogado diciéndole que el juez ha archivado el caso, que la demanda interpuesta por el padre de Alex no seguirá adelante y que mantiene su licencia y su tranquilidad.

Muy emocionante ese momento y muy sorprendente el hecho de que automáticamente después Paul le diga a Gina que abandona la terapia. Que está harto de esas conversaciones a dos, tanto como paciente como estando en el lugar del terapeuta y es ahí cuando le cuenta su intención de ampliar horizontes, de hacer algo nuevo y de no limitarse a las sesiones de a dos, sino que se plantea hacer terapia de grupo o algo que le permita relacionarse con más gente.

Paul está harto de sentirse solo, y está también ilusionado porque ha conocido a una mujer en su barrio. Está también dispuesto a escuchar los consejos de Gina en cuanto a hacerse supervisor y ayudar a jóvenes psicólogos, algo que me encantaría ver en la próxima temporada. Pero al final, otra pérdida: el abandono de la terapia con Gina va a suponer otro sacrificio, ya que su mentora y amiga le dice que no va a mantener sus puertas abiertas para él. No esta vez.


Así que según parece, porque en la próxima temporada pueden pasar muchas cosas, nos despedimos de Gina para siempre.

¿Habrá próxima temporada? Esta es ahora la gran pregunta que me planteo. Lo deseo y mucho, porque realmente, In Treatment es una de esas joyas que te hacen disfrutar de algo muy bien escrito, sin artificios, y de unos actores y actrices que le dejan a una boquiabierta. Y por encima de todo, y para terminar: me quedo con Gabriel Byrne en el papel de Paul Weston. Lo mejor de esta fantástica serie.

In Treatment - Temporada 2, Semana 6

Nos acercamos a la recta final de la serie. En esta sexta semana, Mia descubre que ha perdido un bebé que nunca tuvo. Después de una sesión intensa en la que hablarán de la pérdida y de la larga charla que Mia tuvo con su madre, con la que nunca tuvo una buena relación, más bien una relación inexistente, descubrimos que Mia nunca llegó a estar embarazada.

En esta sesión, Paul Weston aconseja a Mia al respecto de sus padres desde un punto de vista muy personal, explicándole su experiencia son su propio padre. Y es que, tanto con Mia como con Oliver, la relación con el paciente se ha llevado a un terreno bastante personal.

Oliver le dice a Paul que quiere vivir con él, le pide que le acoja en su casa. Desde el comienzo del episodio e incluso desde algunas semanas atrás, es algo que estaba esperando. Las insinuaciones no podían ser más evidentes.

La madre de Oliver se encuentra con que ha de marcharse de la ciudad. Ha tenido una oportunidad laboral que no quiere dejar escapar. La idea es que Oliver se quede con su padre, pero este no quiere. De hecho, ninguno de los dos se ponen de acuerdo para encontrar una solución viable para el niño. Personalmente creo que se lo tendría que quedar el padre y no ser tan egoista. Pero bueno.


La cuestión es que tenemos una escena genial con Oliver y Paul en un parque, uno de esos momentos que hacen la serie grande, gracias principalmente a ese gran personaje que es Paul Weston.

Walter vive también una sesión de lo más intensa, en la que la retrospección le hace llorar desconsoladamente. Está desesperando por abandonar el hospital psiquiátrico donde se encuentra y no deja de intentar convencer a Paul para que le ayude con una recomendación para dicho hospital.


Finalmente, más emoción en la sesión de Paul con Gina. Esta semana ha sido fuerte en ese aspecto. Gina y Paul tienen una de sus grandes broncas. Paul le lleva además la carta que escribió para el padre de Alex, admitiendo su responsabilidad. Gina le desaconseja que la utilice y se la queda. Afortunadamente. Pero Paul está en un momento de crisis en el que le da igual perder su licencia como psiquiatra. Gina le dice una vez más que lo considera un muy buen terapeuta que se preocupa mucho por sus pacientes.

sábado, 30 de mayo de 2009

Tapeo de series - VII

Se nota que estamos en esos días posteriores a las season finales y anteriores a los estrenos de verano. Por lo menos, yo lo estoy notando, aunque también lo agradezco porque estas últimas semanas estoy teniendo menos tiempo que de costumbre para sentarme e hincharme a ver capis uno tras otro.

La semana pasada nos dimos un super capricho y nos compramos el pack de las 7 temporadas de El Ala Oeste. He pasado toda la semana sin tiempo para prestarle atención, pero ayer viernes por la tarde me dio un impulso y me puse el primero de la primera temporada. ¡¡Qué emoción!! ¡¡Qué de aplausos, qué de jaleo!!

No recordaba la aparición espectacular que hace el Presidente Bartlet en el primer capítulo, su primera aparición. Josh, Toby y C.J. están reunidos con tres miembros de un grupo religioso. En los días anteriores, Josh hizo un comentario humorístico sobre Dios en un programa de televisión, burlándose de una de las integrantes de dicho grupo. En la reunión que mantienen a posteriori en El Ala Oeste, el grupo cristiano saca los pies del plato, la tipa se pone chula y llega un punto en el que se ponen a discutir sobre cuál es el primero de los diez Mandamientos. En este momento se oye una voz:

"Amarás a Dios por encima de todas las cosas", y mi Presidente hace su aparición estelar. ¡¡Gritos de júbilo!!



A ratos me puse el episodio en Inglés, ahora que tengo la ocasión. Tres cosas: la primera, cuando se está acostumbrado a unas voces, es jodido cambiar; la segunda: la gente de los subtítulos no da a basto, vamos, que se dejan más de la mitad; y la tercera: ¡¡Josh Lyman tiene voz de niña de preescolar!!

Para terminar con este "especial-Ala Oeste", decir que me vi los extras del primer DVD y a continuación, el segundo capítulo de la primera temporada. Y me da a mi que voy a seguir, porque la estoy viendo con unas ganas y una ilusión tremenda y no me aburro aunque ya los haya visto. Estoy encantada.

Más. Dejo Battlestar Galactica. Definitivamente. Es que no puedo más. Sé que la serie tiene muchos fans, de esos fans "radicales" que se ofenden, así que me controlaré y no despotricaré, por respeto a los que puedan pasar por aquí. Me quedaré en "a mí no me ha gustado nada y me ha aburrido mucho". Cuando digo que me aburre digo que no puedo evitar ponerme a pensar o a hacer otras cosas mientras estaba puesta porque si no, ¡¡siesta segura!! Pero brutal, en serio que no me lo esperaba.

Vamos, que mi novio bajó todas las temporadas y estábamos súper ilusionados. Nos prometíamos unos maratones antológicos tipo Alias, y nada, no ha sido posible. Él quizás acabe de ver la primera temporada, por disciplina, pero lo hará solo, igual que ve solo El Internado. Por cierto, lo intenté de nuevo, pero creo que haré como en la temporada anterior. Como ya conozco a los personajes, y la tengo puesta de fondo para dudas, dejaré que mi pareja me vaya contando lo interesante y ya veré el final. Porque los niñatos esos me hacen vomitar.

Una vez cerrado el capítulo Galactica, tan decepcionante, creo que voy a ceder ante un pensamiento que me ronda hace días: atacar a la segunda temporada de Las Chicas Gilmore. En marzo vi la primera y no he tenido tiempo de seguir. Lo que pasa es que si me pongo con El Ala Oeste... Bueno, ya veremos, quizás las combine, sobretodo porque las Gilmore las veo sola y ahora que se me terminan cosas como In Treatment o The Tudors...


Para terminar In Treatment me queda "una semana y media", quiero decir, del capítulo 28 al 35, y contando que los días de April me los he saltado y me los sigo saltando porque no me apetece nada observar a una chica joven con un cáncer, lo siento mucho, pues decir que espero acabar la serie este finde. De The Tudors metí la naricilla y vi unos dos o tres capítulos de esta tercera temporada para quitarme las ansias, pero ahora voy a verme los 8 del tirón. Espero que también pueda ser este fin de semana largo, ya que el día 1 es festivo en Barcelona.

Iba a contar lo mucho que me está gustando esta cuarta temporada de Weeds, que empezó hace un par de semanas en el Plus, también quería hablar sobre el spoiler sobre el final de Prison Break (vamos, que ya sé cómo acaba) que me comí por accidente... Pero ya me he alargado demasiado. Más que un tapeo parece esto una cena de Navidad.

jueves, 28 de mayo de 2009

Sonrisas y Lágrimas (de alegría)


Cuando me emociono, se me saltan las lágrimas con facilidad. Anoche, durante el partido de la Final de la Champions, además de un ritmo cardiaco super revolucionado y una incapacidad total para estarme sentada y quietecita, también tuve los "ojos perlados", como dirían los amigos de Muchachada Nui, casi todo el rato.

No gané la porra del Twitter. Igualmente, no nos jugábamos nada. Pero siempre hace gracia "tener la razón". Mi duda fue: si pongo que el Manchester no marca ningún gol, será demasiado, ¡¡es el Manchester!! Pues nada, debería haberme dejado llevar por el impuslo inicial (aunque tampoco hubiese acertado). Y fue un gustazo pasarme los 90 minutos diciéndole a Cristiano Ronaldo "hoy no, tú hoy no marcas" y haciéndole que no con el dedo. En eso sí que tuve razón.



Volviendo a lo de llorar, y pese a que como digo, durante todo el partido tuve ahí la lagrimilla, hubieron varios momentos en los que la emoción fue superior a mi capacidad de contención. Suerte que estábamos solos en casa mi pareja y yo, que por cierto celebrábamos su cumpleaños, porque me hubiese dado vergüenza que hubiese habido más gente. Con el segundo gol se me saltaron las lágrimas, cuando vi la cantidad de Senyeres que coloreaban las gradas, también. Cuando vi a Guardiola manteado, y es que en general... ver a Guardiola me emociona, qué queréis que le haga. Yo crecí con el Dream Team y soy de las que apoyaron la decisión de poner a Pep como entrenador desde el primer momento.

Será por eso que el gran torrente de lágrimas me salió cuando vi hablar al señor "gallina de piel" al Maestro del "nohayquidisirnadamás". Ver a Johan Cruyff me supera, y oirlo hablar me da una risa incontrolable que se mezcla con los lagrimones y ya tenemos la imagen completa: un auténtico cromito. Y es que no puedo evitar carcajearme, porque este Señor, que lleva prácticamente toda la vida aquí... ¡¡y no ha sido capaz de aprender a hablar bien el Castellano!! ¿Será que el Holandés también lo habla tan mal? Me quedo con las ganas de saberlo porque no conozco el idioma.

Pues efectivamente, "nohayquidisirnadamás". El Barça ha conseguido tres títulos seguidos. Todo el mundo se empeña en eso de "esto nunca más se volverá a repetir" y a mí esa frase no me gusta. Yo no soy amiga del "Virgencita que me quede como estoy", siempre creo que se puede tener aspiraciones. ¿Por qué no? Muchos factores están en juego, pero, ¿por qué no? Es bonito y necesario tener ilusión y esperanzas... si no, mal vamos.

Las dos notas negativas se las pongo por un lado a Antena 3, por una retransmisión penosa en la que estuvieron más pendientes de hablar sobre La Chica de Ayer, Los Hombres de Paco o Fuga de Cerebros, que en dejar hablar a Ferrer o a Bakero. Además, a mí me dio mucha grima ver y oir a los de Antena 3 fingiendo estar con el Barça. Vamos, que no me lo trago. Y lo que hicieron al final del partido con la publicidad, no tiene nombre. Os remito a este post fantástico de Ruth, que ella lo sabe explicar mucho mejor.

Y la otra nota negativa, desgraciadamente, se la pongo a los cuatro salvajes de siempre que toman estas celebraciones como excusa para liarla y para hacer destrozos. Yo es que creo que no son seguidores del fútbol ni nada, creo que son los cuatro gilipollas que también la lían en las manifestaciones de estudiantes, en las anti-taurinas y en lo que se les ponga por delante. Lo que no hay derecho es que una salga de la estación de tren esta mañana y vaya encontrando destrozos y más destrozos a su paso. Para los que conozcan el centro de Barcelona: desde Plaza Catalunya, subiendo por Rambla de Catalunya, hasta la altura de Calle Valencia, he encontrado terrazas desmontadas, jardineras destrozadas y motos volcadas y pintadas con spray. Una auténtica vergüenza y un asco.

En contrapartida, casi toda Barcelona es hoy Blaugrana: luciendo camisetas, bufandas (sí, con el calor que pega y con la bufanda), gorras... del Barça. Sobretodo niños. Hoy casi todos los niños iban al cole uniformados, excepto los que tienen que hacerlo por obligación, claro. Esos iban con el trajecito azul de siempre. Cuando salí de casa esta mañana, salí decidida a hacer recuento de todo aquel que viese con alguna prenda del Barça... pero al llegar a la estación del pueblo donde vivo, he desistido de seguir contando, sobretodo cuando he visto que los chicos que venden los billetes tenían las taquillas más decoradas que el cuerpo de Tommy Lee.

"¡¿Pero esto qué es?!", como diría Matías Prats... ¿Este bloc no lleva un subtítulo que reza: "Libros, series y rock & roll"? Bueno, pues aquí es donde meto el rock and roll... más o menos.


miércoles, 27 de mayo de 2009

Wicked - Gregory Maguire

Uno de los libros más extraños que he leído en mi vida. Pero esto no es negativo, sino todo lo contrario. Wicked, es una historia fantástica, para adultos, que narra la vida de la famosa Bruja Mala del Oeste, la de su familia y la del lugar donde vivían: Oz.

Las ganas de ver la película de El Mago de Oz de Judy Garland, la de 1939, aquella joya que todo niño debería de disfrutar (y de mayor volver a hacerlo) son ahora imperiosas. Supongo que eso es buena señal. El libro te lleva a Oz, te habla del Mago desde una óptica muy diferente y sobretodo, te explica el origen de las brujas que aparecen en el cuento... ¡¡y el de los zapatos mágicos!!

Y aunque todos conozcamos la historia de El Mago de Oz, al menos la cinematográfica, no me atrevo a comentaros la novela libremente, porque corro el riesgo de chafar un montón de sorpresas. Por lo menos, yo he disfrutado del extra de no saber a qué me estaba enfrentando. No se hace pesada en ningún momento y es absolutamente divertida. Poco más puedo decir sin destripar nada. La recomiendo encarecidamente.


lunes, 25 de mayo de 2009

Otro final: Gossip Girl

Este fin de semana por fin he terminado la segunda temporada de Gossip Girl. Y he de reconocer que, aunque la serie me estaba cansando, se me acumulaban los capítulos, y me daba mucha pereza verla, la season finale me ha gustado.

A PARTIR DE AQUÍ, SI NO HAS TERMINADO LA SEGUNDA TEMPORADA DE LA SERIE, NO SIGAS LEYENDO

Lo mismo soy muy criticona, que lo mismo me conformo con poco. Si bien el capítulo de las Valley Girls me pareció una basura, el último episodio me gustó mucho. ¿Por qué? Pues por el romance Blair/Chuck, obviamente. Así de sencillo. La escena final, con los 'I love you' y las flores, y los regalitos y todo tan de cuento de hadas me gustó. La sencillez hecha final de temporada. ¿Y para qué más?

Otro punto interesante que deja la puerta abierta a que la tercera temporada me interese, es la aparición de Scott, el hermanastro de Dan y Serena, que ahora parece que está buscando a su padre. Lo hemos podido ver en una cafetería intentando entablar amistad con Dan y ocultando unos recortes de prensa donde aparecen sus presuntos padres biológicos.

La trama de Georgina y Blair, que también ha sido presentada de caras a los nuevos capítulos, no me resulta tan interesante. Me suena a película chorra de instituto, o a aquella "Tú a Boston y yo a California" en la que las chicas de un campamento se hacían putadas entre ellas.

Así que bueno, habrá que esperar a después de verano para ver si realmente saben servir bien lo que por ahora suena como interesante, y si también consiguen que la historia entre Georgina y Blair no salga tan cutre como espero.

sábado, 23 de mayo de 2009

Metallica: Nuevo vídeo

Ya ha salido el nuevo vídeo clip de Metallica, que pertenece a la canción "Broke, Beat & Scarred" de su último disco. El anterior vídeo clip no me gustó nada. Hablo del de la canción "All Nightmare Long" que, aún siendo un temazo, tenía un vídeo clip horroroso para mi gusto. En este, en cambio, hay imágenes de la banda en directo, que es lo que realmente me gusta encontrar en un vídeo clip de una banda de metal: energía, imágenes del público... Un poco más de realidad y menos florituras.

viernes, 22 de mayo de 2009

The Mentalist: Red John's Footsteps


Final de temporada para The Mentalist. Tras 23 capítulos, echo la vista atrás y, aunque la serie en sí me ha gustado y ha sido agradable seguirla semana tras semana, quizás sólo sean destacables unos pocos de estos 23 episodios. Naturalmente, me refiero a los que se han centrado en la trama central, la que atañe a Patrick Jane y a su tragedia familiar.

ATENCIÓN SI NO HAS LLEGADO AL CAPÍTULO FINAL DE LA TEMPORADA, PORQUE VIENEN SPOILERS


Han habido otros capítulos buenos, de acuerdo, pero a mí lo que me gusta, y en esta season finale lo he podido disfrutar, es el Patrick Jane atormentado, enfadado, triste, amenazador... El Patrick Jane descontrolado, aunque sólo sea un poquito. Verle como le hemos visto amenazar a Lisbon e intentar dejarle bien claro que si cazan a Red John "es suyo", ha sido de lo mejor, no de este episodio, sino de toda la serie.


Junto a éste, otro momento que me ha puesto "la gallina de piel" es cuando Jane ve el graffitti característico, marca de Red John, en la pared de casa de la chica ciega. Y, tragándose no sé cómo lo que realmente deseaba decirle, la tranquiliza, para atraerla y hacer que les cuente todo lo que sabe del asesino que se esconde tras su amante sin ella saberlo. El colmo que la testigo que mejor le conoce sea ciega, por cierto.


Un final de temporada que ha dejado más o menos las cosas como al principio. ¿Hay quizás esperanza en que una de las gemelas secuestradas, la superviviente Maya, pueda contar lo que vio de Red John? No lo sabremos hasta otoño, cuando arranque la segunda temporada. De momento, todo queda aparentemente igual.

Para terminar, diré que la escena final de Patrick Jane paseando, cogiendo una naranja, ¡sonriéndole a la naranja! (este chico está fatal), y caminando con ese aura cándida acompañado por esa música melodiosa... ¡¡me ha parecido horroroso!! ¿Por qué no mejor un final efectista, cañero, que nos muestre a un Jane ansioso de venganza? Qué fallo. Con lo chulo que les podría haber quedado otro tipo de cierre.

jueves, 21 de mayo de 2009

In Treatment - Temporada 2, Semana 5


El padre de Paul ha muerto y a él lo vemos bastante hecho polvo, con pinta de cansado, sin afeitar. En su sesión con Mia, ella llega con una gran noticia: está embarazada. Pese a que anteriormente había dicho que era muy improbable que alguna vez se quedase en estado, por su edad y otras cuestiones hormonales, aparece con esa sorpresa y lleva la conversación hasta un punto que hace pensar: ¡esta tía está loca! Vamos, que quiere que Paul se involucre en su embarazo como si él fuese el padre. También la vemos indecisa sobre si seguir adelante con el embarazo, estando sola como está… Pero finalmente, declara estar preparada para criar a su hijo ella sola.

En el capítulo de esta semana con Mia, y pese a que ella no goza de mi simpatía precisamente, he sentido ternura y compasión por ella. No diré que ya simpatice con su personaje, pero sí es cierto que hoy la he mirado con otros ojos.

La sesión con Oliver de esta semana no ha sido de las que más me han gustado. De la misma manera que la semana pasada Paul se dedicó a hablar con Bess, la madre del niño, esta semana la conversación larga ha tenido lugar con Luke, el padre. La situación que Oliver está viviendo en el colegio es muy dura, ya que es víctima de abusos. Me parte el corazón.


También me parte el corazón, aunque un poco menos por su cabezonería, Walter. Se ha intentado suicidar, era algo que se veía venir. Y por culpa de eso hemos conocido a su hija Natalie y hemos sabido que la esposa de Walter, Connie, es adicta al alcohol y las pastillas. Walter no se lo había dicho nunca a Paul.

En el último episodio de la semana, Paul le dice a Kate que la quiere, que quiere volver a intentarlo con ella, que quiere volver a tener a su familia. Pero Kate no está por la labor y quizás esté enamorada del hombre con quien sale. Paul se queda hecho polvo y acude a su visita con Gina. El tema central es la muerte de su padre, el miedo que tiene Paul a que ese distanciamiento que ha tenido él con su padre lo lleguen a tener sus hijos con él.


Finalmente, se ve como Paul se reúne con el padre de Alex y éste le dice que retirará la demanda con una condición: quiere una carta escrita por Paul pidiendo perdón por la muerte de su hijo y asumiendo toda responsabilidad. Obviamente, es algo que Paul no puede hacer y personalmente, espero que no lo haga.

Lo veremos la próxima semana. In Treatment acaba el próximo 25 de mayo, si no me equivoco.

martes, 19 de mayo de 2009

House: S05E15 - S05E20

Qué bien sientan los maratones. No descubro nada nuevo. Hace tiempo expliqué en un post por qué me atrasaba con la serie House: no la puedo ver comiendo y cuando no como prefiero ver las series que sigo en versión original con subtítulos. Problemillas tontos de logística, vamos.

La cuestión es que, con esto de los finales de temporada, ahora hay más tiempo de ver cosas acumuladas y series pendientes, aunque últimamente reconozco que el tiempo me ha menguado mágicamente... Ni para entrar en Twitter tanto como antes encuentro el momento. No hablemos ya de buscar una hora entera para ver The Tudors.

Bien, la cuestión es que los domingos existen para algo. Y este domingo pasado cumplió su papel a la perfección y sirvio de plataforma para una sesión de 6 capítulos seguidos de la genial serie House. La procedimental de las procedimentales, ¿y qué? Yo esta moda de etiquetar series, de posicionarse a favor o en contra de un tema como si es procedimental o no... pues qué queréis que os diga, no lo comparto. Una serie gusta o no gusta, y no creo que se deba descartar nada por el 'procedimentalismo' este contra el que tanta gente está.

A PARTIR DE AQUÍ, SPOILERS HASTA EL CAPÍTULO 20 DE LA QUINTA TEMPORADA

Pero es una opinión. Si una serie, según yo lo veo, gusta o no gusta y punto, a mí House me gusta. Han habido momentos de todo, no es la number one, pero nunca decepciona. Al contrario: muchas veces sorprende. Y en estos últimos capítulos, sobretodo en el del suicido de Kutner, a mí me ha sorprendido. Y digo suicido sin saber, ya que House está empeñado en investigar ya que cree que ha sido un asesinato. Pero eso ya lo iré viendo en próximos episodios.

Me ha fastidiado lo de este personaje. Mi pareja fue corriendo a Google a ver qué había pasado y ya me informó de que el actor atiende ahora a compromisos de 'otro nivel'. Pero me supo mal, y me supo peor por su compañero, Taub, al que verlo llorar desconsoladamente en ese banco de los pasillos del hospital me dejó con el corazón encogido. Y es que si algo me encanta de House es que los que rodean al protagonista, siempre consiguen captar mi atención para bien o para mal.

En este caso, captan mi atención y de buen rollo, todos excepto Trece. Su relación con Foreman me saca de mis casillas, su actitud frente a su enfermedad también... En fin, que no me gusta, y no lo puedo evitar. Del equipo actual, mis preferidos eran Kutner y Taub, así, como dúo... que ahora ha quedado cojo.

Y para terminar, quiero resaltar un punto negativo en cuanto al argumento que toca directamente la personalidad y dolencia de House: el tema de la metadona fue tratado tan rápidamente, de una manera tan por encima, que no me gustó. Me hubiese gustado un poco más de rodaje. Quién sabe, a lo mejor me faltan capítulos interesantes al respecto por ver. Pero tendré que esperar.

Ahora ya no me queda nada en la carpeta 'House', aunque dudo que acumule los próximos episodios que 'caigan' en mi pc.

domingo, 17 de mayo de 2009

La semana de las finales

No me estoy refiriendo a la final de la Copa del Rey, ni tampoco al final de la Liga, ambas ganadas por mi equipo, no. Aunque también, también merece que haga mención.

A lo que me refiero es a las series que he estado siguiendo y que han dicho adiós esta semana. He tenido que borrar un par o tres de nombres de la casilla 'Series en serie' de la columna lateral derecha de este blog, y esa, junto a los Compeeds y a la hidratante con autobronceador, es otra de las señales de que llega el veranito.


La primera en decir adiós fue Heroes. Y fue muy de agradecer acabar con ese desfile de lo absurdo. Un par de semanas más tarde se despidió Fringe: en comparación con Heroes, la noche y el día. Ya resalté en este post lo fantástica y alucinante que me pareció el final de la serie protagonizada por Oliva Dunham y lo bien que me lo he pasado en todos estos capítulos, dando voces y botecitos en el sofá.

Castle se despidió también con un pedazo de cliffhanger, aunque muy previsible. La serie ha cumplido con lo que esperaba de ella, ni más ni menos. Por eso no decepciona. Y afortunadamente, habrá segunda temporada. También tiene próxima temporada asegurada (la cuarta), Muchachada Nui. Temporada muy floja, esta tercera, por cierto.


Y finalmente, el viernes por la noche y en compañía de Missmole, Sunne y la mujer de éste, nos despedimos de Lost. Al leer la entrada de Moltisanti, como siempre me ocurre, he visto las cosas un poquito más claras, pero al momento me quedé sin entender casi nada, preguntándome más cosas que al principio de la quinta temporada y un poquito mosca porque no fue lo que yo esperaba. Por este mismo motivo, no me apetece dedicarle una review. No digo que no me gustase, tuvo sus momentos, pero para mí, un capítulo hecho de momentos, no es una season finale.

Esta semana toca despedirse de The Mentalist y he de ponerme al día y terminar con Gossip Girl, con Prison Break y The Tudors. Para que In Treatment cierre la paradita sólo queda una semana, y también me he retrasado un poco. Últimamente, mi lista de series pendientes está aumentando por acumulación y dispongo de menos tiempo libre. Se nota un montón.

En los próximos meses, y mientras que espero a los retornos, nuevos estrenos y demás (sin contar lo que veremos nuevo en verano, como True Blood o Weeds), recuperaré tiempo y a ver si de una vez Battlestar Galactica arranca... porque como siga así, yo me retiro.

viernes, 15 de mayo de 2009

jueves, 14 de mayo de 2009

Fringe: Season Finale 'There is more than one of everything'

Si el capítulo 19 me dejó clavada en el sofá, boquiabierta y ojiplática, este último episodio, el de la season finale, ha sido igual de impresionante y más cargado todavía de tensión, sólo por pensar que se trataba del último hasta otoño. A partir de este punto...

SI NO HAS VISTO EL CAPÍTULO 20 DE FRINGE, NO SIGAS LEYENDO



Yo no es que quiera tirarme flores, pero es que lo de Peter me lo esperaba. A lo mejor hasta que Walter no dijo eso de que había perdido algo en el pasado, no lo tuve tan claro, pero lo que sí esperaba era que en la segunda temporada se 'metiese mano' al pasado de Peter, que por el momento, está a oscuras.

Además de esta súper escena del cementerio en el que podemos ver la lápida de Peter, que se supone que en otra realidad paralela murió de niño, la mejor imagen de todo el episodio es, sin duda, la final. Cuando Olivia está con William Bell en esa oficina con grandes ventanales, a la que ha llegado después de un 'fogonazo azul' muy sospechosos en el ascensor. Cuando se abre plano y se ve dónde están realmente.

Es que ni quiero escribirlo. Es tan impresionante... En esa realidad paralela, donde lo que nosotros pensamos que ha ocurrido, no ha ocurrido. Este J.J. Abrams es un perturbado encantador...

Ahora voy a volver a verla en castellano, para volver a disfrutarla y para hacer compañía a mi pareja. Porque es una serie por la que pocos apostaban pero que, a partir de cierto punto se convirtió en una imprescindible. Porque Olivia, Broyles, Nina, Charlie, Peter, Walter y Astrid lo merecen. Porque The Observer es uno de los personajes más carismáticos de la historia de la televisión. Y porque adoro a lo que nos enfrentamos: saltar de una realidad a otra.

A continuación, la promo de la segunda temporada:



¡¡Qué larga se hará la espera!!

miércoles, 13 de mayo de 2009

The Mentalist 1x22: Blood Brothers


A un paso de la season finale, el capítulo que vi anoche de The Mentalist volvió a gustarme tanto como aquellos que, hace ya varias semanas, me hacían disfrutar de lo lindo con las genialidades de Patrick Jane.

En este caso, nos situamos en una especie de campamento disciplinario para chavales problemáticos. Se ha producido un crimen, uno de los chicos a muerto y como es habitual, Patrick Jane tira de un hilo para desmarañar una madeja de secretos, mentiras y abusos, hasta llegar a la mente del asesino.

Me gustan los secundarios de esta serie, me gusta el rollito que tiene Cho con Rigsby, y me gusta el rollito de Rigsby con Van Pelt. Quizás la que no ha conseguido engancharme tanto como personaje es Lisbon, pero ya no me cae tan antipática como al principio. Me gusta la manera en la que ha evolucionado el personaje y sobretodo, la manera en la que ha evolucionado su relación con Jane: desde el escepticismo más recalcitrante a una confianza casi ciega en sus métodos y deducciones.

La semana que viene The Mentalist pone punto y final a esta primera temporada que ha sido un súper éxito de audiencia y que no creo que quepa duda: se renueva para una segunda. El próximo episodio se titula: 'Red John's Footsteps' y esto es garantía de capítulo emocionante, genial y con el Patrick Jane trastornado y emocional que yo personalmente llevo echando de menos varias semanas.

martes, 12 de mayo de 2009

Ivanhoe, Sir Walter Scott


Ivanhoe es un clasicazo, y muchos conocen a Ivanhoe gracias al cine o a la televisión. Yo personalmente, no recuerdo haber visto ninguna de las películas o mini series que se han hecho, ya sean del año de María Castaña o más actuales, pero me gusta leer clásicos de renombre y esta vez le ha tocado a la novela caballeresca del escocés Sir Walter Scott. Cuando voy a comprar libros nunca me acuerdo de esta intención mía de nutrirme de clásicos, pero gracias a Ramelot, que me pasó un contacto de lo más interesante, pude comprar un buen número de ellos a buen precio. En la edición de bolsillo que tengo, la obra consta de más de 500 páginas, las cuales se leen con facilidad y rapidez, ya que en ningún momento se hace pesada.

Ivanhoe es una novela ambientada en la Edad Media en Inglaterra, en tiempos de Ricardo Corazón de León y el Príncipe Juan, su hermano; así pues, ambientada en la época de las Cruzadas, en tiempos de los señores feudales, que hacían y deshacían a su antojo, ayudados por milicias privadas de caballeros que abusaban de sus compatriotas. La peculiaridad de lo que ocurría en Inglaterra, además, es que los sajones se sentían ocupados por los normandos, y la diferencia de costumbres, tradiciones e incluso idioma, ayudaba aún más al estallido del conflicto. Como hecho anecdótico, decir que me ha resultado inevitable pensar en la película de dibujos animados de Walt Disney, Robin Hood, y a medida que avanza la novela, mis pensamientos sobre este personaje se ven confirmados, ya que el arquero Locksley no es otro que Robin Hood, Robin de Locksley y jefe de la banda de ladrones que están en contra del Príncipe Juan.

Wilfred de Ivanhoe pues, es el típico caballero andante noble de corazón que, ayudado por sus amigos sajones, hará por librarse del opresor y por paliar las injusticias, preparando a su país para el regreso de su amado rey, Ricardo Corazón de León, quien les librará de los malos usos a los que el Príncipe suplente, Juan, les tiene sometidos. Tras esta historia, cómo no: varias historias de amor, con damas puras de belleza inigualable, ricas doncellas sajonas como Rowena o ricas despreciadas judías, como Rebecca. La típica novela de caballerías que emulaba nuestro Quijote, y escrita por Sir Walter Scott en el siglo XVIII. Como curiosidad, decir que el verdadero protagonista de Ivanhoe no es Ivanhoe, sino un caballero misterioso del que no quiero comentar más, por si alguien no ha leído la obra y desea hacerlo.

Cualquiera que sea amante de las novelas de aventuras encontrará muy entretenida esta obra, y más si siente especial predilección, como es mi caso, por la materia histórica, y si además, por lo que sea, os apetece leer algo antiguo, con Ivanhoe tendréis todas estos deseos satisfechos.

lunes, 11 de mayo de 2009

domingo, 10 de mayo de 2009

Lo que fue el 2º Series & Tweets

En un restaurante muy fashion de la Calle Santa Mònica de Barcelona, quedamos a eso de las 9 para tomar algo previo a la cena. En el 'lounge' del mismo restaurante encontramos al llegar a casi todos los asistentes al evento. Desafortunadamente hubo una baja de última hora y, a excepción de dos caras nuevas, todos los demás eran ya conocidos.

Cuando pasamos a la mesa, nos encontramos con que nos habían preparado una que no dejaba mucho lugar a la conversación amigable, sino que nos mantenía demasiado separados. Así que liamos la troca cambiando las sillas de sitios, como tiene que ser. Los camareros no entendían demasiado bien lo que queríamos y ambos temían por que diésemos la espalda 'a alguien', o cenásemos de cara a la pared... En fin, que de absurda que fue la confusión, no me atrevo a retransmitirla con fidelidad. Sea como sea, hubo movimiento. Lástima que no se capturaron imágenes del momento. A mí se me olvidó la cámara y no fui la única. De hecho, sólo Sunne hizo fotos. Después de la cena, que se prolongó hasta pasada la una de la madrugada, nos fuimos a un pub irlandés a seguir con la tertulia hasta que llegó la hora del cierre, prácticamente.

Foto de los señores a los que estábamos dando la espalda. Qué maleducados somos.

En estos casos, poco se puede contar sin entrar en infinitos detalles. La cuestión es que lo pasé genial y la conversación fue muy agradable. Obviamente se habló, entre otras cosas, de series de televisión y de cine. Si el camarero prestaba atención a las conversaciones que iban teniendo lugar en nuestro sector de la mesa, cosa que dudo, no sé qué pensaría, ya que llegó en un momento cumbre en el que nos preguntábamos si Lobezno y Dientes de Sable eran hermanos, y en otro momento cumbre en el que comentábamos que Sandy dejó a John Travolta por Lorenzo Lamas en Grease. Conversaciones de alto nivel, como se puede comprobar.

Os invito a leer la crónica de Missmole.

REMEMBER: Post del primer Series & Tweets.

In Treatment - Temporada 2, Semana 4


En esta cuarta semana no he visto los episodios seguidos ni mucho menos. Tal y como explico aquí, In Treatment ha sufrido las consecuencias de que me haya dedicado más a otras series.

La historia se repite: Mia me cae tan mal como me caía Laura, en la primera temporada. Mia se me hace insoportable, creo que es maleducada y odiosa. Creo que su único objetivo es provocar a Paul Weston. Se cree con poder para ponerle celoso y lo intenta de una manera tan evidente que da lástima. Vamos, que es como Laura, pero más vieja. Su edad y su soledad son los ejes en torno a los que giran todos sus problemas, estos y el tener una sola persona en la vida con la que contar, a la que sentirse cercana: su padre. Busca a alguien como su padre en todas sus relaciones, muestra la necesidad de tener a alguien que la proteja, que le diga qué debe hacer y qué no... Y ahora intenta que ese alguien sea Paul.

Sigo saltándome las sesiones de April, sólo vi el episodio de la primera semana de su terapia y ninguno más. Así que del lunes salto al miércoles, y veo el capítulo del niño Oliver, que en esta ocasión llega acompañado de su madre, gastándole bromas a Paul, en un ambiente relajado, todos sonrientes... Esto se debe a que Oliver, quien se cree con poder para hacer sentir mejor a sus padres, para hacerles sentir que no tienen problemas, ha modificado su comportamiento deliberadamente. Bess, su madre, está feliz, cree que todo ha mejorado, pero Paul se encarga de hacerle bajar de la nube, le abre los ojos, le hace ver que su hijo puede ser que esté fingiendo para hacerla sentir mejor. A lo mejor si la terapia de esta familia fuese una terapia de pareja, como aquella de la primera temporada con Amy y Jake, sería más interesante. La prueba está en que la conversación que esta semana tiene Paul a solas con la madre de Oliver, es genial: ella se siente muy perdida, y algo culpable por irse de vacaciones sin el crío.

Estas sesiones con Oliver me despiertan muchos sentimientos, en especial de lástima por el chaval que para postre, y debido a que se meten con él en el cole, está empezando con un TCA: está dejando de comer para adelgazar, para dejar de ser el gordito. Incluso cree ser adoptado porque no se parece a sus padres y, en el fondo, lo desea porque cree que sus padres no le quieren. Hoy Oliver me ha dado mucha, pero que mucha pena. Y también me ha dado mucha pena Walter en su sesión del jueves, en el capítulo 19 de esta segunda temporada. Ha sido forzado a dejar la empresa, se siente también perdido al estar sin trabajo, se siente avergonzado y también culpable. Sobretodo culpable, y no sólo por lo que ha ocurrido en su trabajo sino también por la muerte de su hermano, aunque él sólo tuviese 6 años. Walter se siente perdido, avergonzado, traicionado y culpable. Demasiado.

Pero además, el día de la sesión con Walter, hemos visto a Paul hablar antes con su hermano Patrick sobre el padre de ambos, quien está en el hospital, y en el episodio siguiente, a Paul haciendo su declaración en el caso que de la demanda del padre de Alex contra él. En la sesión con Gina se han tratado estos temas, además del hecho de que Paul se sienta terriblemente solo y eche de menos a su familia. El tema del padre de Paul ha llevado a que lo que hemos visto de la sesión con Gina sea menos (pero no menos intensa) y a que se nos haya mostrado una dramática y lacrimógena escena del psicólogo visitando a su padre en el hospital, hablándole a un cuerpo casi sin vida. No de los mejores capítulos que he visto, a decir verdad, yo prefiero que se dedique por entero a la conversación con Gina.

viernes, 8 de mayo de 2009

Tapeo de series - VI

Los atracones de Qué vida más triste han provocado que la carpeta donde tengo los episodios por ver esté rebosante de material. Pero está valiendo la pena la revisión de algunos capítulos de la primera temporada y el descubrimiento de otros. El dúo de Basauri, Borja y Josebas, son la genialidad personificada, y su humor es tan cotidiano y tan cercano a los que tenemos esto de internet como una herramienta habitual, que es imposible no identificarse con ellos y acabar, pues, riéndose de uno mismo.



La principal damnificada de esta adicción a Qué vida más triste ha sido In Treatment. Me gusta hacer un repaso semanal de las sesiones de terapia que mantiene Paul Weston con sus pacientes, pero esta semana está siendo misión imposible: he visto hasta Walter, es decir, que sólo me falta la última sesión de la semana, la de Paul con Gina, su terapeuta y amiga. Es curioso porque es, con diferencia, lo mejor de esta serie, pero no he encontrado el momento para disfrutar de esos escasos 25 minutos con Gabriel Byrne y Dianne Wiest.

Para lo que es inevitable no encontrar un momento, es para Lost. Leo las reviews de mis compañeros bloggers, y os remito como es costumbre a la de Moltisanti (sin querer desmerecer al resto). Personalmente no considero que sea un capítulo tan espectacular como he estado leyendo por ahí. Este número 15, ‘Follow de Leader’, que parecía que me iba a entusiasmar al tener como protagonista a John Locke en gran parte, me ha dejado fría. Naturalmente han ocurrido cosas interesantes, pero que no me han hecho dar botes como me ocurrió con el episodio de esta semana de Fringe, del que ya hablé.

Finalmente, comentar que mi viaje en la Battlestar Galactica ha comenzado. Hasta el momento en el que escribo esta entrada he disfrutado de la mini serie de dos capítulos y de los tres primeros episodios de la primera temporada. ¿Es Battlestar Galactica una ‘serie de personajes’? ¿Es una serie de acción y ciencia ficción? Me parece que es todo junto. De momento he de decir que me gusta, pero que no me engancha. Me apetece seguir viéndola, pero no me siento de humor para un maratón. Y añado que me parece un poquito lenta. Pero necesito un poco más de tiempo para hacerme una opinión más sólida.

Llega a mis manos 'El nombre del viento'

He vuelto a ser afortunada, y la gente de Bloguzz han vuelto a contar conmigo para enviarme uno de sus productos publicitados para que hable de él. Si la vez pasada fue un artículo de perfumería, una máscara de pestañas que me hizo mucha ilusión, esta vez el artículo ha sido aún mejor: ¡un libro! Y no un libro cualquiera, esta promoción es sobre la novela fantástica El Nombre del Viento, del autor Patrick Rothfuss.

El libro tiene una pinta excelente, y no sólo lo digo por la maravillosa presentación que acompaña al volumen: una especie de cuadernillo entre hojas de árbol secas, con un montón de fragmentos de artículos que se han escrito en prensa sobre la obra y la presentación de su editora, Mónica Tusell (el libro aquí lo edita Plaza & Janés). Entre otros comentarios, se puede leer que El Nombre del Viento fue escogido como una de las diez 'joyas ocultas' de 2007 por Amazon, cuya crítica oficial reza así:

'Los fans de Harry Potter que deseen encontrar una serie nueva, que compren El nombre del viendo. Lleno de música, magia, amor y pérdida, el absorbente y vivo debut de Patrick Rothfuss nos ha deslumbrado'.

Encontramos también críticas de The Times, de Barnes & Noble, de varios lectores y de diversos sitios web. El libro, a juzgar por lo leído en la contraportada o en sitios como el foro de Ábrete Libro, es una verdadera joya. Sin conocerlo antes, ya ha escalado posiciones en mi lista de pendientes y en breve contaré lo que me ha parecido en este blog.

jueves, 7 de mayo de 2009

Fringe 1x19: The Road not Taken

El capítulo de Fringe que vi ayer por la tarde, el penúltimo de esta primera temporada, necesita unas horas de reposo para ser asimilado. Es un capítulo tan alucinante y en el que ocurren tantas cosas imprevistas, que lo que sentí una vez que acabé de disfrutarlo fue que me encontraba en estado de shock. Y es que Fringe, no sólo se ha consolidado como una buenísima serie, cosa que ya se ha comentado aquí y en multitud de blogs, sino que está despuntando como una de las mejores del panorama actual.

A PARTIR DE ESTE PUNTO, SI NO LLEVAS LA SERIE A RITMO DE EMISIÓN USA, MEJOR NO SIGAS LEYENDO




‘The Road not Taken’ contiene una serie de factores que lo hacen un episodio espléndido: está centrado en el ZFT Manifesto, Olivia Dunham vuelve a tener visiones o extrañas percepciones, Walter y ella mantienen una tensa conversación sobre el pasado, reaparece Nina Sharp, el agente Harris recibe su merecido, el Observador tiene un papel que no se limita a sus apariciones de incógnito, y el caso sobre el que la Fringe Division tiene que investigar es impactante.

Todo lo ocurrido es destacable, todo lo que se ha visto, interesante. Así pues, si tuviese que hacer una review de este episodio sería de unas dimensiones enciclopédicas. No puedo quedarme sólo con un par de momentos para destacar, ya que, afortunadamente, todo va unido, todo nos lleva a los experimentos del pasado que llevaron a cabo Walter Bishop y William Bell, que dieron lugar al ZFT Manifesto y sobre los que Walter no recuerda apenas nada. Olivia, al ser una de las niñas objeto de esta experimentación, padece las consecuencias, como también las sufren en este capítulo, Susan Pratt y después su gemela, quienes padecen combustión espontánea y pyrokinesis.


Olivia vuelve a tener visiones, seguramente consecuencia del Cortexiphan que se le fue administrado años atrás, y se enfrenta a Walter por esta razón, enseñándole unos documentos y pidiéndole explicaciones sobre qué les hicieron y por qué. Walter no recuerda apenas nada y rompe a llorar, dando lugar a una escena emotiva entre él y su hijo Peter, quien se está mostrando como creador de extraños artilugios que hacen cosas increíbles, como su padre. La posible tensión sexual existente entre Olivia y Peter prácticamente ha quedado olvidada, a favor de otras cuestiones de mucho más interés. Se agradece, por mi parte, que se deje de lado el ‘romance’.

La aparición ‘estelar’ de The Observer, además de la habitual entre la multitud, en este capítulo ha sido de lo mejor, apareciendo en el laboratorio y llevándose a Walter, quien le sigue sin rechistar, justo cuando acaba de encontrar el capítulo perdido del ZFT Manifesto, que hablaba sobre la ética. ¿Casualidad? Seguro que no. ¿Qué es eso que se avecina, qué clase de guerra se está preparando? ¿Y contra quién? Quizás demasiadas preguntas para que se nos respondan antes o durante la season finale.

Otros dos momentos impactantes: el primero, el fin del Agente Harris, a quien se le veía a la legua que tenía intereses extra en hacerle la vida imposible a Olivia y en obstaculizar el trabajo de la Fringe Division, que dirige el enigmático (y que cada día me cae mejor) Agente Broyles. No han podido encontrar mejor fin para este personaje odioso: a manos de uno de los experimentos inhumanos de los que él formaba parte o simplemente apoyaba, aún se desconoce. Y otra presunta muerte: la de Nina Sharp de Massive Dynamics, quien reaparece en este capítulo con motivo de la investigación a su jefe, William Bell, y de la que aún no sabemos si está viva o muerta, ya que no se nos llega a mostrar el cuerpo tras el disparo que recibe de unos encapuchados.

En definitiva, un capítulo para saltar, aplaudir, patalear y jalear. Un capítulo para estar a la vez impaciente y a la vez un poco triste por la season finale que se nos echa encima. Estoy totalmente segura de que será tanto o más impactante de lo que ha sido este capítulo 19, y también estoy absolutamente convencida de que echaré de menos a Fringe hasta el estreno de su segunda temporada, que para nuestra alegría ha sido confirmada.

El 'Top Metal Celebrities' de la Metal Hammer

La revista Metal Hammer, en su edición británica y digital, ha hecho una lista bastante curiosa, de las Celebrities que se podrían cosiderar 'metal' (aquí las llamaríamos 'heavies'). Es una lista larga, y de lo más curiosa. Yo estoy en desacuerdo con el criterio (el hecho de que te guste una sola banda de metal) utilizado para escoger a alguno que otro de los que aparecen, pero también me he llevado algunas sorpresas, como en el caso de Robin Williams o el de Javier Bardem, de quien se dice es muy fan de Metallica (primera noticia). También encontramos a Jack Black, de quien todos conocemos su afición por este tipo de música, o a ¡¡Tony Blair!!, el ex-Primer Ministro Británico, de quien se dice que estuvo incluso en una banda antes de dedicarse a la política.

Aparecen también en la lista el tenista australiano Pat Cash, a quien podemos ver también en el documental de Iron Maiden 'Flight 666' jugando un partido con el guitarra Adrian Smith y su señora; el producto Disney Hilary Duff, y el actor de Los Cuatro Fantásticos, Chris Evans, quien también aparecerá en la serie de la ABC 'Eastwick', que se estrenará en la próxima temporada.

Y así hasta 24 nombres, incluyendo entre ellos por ejemplo a David Beckham (cuánto lo dudo). Se han olvidado, no obstante, a uno muy importante: a Hugh Jackman, quien ha declarado en más de una ocasión su afición por este tipo de música, y que, sin ir más lejos, le contó a Pablo Motos que entrena escuchando a Metallica y a Godsmack, por poner dos ejemplos.


Cualquier excusa es buena

miércoles, 6 de mayo de 2009

Cleveland se independiza

Una de mis series favoritas es, sin dudarlo, Family Guy (Padre de Familia). Es de los pocos programas que me arrancan carcajadas auténticas, y que me provocan sonrisas tontas y risitas por lo bajini, cada vez que recuerdo alguno de sus sketchs. Ahora que la FOX se encuentra emitiendo su octava temporada, se han animado con un spin-off, al más puro estilo Cheers con Frasier o Anatomía de Grey con Private Practice, por citar dos ejemplos.

Se trata de The Cleveland Show, también creado por Seth MacFarlane, Rich Appel y Mike Henry (quien además pone la voz a Cleveland Brown en la versión original), que tiene como protagonista a este entrañable amigo de Peter que, para colmo, es de mis personajes favoritos de Padre de Familia. La primera temporada se estrenará en otoño de este 2009 y la cadena está tan entusiasmada con esta aventura, que ya ha encargado una segunda temporada de para el año que viene. Aquí os dejo la promo, con una fantástica canción de cabecera de la que ya soy fan:


martes, 5 de mayo de 2009

Noticias de series de aquí y de allá

Una muy buena noticia para los que amamos la serie Sons of Anarchy: el actor Adam Arkin, conocido como el amigo del Detective Crews en Life y como terapeuta del Presidente Bartlet en El Ala Oeste de la Casa Blanca, entre otros papeles, aparecerá en la próxima temporada que se estrenará en otoño. Interpretará a un nuevo habitante de Charming, Ethan Zobelle, un estanquero que se buscará problemas con el Club Samcrow, debido a su carácter nacionalista fanático. Se unirá pues, a AJ Weston (interpretado por Henry Rollins, como ya comenté en este post) y a su club, los Nords, quienes intentan imponer la supremacía blanca.

Y la otra noticia tiene lugar a este lado del Atlántico y es referente a la serie española El Internado. A punto está de empezar su quinta temporada y aunque, según mi opinión, la cuarta dejó mucho que desear, tengo curiosidad por ver más sobre la misteriosa trama de La Laguna Negra. Un deseo: capítulos de menos duración pero más intensos, que obvien los líos pseudo amorosos adolescentes y los desvaríos de la niña Paula y su amiga, que están verdaderamente de psiquiatra. El estreno de la nueva temporada será el próximo 12 de mayo y previamente, como ya viene siendo costumbre, Antena 3 nos ha 'obsequiado' esta semana con un muy largo capítulo de recuerdo de lo que ha sido la serie hasta la fecha. Aquí, una de las promos:




Fuente: http://www.seriesadictos.com/

lunes, 4 de mayo de 2009

Los tortuosos caminos de Gossip Girl

Tenía un par de capítulos acumulados de Gossip Girl por ver y no les encontraba el momento. Me daba pereza. Y es que las situaciones inverosímiles de unos niños de 17 años con unas vidas tan llenas, unas carreras sentimentales tan largas, y unos comportamientos tan absurdos, me sacan de quicio. Es una pena porque la primera temporada fue divertida, pero es que esta segunda está siendo una sucesión de enredos y desenredos a velocidades vertiginosas que no dan lugar a que puedan captar tu atención. Son como pequeñas comedias de enredo, surtidas de malos entendidos muy ridículos, que finalmente se arreglan y todos tan felices.

En el episodio 21 de esta segunda temporada, 'Seder Anything' la inverosimilitud ha alcanzado cotas muy altas, y el tufillo a comedia de enredo traspasaba el plasma. Sólo faltaba un pasillo lleno de puertas abriéndose y cerrándose mientras los personajes entran y salen. Si en un sólo capítulo se monta la 'marimorena' y en ese mismo capítulo, ni 40 minutos después, todo se ha solucionado, todos se abrazan, todos se quieren y todos se han perdonado, no sé cómo pretenden engancharte para el siguiente. Una mirada de complicidad maléfica entre Poppy y Gabriel, esos dos amigos raros de Serena con los que se va a España, no es suficiente. Y en el siguiente, el número 22: 'Southern gentlemen prefers blonds' la trama del espionaje, negocios de altos vuelos y timos a gran escala, le dejan a una ojiplática y pendiente de qué más se pueden sacar de la manga... ahora con el añadido de una Georgina Sparks en un papel que, salta a la vista, se trata de otra enmascarada para no sé qué trama rocambolesca que veremos en el siguiente capítulo.

Creo que con esta serie todo se reduce a un problema de credibilidad: niños de 17 años que se comportan como señores de 50. Copazos de whisky para charlar relajadamente, experiencias románticas tan numerosas e intensas que cuesta creer que quepan en tan pocos años, facilidad para entrar y salir del país en viajes transatlánticos en los que nadie parece que les pida un triste DNI, intrigas propias de una Corte Real del siglo XVIII, pasados turbios de drogas y escándalos sexuales… Pero sobre todo, creo que es la actitud de los personajes, el aura transcendente que se les quiere dar, lo que dan esa sensación de estar viendo algo totalmente inverosímil. Algo que, sin ser ciencia ficción ni fantasía, nadie se cree.

Si bien la primera temporada me enganchó y la vi en poco tiempo, esta segunda temporada me ha dejado un poco descontenta. Me gustó el amago de trama con Rufus y Lilly y aquel tercer personaje en discordia a punto de aparecer, del que no hablaré para no desvelar más información de la necesaria, pero no hubo un desarrollo satisfactorio, todo quedó en agua de borrajas. Según epguides.com, quedan solamente tres capítulos para terminar con esta segunda temporada. En penúltimo de la cual estará dedicado al spin-off de la serie, Valley Girls, que tratará sobre la juventud de Lilly Van der Woodsen, la madre de Serena. CW ha confirmado además que Gossip Girl tendrá una tercera temporada.

Primero: el spin-off no me llama la atención demasiado, y segundo: la tercera temporada confirmada tampoco me despierta mucho interés, aunque no se puede decir 'de este agua no beberé' y el personaje de Blair Waldorf me sigue pareciendo tremendamente interesante. De momento, y para tres capítulos que faltan para la season finale, creo que aguantaré y me quedaré para comprobar a qué se refieren con ese título sugerente para el último episodio: 'The Goodbye Gossip Girl'. ¿Será un simple adiós a la temporada o descubriremos al fin quién se esconde tras el blog de cotilleos?